02 Jul 2022 | 16:40

Líder en información económica del deporte

Entorno

‘Streamings’ y contratación obligada: la Rfebm impone más jugadoras profesionales a la Liga Iberdrola

La asamblea de la Federación de Balonmano ha aprobado una serie de medidas que obligan a los clubes de la Liga Iberdrola a tener un mínimo de seis jugadoras asalariadas, una más que antes. Además, a partir de ahora, el patrocinio del programa Universo Mujer está condicionado al número de jugadoras contratas a tiempo completo y parcial.

Patricia López

27 feb 2019 - 04:59

‘Streamings’ y contratación obligada: la Rfebm impone más jugadoras profesionales a la Liga Iberdrola

 

 

La Federación Española de Balonmano (Rfebm) quiere dar el impulso definitivo al balonmano femenino, y ha aprobado una serie de medidas para dar mayor seguridad laboral a las jugadoras y evitar la fuga de talento a otras grandes ligas, como la húngara, la danesa o la rusa. La asamblea de la federación ha modificado más de una cuarentena de artículos del reglamento de partidos y competiciones, y cinco de ellos están dirigidos a dar un impulso a la profesionalización y la formación de jugadores y jugadoras en el país, según la documentación a la que ha accedido Palco23. Además, se establece que cuantas más jugadoras contrate un club, más dinero recibirá la entidad.


El cambio fundamental es el del artículo 32, por el que hasta ahora cada equipo de la Liga Iberdrola debía tener un mínimo de cinco jugadoras contratadas. La modificación del reglamento obliga a los clubes a elevar a seis el mínimo de jugadoras bajo el sistema de la Seguridad Social y, por primera vez, no se permitirán contratos privados entre las partes.

 

Es decir, hasta esta temporada no existía la figura obligatoria del contrato entre una jugadora y un club. Esta situación provocaba que la entidad no estuviera obligada a pagar un sueldo a una atleta, algo a lo que la Rfebm ha puesto fin sin que todos los clubes estuvieran de acuerdo de manera unánime. “El feedback que recibimos es que no todos los clubes están preparados para asumir el coste de contratación de jugadoras”, admiten fuentes de la federación a este diario.

 

De ahí que el artículo finalmente rebajara cierta presión inicial sobre los clubes y estableciera la opción de contratar a jugadoras a tiempo parcial, y no full time. Para evitar que todos los equipos se acogieran a la primera opción, se han constituido dos categorías en función de la capacidad económica de las entidades, ofreciendo más ayudas económicas de los patrocinadores a aquellas que contrataren a más jugadoras.

 

 

 

 

De este modo, los “clubes de nivel A” son aquellos que tengan seis jugadoras contratadas a jornada completa y seis parcialmente. Los “clubes de nivel B” son lo que tienen seis jugadoras contratadas, al menos, a media jornada, y que “recibirían menos ayudas de patrocinio”, según refleja el nuevo reglamento.

 

Pero el epígrafe vital del artículo 32 es el que establece que cualquier club que “no pueda cumplir los requisitos que se establecen para cualquiera de los dos niveles no podrá militar en la Liga Iberdrola”. En otras palabras: a partir de la campaña 2018-2019 es obligatorio que todos los clubes tengan un mínimo de seis jugadoras contratadas, al menos, a media jornada.

 

“Esta medida se ha tomado para garantizar que las jugadoras tengan una seguridad en su trabajo y para asegurarnos de que los clubes dan un paso adelante y aprovechan las herramientas que hemos puesto a su disposición para que las exploten económicamente”, defienden desde la Rfebm.

 

El organismo hace referencia a la retransmisión de un partido semanal de la Liga Iberdrola por Teledeporte, que en esta campaña también está emitiendo un programa de televisión sobre la actualidad del balonmano. “Ahora tienen más visibilidad, y queremos que la liga tenga la seriedad que creemos que debe tener para que las jugadoras se dediquen a jugar, sin combinarlo con otras actividades para poder vivir”, argumentan.

 

 

 

 

En la actualidad, la Liga Guerreras Iberdrola está formada por catorce equipos, y trece de ellos tienen vendido su naming right a un patrocinador principal. Entre las marcas más reconocidas están el calzado Mustang, Liberbank y KH-7.

 

La visibilidad es otro de los objetivos que la Rfebm pretende conseguir con la modificación de algunos artículos del reglamento. Sin ir más lejos, a partir de esta campaña todas las competiciones estatales de clubes a excepción de la Asobal, que es una liga privada, deberán retransmitir por streaming todos los partidos. Es obligatorio que la emisión se haga en HD, que incorpore un marcador y preferentemente que tenga comentarista. Los clubes deberán subir el partido en su plataforma de YouTube y enviar la dirección al gestor interno de la federación. De este modo, cualquier equipo, entrenador o aficionado podrá ver todos los partidos “con un mínimo de calidad”.

 

La federación defiende que el coste de grabación y producción puede cubrirse con los ingresos por patrocinio. “El presidente se reunión con los clubes de la liga femenina y les explicó que el apoyo de Iberdrola sirve para pagar la producción televisiva”, afirman, sobre una medida que puede suponer un coste superior a los 200 euros por partido si sólo se utiliza una cámara.

 

Asimismo, se ha empezado a obligar a los clubes a solicitar con una semana de antelación los derechos a la federación cuando se quiera retransmitir encuentros por otros canales de televisión. “La federación es la propietaria de los derechos, y si se llega a un acuerdo con un canal local o autonómico, es necesario que nos lo hagan saber con al menos una semana de antelación”, explican.

 

Desde la federación apuntan que se habían dado casos de clubes que solicitaban in extremis un cambio de hora del encuentro para adaptarlo a la parrilla televisiva del canal, algo que no acababa de gustar al organismo. “Tenemos los derechos audiovisuales y no pondremos problema para adaptar el calendario, pero pedimos que se nos avise con más tiempo”, recalcan.

 

Potenciar el talento joven en Asobal


Otro de los artículos que se han modificado es el referente al número de jugadores en edad júnior que deben tener ficha en un equipo profesional. Este artículo afecta directamente a Asobal, y se especifica que los equipos que cuenten con 16 fichas deben tener un mínimo de dos jugadores de edad junior, una medida que se ha tomado para formar al talento más joven y garantizar la competitividad futura del torneo.

 

“La edad junior es justo cuando un jugador da el salto a sénior; si tiene más presencia en la liga y juega minutos de calidad, se garantizará el futuro de las selecciones”, defienden. No es una cuestión intrascendente para la federación, ya que este año España será sede del Mundial de balonmano junior, un evento en el que la selección espera subir al podio. De ahí dependerá la capacidad de la Rfebm de generar ingresos por patrocinio en el futuro.