26 May 2022 | 10:18

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Asics sube la apuesta por Barcelona: crea un centro de innovación para acelerar ‘start-ups’ deportivas

La marca nipona reorganiza su división en Europa para dar cabida a este departamento, que estará liderado por Emilio Risques, hasta ahora vicepresidente para España, Italia, Portugal y Grecia.

Guillermo G. Recio

08 mar 2018 - 14:19

El Asics Innovation Hub se centrará en adquisiciones, colaboraciones, nuevos modelos de negocio y start-ups

 

 

Asics, de Barcelona al mundo. Después de integrar el centro europeo de consumer experience en sus oficinas de la capital catalana, la marca nipona ha decidido apostar fuerte por las nuevas tecnologías y crear su propio centro de innovación, que estará ubicado también en esta ciudad. La compañía de artículos deportivos ha enmarcado esta iniciativa dentro de su estrategia global para el 2020, cuando serán patrocinadores de los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

La idea es acelerar su negocio, que se ha estancado en los últimos años, a través de la innovación, la creación de valor y el desarrollo de nuevos negocios. El encargado de pilotar esta nueva división en Europa, Oriente Medio y África (Emea), será Emilio Risques, hasta ahora vicepresidente del sur de Europa, una posición que ahora se eliminará en el marco de la reorganización del organigrama en esta región.

 

El Asics Innovation Hub se centrará en cuatro grandes áreas: adquisiciones, colaboraciones, nuevos modelos de negocio y start-ups. De momento, empezarán por este último punto con el lanzamiento de una aceleradora de empresas tecnológicas vinculadas al deporte, bien sea una plataforma digital, una marca de wearables o una compañía que desarrolle nuevas experiencias de consumidor.

 

 

 

 

En total, sólo diez empresas podrán entrar a participar en este programa llamado Tenkan-Ten, que significa punto de inflexión en japonés. El perfil de estas start-ups es de una empresa que no esté en fase de incubadora, sino en un momento de crecimiento y que está ultimando una ronda de financiación con un producto mínimamente desarrollado. “Despejar la autopista para seguir creciendo”, ha comentado uno de los responsables del proyecto, Daniel Dumig.

 

El programa consiste en dar a las empresas un préstamo participativo de 30.000 euros, ofrecer una red de contactos, traerlos a las oficinas de Asics en Barcelona y que puedan beneficiarse de planes de entrenamiento y nutrición. Además, estas empresas contarán con el mentoring por parte de los principales directivos del GSIC de Microsoft, de Barcelona Tech City, de Acció y del bufete Rosaud Costas Duran.

 

Esta estrategia empezó a forjarse en 2016 con la compra de la aplicación Runkeeper, algo que continuó con la creación de su propio fondo de inversión el pasado año y que ya ha entrado en el capital de Ai Silk, una empresa nipona especializada en el desarrollo de tejidos conductores confortables al tacto con la piel.

 

Asics cerró 2017 con unas ventas de 400.157 millones de yenes (3.013,5 millones de euros), un 0,3% más que en el año anterior. Por otra parte, la compañía aminoró el ritmo de caída de su beneficio, que se redujo un 29% respecto al año anterior, hasta 4.399 millones de yenes (33,2 millones de euros). A 31 de diciembre de 2017, Asics contaba con 876 tiendas propias en todo el mundo. Entre sus aperturas del año pasado destaca el flagship store en la Regent Street de Londres, su mayor establecimiento a escala global.