07 Dic 2021 | 07:52

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

Adidas ensaya con Reebok e Intersport el ‘video shopping’ con un piloto global en España

La filial española de la marca deportiva, que ha sido puesta en venta por su matriz, se ha aliado con Intersport para probar un sistema de venta asistida a través de vídeo de su colección Nano X1, especializada en equipamiento para fitness.

P. R. D.

09 abr 2021 - 04:42

Adidas ensaya con Reebok e Intersport el ‘video shopping’ con un piloto global en España

 

 

Reebok lanza desde España un piloto de video shopping que la matriz de la empresa escalará al resto de Europa. La marca de equipamiento deportivo, controlada por Adidas (aunque el grupo germano ha anunciado su proceso de venta), introdujo el miércoles una campaña para impulsar ventas online y en tienda a través de vídeo de la mano de Intersport. De momento, quince tiendas de España de la central de compras ofrecen el servicio.

 

El pasado miércoles, Reebok comenzó la campaña de lanzamiento de su colección Nano X1, especializada en equipamiento para fitness con un posicionamiento alto, con zapatillas con precios de más de cien euros y textil a entre setenta euros y noventa euros. Para introducirla en el mercado, la marca de Adidas ha desarrollado una campaña de márketing europea de la mano de cinco atletas, entre los que figuran los españoles Lydia Valentín (halterofilia) y Alexander Anasagasti (crossfit).

 

En España, esta campaña se refuerza con la introducción de la herramienta de video shopping de la mano de la empresa tecnológica Robin Brick y en alianza con Intersport. Jesús Estrada, responsable de márketing de Reebok en España, explica que la apuesta por esta tecnología nace de la necesidad de la venta asistida. “Vender online zapatillas de cincuenta euros no es complicado, pero el producto más técnico necesita acompañamiento y el cliente lo pide”, justifica el ejecutivo. “Está claro que el canal online va a crecer, pero si seguimos sólo con el modelo actual el crecimiento será limitado, porque nos perderemos una parte de la venta”, sostiene Estrada.

 

 

 

 

Reebok ha creado un microsite para Intersport en el que los cinco deportistas seleccionados realizan entrenamientos en abierto para promocionar la nueva colección. En este espacio, que Reebok posiciona mediante una campaña de generación de tráfico, se ofrece al cliente la posibilidad de comprar los productos de forma asistida mediante vídeo.

 

Una vez en el microsite, los clientes pueden establecer contacto inmediato o solicitar una cita para otro momento. La prueba piloto comienza con quince tiendas de Intersport (que son propiedad de cuatro socios de la central de compras), donde su personal (formado previamente por Reebok) es el encargado de recibir y atender las videollamadas. Si la venta se realiza, el pedido se completa con el stock de tienda o, en caso de no disponer de él, con el de la central.

 

“Nosotros vivimos del sell-in, está claro, pero nuestro objetivo debe ser también activar el sell-out, afirma Estrada, que agrega que dotar al comercio de este tipo de tecnologías es una manera de “cuidar y potenciar” el canal. “Hay que ayudar a que las tiendas saquen el stock que tienen y aprovechen el embudo de tráfico que genera Internet: si no venden, tampoco nos comprarán”, sostiene el directivo de Reebok.

 

Mientras marcas como Nike o la propia Adidas centran su estrategia en el direct to consumer y reducen cada vez más su relación con los distribuidores, las de menor tamaño, como Reebok, mantienen la apuesta por el canal multimarca. En el caso de Reebok, el 60% del negocio procede de este canal.

 

 

 

 

El proyecto de video shopping nace del departamento de márketing de la filial española de Reebok, pero se ha escalado a Europa, que lo ha convertido en prueba piloto en el conjunto de la compañía.

 

A la espera de los resultados, las previsiones pasan por continuar apostando por esta tecnología en el futuro, ampliando tanto el número de puntos de venta como los productos disponibles. De todos modos, en 2021 el proyecto se limitará a la alianza con Intersport.

 

Tras meses de rumores, Adidas comenzó en febrero el proceso formal de venta de Reebok, que compró en 2006 en una operación valorada en 4.000 millones de dólares. La marca ha lastrado los resultados del grupo en los últimos años, registrando una caída de ventas superior a la experimentada por el conjunto de la compañía. En 2016, el gigante alemán puso en marcha un plan estratégico para reforzar el crecimiento y rentabilidad de la firma estadounidense, aunque este no dio los frutos esperados.

 

Intersport, por su parte, es uno de los mayores distribuidores de material deportivo de Europa. La compañía se organiza como central de compras, de manera que cada país opera de forma independiente. Las ventas en toda la red de tiendas de la central de compras se redujeron un 13,8% el año pasado, hasta 10.600 millones de euros.