Líder en información económica del deporte

Equipamiento

BIG C salta al extranjero con cuatro centros y busca nueva sede en Barcelona

El hub de eSports con coworking en Barcelona liderado por el empresario francés Jean-Sébastien Ventura abrirá una franquicia en el primer trimestre de 2022 en Próximo Oriente  tras la firma de una joint venture con una empresa de la región.

Javier Trullols

10 sep 2021 - 05:00

BIG C salta al extranjero con cuatro centros y busca nueva sede en Barcelona

 

BIG C da un golpe sobre la mesa. El proyecto de The Barcelona International Gaming Center (BIG C) impulsado por el empresario francés Jean-Sébastien Ventura, que partió de una inversión inicial de dos millones de euros, se prepara para dar el salto al mercado internacional a través de franquicias de la mano de una empresa de Próximo Oriente . Además, debido a las limitaciones de espacio de su actual sede, donde cuenta con cerca de 2.000 metros cuadrados, rastrea el mercado en busca de un nuevo espacio en Barcelona.

 

El pasado julio, BIG C abrió la puerta a la entrada en su capital, cediendo un 10% de su negocio a la agencia de márketing deportivo Sportiveways, “para el desarrollo de la parte de ventas y el ámbito comercial” detalla Ventura a Palco23, y a Srta. Templeton, empresa de comunicación y brandend content “para ayudar a profesionalizar el BIG C”. Se trata de colaboraciones estratégicas, añade el empresario francés.

 

La empresa ultima además la creación de una joint venture con una empresa de Próximo Oriente  que será clave tanto para el desarrollo del grupo a escala internacional como para su actividad, con el nacimiento de un gran grupo de eSports con sede en Barcelona que permitirá acelerar los planes de crecimiento de la compañía.

 

 

Los planes iniciales de apertura de una franquicia en octubre fuera de Europa y de otra sede en territorio europeo en 2024 han sido modificados. Ahora, BIG C planea inaugurar su primera franquicia en Próximo Oriente  en el primer trimestre de 2022, como parte de un plan que pasa por contar con un total de cinco sedes antes de final de 2023, con dos aperturas en 2022 y otras dos en 2023. Además del BIG de Barcelona, dispondrá de tres centros en Europa, uno en Próximo Oriente  y otra en América. Las franquicias recibirán el nombre de Barcelona Internacional Gaming Center junto a la denominación de la ciudad que las acoja.

 

Por otro lado, BIG C ha optado por dar un paso más en la diversificación de su negocio entrando en el capital de Reset XP, empresa francesa especializada en retrogaming que organiza actividades de team building y eventos, por el que se encargará del desarrollo de la marca en España. De hecho, ya le ha hecho un pequeño hueco en sus instalaciones, una antigua nave industrial que se había convertido en una chatarrería situada a un paso de la Rambla del Poblenou de Barcelona.

 

El pasado junio, el hub de eSports abrió su club social. Por una cuota mensual de 25 euros, sus afiliados pueden acceder a la cafetería y poder participar en ligas y torneos sin coste extra. Sin promocionarlo, menos de tres meses se acerca a los 400 socios. En cambio, el proyecto del gimnasio, que ya se había demorado por el retraso en el envío del material en el que han invertido entre 30.000 euros y 40.000 euros, se ha pospuesto debido a la quinta ola del coronavirus y será inaugurado en octubre. Los abonados pagarán cincuenta euros al mes, una cuota que incluye el acceso al club social.

 

 

BIG C ha aprovechado las últimas semanas para invertir en mejorar sus instalaciones. Con una inversión de entre 60.000 euros y 80.000 euros, ha creado nuevos espacios de oficinas (entorno a 85 metros cuadrados) y un nuevo plato de grabación (de 90 metros cuadrados). Además, ha realizado mejoras en la Arena gracias a ser la sede de la Superliga y en las salas de bootcamp.

 

Pero a pesar de crecer, se ha quedado sin espacio libre, dando cobijo a siete empresas y al club Wizard eSports. Ante esta tesitura, Ventura rastrea el mercado inmobiliario de Barcelona para buscar un nuevo espacio en el que crecer con una nueva sede. “Nos gustaría quedarnos en el distrito 22@, pero el mercado está complicado”, afirma el empresario.

 

El pasado junio, Ventura anticipó que BIG C iba a cerrar 2021 con unos ingresos de 800.000 euros, una cifra que probablemente esté por debajo de la final teniendo en cuenta la evolución del negocio en este último trimestre y lo que queda de año, periodo para cual Ventura su muestra optimista respecto a la facturación del hub.

 

El proyecto es rentable desde sus inicios y se basa en un modelo de crecimiento orgánico. En primera instancia desarrolló el área audiovisual, con la reforma de apenas 300 metros cuadrados para la emisión de programas de televisión, grabándose en sus instalaciones durante tres años el programa de Eurosport titulado The Comissioner of Football, protagonizado por el exfutbolista Eric Cantona. Con el dinero de ese programa reformó la parte del plató, 600 metros cuadrados más.

 

La entrada en el sector de los eSports y el gaming se produjo de forma paulatina, acompañando a sus clientes. Ahora cuenta con un arena de eSports de 400 metros cuadrados con capacidad para 150 espectadores. Además de salas de entrenamiento profesional, dos estudios de televisión completamente equipados, photocall y zona de prensa.