13 Ago 2022 | 13:39

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Del Sur de Europa a EEUU, el pádel ‘made in Spain’ busca su lugar en el mundo

Los fabricantes de palas y pistas de pádel centran todos sus esfuerzos en el comercio exterior, ante la sensación de que el mercado en España ha tocado techo.

Guillermo G. Recio

26 jun 2017 - 04:58

 

Contrapared de la industria del pádel. Se podría decir que, por el crecimiento que ha tenido durante los últimos años, éste es el deporte de la última década en España. Y son muchas las empresas que no han querido perderse un negocio que en 2016 movía a 60.000 personas sólo federadas, frente a las 3.000 licencias que había en 1992.


Este crecimiento en jugadores con licencia, a los que hay que añadir los miles que practican cada semana a nivel aficionado, también se ha visto traducido en decenas de empresas que han reconducido su actividad o que, simplemente, han nacido al calor del pádel. De hecho, muchas de ellas surgieron fabricando palas a la vez que daban unas clases.


Ahora, en 2017, el mercado del pádel parece haber alcanzado sus cotas más altas en España, “algo que desembocará en una mayor concentración del mercado”, comenta a Palco23 el fundador de Padel Nuestro, Ismael Cancho. Muestra de ello es la liquidación de Padelmanía y que parece que el resto de sus competidores no consigue crecer a su costa por esta maduración en el mercado.

 

“En España, el mercado está cada vez más estabilizado y concentrándose la distribución en menos operadores”, coincide el presidente de la Comisión Española para la Industria del Pádel (CEIP), Jesús Ballvé.


Se calcula que en España hay actualmente más de 11.000 pistas de pádel repartidas entre más de 2.000 centros deportivos, ya que tanto los clubes de tenis como los gimnasios han visto que el tirón de este deporte era uno de sus principales reclamos para conseguir clientes. A ellos se les suman los cientos de clubes específicos de esta disciplina, que han visto en las naves industriales desiertas por la crisis el mejor lugar para instalarse.

 

 

“A nivel de marcas es un disparate, hay 250 o 300 marcas. Creo que la industria todavía no ha tocado techo en España, pero fuera hay una gran oportunidad”, destaca el director general de Star Vie, Jorge Gómez. Por su parte, el director general de All for Padel y vicepresidente de la CEIP, Jose Luis Sicre, resalta el alza de la industria de las pistas, ya que “está mucho menos explotado porque requiere de unos controles y una fabricación que sólo pueden asumir compañías profesionales”.


El directivo indica que “en las palas, es más fácil que algunos profesores de pádel manden a fabricar a Pakistán unos cientos de palas y se creen su marca”. “Estos fabricantes se irán muriendo a medida que crezca el mercado internacional, porque no tendrán capacidad”, opina sobre un escenario que cada vez será más global.


El director de operaciones de Redsport y también vicepresidente de la CEIP, Jorge Caña, señala que aquí, “el mercado de pistas empieza a tocar techo, tenemos un crecimiento muy pequeño. En el resto de Europa, sin embargo, todos intentamos estar para seguir con el crecimiento que hemos ido teniendo en los años anteriores”.


En su caso, este 2017 alcanzarán un 70% de su negocio generado fuera de territorio español. Los principales mercados, según la mayoría de compañías son Inglaterra, Francia, Portugal, Suecia, Alemania y Holanda. Se han inaugurado alrededor de 1.000 pistas reunidas en 250 clubes en los dos últimos años, según Jorge Gutiérrez, director general de Vibor-A.

 


“Mención aparte requiere Italia. El pádel en Italia es ya una pequeña gran realidad que se vive a flor de piel en las principales ciudades del país”, destaca. En la actualidad, según Padel Guide 2017, existen en el país transalpino 192 clubes con un total de 347 pistas, destacando la región del Lacio con 83 clubes y 179 pistas.


Padel Nuestro, que tiene tiendas en Portugal, puso en marcha su primer establecimiento en el país transalpino hace seis meses. “Hemos trabajado durante los primeros meses junto a Oficine del Pádel y ahora se lo han quedado ellos a modo de franquicia. Están encantados porque son la única tienda especializada de Italia”, argumenta Cancho.


Aun así, “actualmente, la cuota de mercado exterior no llega al 15% pero está claro que, poco a poco, el mercado irá girando”, comenta Gutiérrez desde una compañía que se dedica tanto a la fabricación de palas como de pistas de pádel.


“Está claro que la comercialización de pistas está sujeta a una serie de condicionantes como la logística y el proceso de instalación que las palas no tienen”, menciona el directivo sobre la obvia necesidad de que haya primero pistas para luego vender palas.


Y aquí es donde empiezan algunos de las principales barreras a las que se enfrentan las empresas españolas. “A diferencia de los fabricantes de palas, donde hay marcas internacionales como Wilson, Head, Babolat o Dunlop, los fabricantes de pistas somos compañías muy pequeñas”, asume Caña.

 


Este problema es significativo desde el punto de vista de que “no hay ningún fabricante de pistas en el Norte de Europa, por ejemplo. En Francia hay uno y en Italia otro”, resalta sobre las ventajas e inconvenientes que tiene este escenario. “Desde la CEIP hemos dado los primeros pasos para unificar criterios y ahora estamos todavía en una fase de consenso. Creo que vamos con retraso por cómo está evolucionado el mercado extranjero”, asegura Caña.


Ballbé, presidente de la CEIP y director general de NOX, especifica que “en cada país se marcan unas restricciones. En este aspecto podemos decir que en ciertos países actúan como auténticas barreras para el desarrollo del deporte, sobre todo con inversión privada”. “Es el caso de Alemania, donde las licencias, informes y permisos que hay que pedir y pagar hacen que el coste de una pista outdoor sea de más del triple que en España”, critica.

 

Excepto algunos casos, la mayoría de los empresarios del sector precisa que no hay nada difícil dentro de la Unión Europea, pero la cuestión cambia cuando se intenta penetrar en el gigante americano. “En Estados Unidos, en Florida, el código de construcción debe ser resistente para huracanes. Allí inauguraremos nuestra primera pista en julio, pero hemos estado trabajando en ella un año”, comenta Caña.


“Lo importante es que Estados Unidos pegue un acelerón. En Miami hay grandes proyectos que están parados desde hace unos años. Es la esperanza de todas las marcas, y aunque el World Padel Tour está haciendo muy buena promoción, todavía no ha pegado fuerte”, opina el director general de Star Vie, Jorge Gómez. De hecho, la intención inicial del WPT era tener un rol para dar visibilidad internacional a este deporte.


Entre la realidad del auge en el Sur de Europa y el difícil sueño americano, se mueven estos meses los directivos de los fabricantes españoles de material de pádel, a los que es cada vez más complicado encontrar en sus oficinas.