Equipamiento

Adidas desploma su beneficio y vuelve a reducir sus previsiones tras romper con Kanye West

El gigante alemán de moda y equipamiento deportivo ya rebajó sus previsiones a finales de octubre debido al impacto de los cierres en China. La empresa tiene previsto que sus ventas crezcan en el rango de un dígito bajo en 2022.

Adidas desploma su beneficio y vuelve a reducir sus previsiones tras romper con Kanye West
En los nueve primeros meses, el inventario de la compañía se disparó un 72%, hasta 6.315 millones de euros.

Palco23

09 nov 2022 - 11:10

Adidas tiembla. La compañía alemana de moda y equipamiento deportivo, una de las mayores de su sector por cifra de negocio, ha publicado hoy los resultados definitivos correspondientes a los nueve primeros meses de ejercicio en un contexto convulso debido al fin de su acuerdo con Kanye West, lo que le ha llevado a volver a rebajar sus previsiones para cierre de año, y el fichaje de un nuevo consejero delegado, Bjørn Gulden, hasta la semana pasada, al frente de Puma. En el periodo, la empresa ha desplomado su resultado.

 

En concreto, la compañía, que el pasado octubre ya había reducido sus previsiones para cierre de ejercicio debido al impacto de los cierres en China, espera que los ingresos en 2022 crezcan en el rango de un solo dígito bajo, frente a las previsiones anteriores de crecer un 5% debido a la decisión de rescindir el contrato con Yeezy, la marca de Kanye West. Además, Adidas prevé que el margen bruto se sitúe en el 47%.

 

Para 2023, en cambio, el grupo alemán espera que los 500 millones de euros de costes de 2022 en el beneficio neto, “tengan el mismo impacto positivo” en el próximo ejercicio. De cara al próximo ejercicio, Adidas ha establecido una estrategia con el objetivo de salvaguardar su rentabilidad y espera que contribuyan en doscientos millones de euros al beneficio.

 

 

 

 

En el periodo (finalizado el pasado 30 de septiembre) la empresa alemana incrementó sus ventas un 7,5%, pero redujo su resultado neto un 40,8%. Sólo en el tercer trimestre, la cifra de negocio de Adidas se incrementó un 11,4%, mientras que el beneficio neto se desplomó un 64,2%. La empresa explica que el resultado “refleja varios costes excepcionales que suman casi trescientos millones de euros, la mayoría vinculados al cese de las operaciones en Rusia, además de mayores provisiones para riesgos relacionados con las aduanas”.

 

En el periodo, el margen bruto de la empresa se redujo del 50,1% al 49,1% debido a “que los aumentos de precios se vieron contrarrestados por los tipos de cambio, además del aumento de costes en la cadena de suministro”. Además, la compañía menciona el impacto de la política de descuento.

 

En los nueve primeros meses, el inventario de la compañía se disparó un 72%, hasta 6.315 millones de euros. “Si bien esto refleja una menor demanda por parte del consumidor en los mayores mercados occidentales desde principios de septiembre, la mayor parte del aumento se debe a costes más altos de productos y fletes”, concreta la empresa. La deuda neta del grupo a 30 de septiembre ascendía a 6.397 millones de euros, casi el doble que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

 

 

 

 

“El entono de mercado cambió a principios de septiembre, ya que la demanda de los consumidores en los mercados occidentales se desaceleró y la afluencia en China se deterioró aún más”, ha señalado Harm Ohlmeyer, director financiero de Adidas, que ha añadido que “como resultado, vimos una acumulación significativa de inventario en toda la industria, lo que generó una mayor actividad promocional durante el resto del año, lo que tendrá cada vez más peso en nuestro resultado”.

 

La compañía también ha señalado que el impacto de la salida de Rusia en el primer trimestre de ejercicio redujo “significativamente” sus ingresos en el tercer trimestre, con un impacto de más de cien millones de euros.

Con todo, la compañía se mantiene optimista en algunos aspectos. “Nos alienta el entusiasmo por el próximo Mundial, que ya se refleja en el incremento de nuestros ingresos de fútbol, mientras que en Norteamérica nos estamos preparando para el lanzamiento de la línea de baloncesto.

 

Por regiones, Latinoamérica ha liderado el crecimiento de las ventas de la empresa, con un alza del 49% en los nueve primeros meses. En Norteamérica, la cifra de negocio del grupo se ha elevado un 27,8%, mientras que en Europa, Oriente Próximo y África los ingresos del grupo se han elevado un 9,3%. En China, en cambio, las ventas de Adidas se han desplomado un 25%, mientras que en Asia Pacífico el retroceso ha sido del 0,2%.

 

Para liderar la nueva etapa de la empresa, Adidas fichó ayer a un nuevo consejero delegado, Bjørn Gulden, quien hasta la semana pasada estaba al frente de su mayor competidor, Puma. El directivo, que se incorporará en el puesto el próximo 1 de enero, sustituye en el cargo a Kasper Rorsted, que anunció el pasado agosto que abandonaría Adidas cuando la empresa encontrara un sustituto.