01 Dic 2021 | 10:54

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Deporvillage entra en el olimpo de las M&A españolas de moda: JD Sports paga 22 veces ebitda

El gigante británico, a través de su joint venture española Iberian Sports Retail Group, pagó un múltiplo de 1,5 de la facturación de Deporvillage y de 22,5 veces su ebitda, según las últimas cuentas de la compañía de Manresa.

I.P.G.

20 sep 2021 - 04:49

	Deporvillage entra en el olimpo de las M&A españolas de moda: JD Sports paga 22 veces ebitda

 

 

Más barata que Privalia pero más cara que Desigual. Deporvillage entra en el olimpo de las operaciones corporativas de la moda en España con un múltiplo de 22,5 veces su último resultado bruto de explotación (ebitda) y de 1,5 veces su facturación, según las últimas cuentas del pure player manresano, depositadas recientemente en el Registro Mercantil.

 

Iberian Sports Retail Group (Isrg), la joint venture con la que JD Sports y Sport Zone operan en el mercado español, pagó 100 millones de euros por el 80% de Deporvillage, lo que valora la compañía en 175,5 millones de euros. Los 40 millones restantes aún no se han pagado, según ha informado la empresa.

 

En 2020, el pure player español, especializado en distribución de moda deportiva, cerró el ejercicio 2020 con una facturación de 117,8 millones de euros y un resultado de explotación de 7,8 millones de euros.

 

 

 

 

Teniendo en cuenta las previsiones para este año, de 15 millones de ebitda y 175 millones de facturación, la valoración baja hasta un múltiplo de 11,7 veces ebitda y de una vez la cifra de negocio.

 

La venta de Privalia a Vente Privee (hoy Veepee), cerrada en 2016, valoró la empresa española en 24 veces su ebitda, en línea con la media global del sector y superando grandes operaciones como la venta de Zappos a Amazon, con un múltiplo de ebitda de 18.

 

Con todo, tanto la de Deporvillage como la de Privalia están lejos de otras grandes operaciones de la época en el sector del ecommerce, como la compra de Lazada Group por parte de Alibaba, con una valoración de 5,5 veces sus ventas; o la venta de Jet.com a Walmart, con seis veces sus ventas.

 

Para el sector de la moda, ambas tienen una valoración por encima de la media, que se sitúa entre diez y doce veces ebitda (Eurazeo, por ejemplo, valoró Desigual en 10,2 veces su ebitda) y superan incluso grandes operaciones recientes del sector como la venta de Supreme a VF Corporation, por algo menos que 15 veces su resultado de explotación.

 

Teniendo en cuenta las operaciones recientes en el sector del deporte, la comparativa es desigual. La gran operación del año fue la compra de Reebok por parte de Authentic Brands Group (ABG) por 2.100 millones de euros, 1,5 veces su facturación.

 

Sin embargo, la start up de espejos inteligentes Mirror pasó a manos de la compañía canadiense Lululemon por cinco veces sus ingresos previstos para 2020, con una valoración de 500 millones de dólares.

 

En España, la valoración media en el sector de productos de consumo y distribución (incluyendo restauración) fue de 10,1 veces ebitda en 2020, según datos de EY. En el conjunto de Europa, se situó en 9,9 veces ebitda, y en Norteamérica llegó a 10,1 veces ebitda.

 

Teniendo en cuenta sólo el retail (sin restauración ni hogar y cuidado personal), la valoración media en España fue de 10,4 veces ebitda el año pasado, por debajo de lo que pagó Isrg por Deporvillage.

 

 

 

Un trimestre lleno de M&A

 

 

En el segundo trimestre de 2021 se cerraron 2.190 operaciones en el sector de los bienes de consumo, con un valor total de 161.000 millones de dólares, según datos de la consultora PwC.

 

Asia Pacífico concentró casi la mitad de las operaciones en valor, con 86.000 millones de dólares, seguida de Europa, Oriente Próximo y África (Emea), con 45.000 millones de dólares, y América, con 30.000 millones. De media, y excluyendo las compraventas de más de 5.000 millones de dólares, las operaciones estuvieron valoradas en 860 millones de dólares.

 

En el sector de la moda, subraya la consultora, la mayoría fueron operaciones de consolidación de empresas en problemas, muchas tras un proceso de insolvencia, como la compra dela marca Jaeger por parte de Marks&Spencer, la alianza entre Next y Laura Ashley (adquirida recientemente por Gordon Brothers) y la de Boots y Mothercare.