29 Ene 2022 | 15:16

Líder en información económica del deporte

Entorno

Villar señala al Gobierno como único culpable de que España pueda no ir al Mundial

El presidente de la Rfef, suspendido de sus funciones, denuncia que el CSD haya promovido acciones para que prospere la moción de censura y pide intervenir en la asamblea para defenderse.

Palco23

18 dic 2017 - 13:41

Ángel María Villar ha decidido romper su silencio y anunciar que no cesará en su empeño por defender su presidencia en la Real Federación Española de Fútbol (Rfef). “El presidente del CSD, el señor Lete, pretende que se anulen las elecciones a la Asamblea General de la Rfef. Lo hace sin que la ley se lo permita”, ha denunciado en un acto, en el que se ha desmarcado de la carta de la Fifa advirtiendo de que podría dejar a España fuera del Mundial de Rusia 2018.

 

“Desmiento de forma categórica mi intervención en este tema”, ha señalado, para puntualizar que “la Fifa únicamente está cumpliendo con su normativa estatutaria”, en la que se indica que no puede haber injerencias de terceros en la gestión de las federaciones de fútbol. “¿Por qué conflictos de estos no se dan en otros países? Porque los poderes públicos de estos países cumplen escrupulosamente la autonomía de sus Federaciones”, ha criticado.

 

Su suspensión y posterior petición de repetir las elecciones fue promovida por el Consejo Superior de Deportes (CSD), básicamente tras las pruebas que se obtuvieron a raíz de la operación Soule. Pese a los indicios de irregularidades, Villar ha vuelto a insistir en que él y sus compañeros acusados “somos inocentes” y “todo se ha preparado” para expulsarlos, según su teoría.

 

“No hay un complot del Gobierno, pero sí hay personas que quieren mi cabeza. Me están linchando, y hay personas sobre los linchadores. A la Rfef le han hecho un golpe de Estado”, ha señalado Villar, que además de a Lete también ha señalado a Javier Tebas, presidente de LaLiga, quien en su día ya solicitó la repetición de elecciones por irregularidades en el proceso.

 

El expresidente de la Federación insistió en que ese cargo le pertenece y peleará por retenerlo, para lo que ha solicitado que se le permita intervenir en la asamblea del 18 de enero, donde se votará la moción de censura emprendida por Luis Rubiales, expresidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). “El presidente de la RFEF soy yo”, ha reiterado.