08 Dic 2021 | 08:20

Líder en información económica del deporte

Entorno

Sergio Barrasa (Acode Sports): “La administración tiene que ponerse a trabajar de verdad, urge una reforma de la legislación”

El abogado considera que habrá una reducción en los nuevos contratos tanto en salarios como en los traspasos ya que la burbuja del fútbol “se ha pinchado”.

M. L-E.

30 abr 2021 - 04:52

Sergio Barrasa (Acode Abogados): “La administración tiene que ponerse a trabajar de verdad, urge una reforma de la legislación”

 

 

Sergi Barrasa (Acode Sports) es abogado especialista en derecho deportivo y en litigios internacionales, con experiencia en la industria del deporte, en la resolución de disputas y conflictos deportivos tanto desde el punto de vista de los deportistas profesionales, como representando a clubs, franquicias e instituciones. Barrasa considera que es hora de que la administración se ponga a trabajar para retomar la reforma de la ley del deporte y considera que habrá una reducción en los nuevos contratos tanto en salarios como en los traspasos ya que la burbuja del fútbol “se ha pinchado”.

 

 

Pregunta: ¿La conflictividad en el deporte ha ido al alza por el Covid-19?

Respuesta: Ha ido al alza por asuntos laborales, aunque ahora ya se ha superado ese pico. No sólo ha sido entre jugadores sino también entre entidades deportivas porque se dieron condiciones contractuales que no estaban pactadas.

 

P.: ¿Qué tipo de conflictos son más habituales entre deportistas y empresas tras la pandemia?

R.: Lo más habitual fue la extensión del contrato laboral porque antes se hacían contratos de una duración determinada, pero esto ha empezado a cambiar. Además, en España, se metieron plantillas en expediente de regulación de temporada de empleo (Erte). Por su parte, la aFifa emitió una serie de recomendaciones no vinculantes pero al final cada uno tenía sus propias normas. Entre clubes hubo una problemática entre jugadores cedidos porque cuando se acababa el contrato, tenía que retornar. Ha habido situaciones en las que el propio jugador ha tenido que volver al club de origen y esto no estaba pactado. Ahora, en los contratos que he revisado se incorpora una cuantificación de temporada hasta que finalice esta, es decir sin una fecha cierta, contemplando que en caso de pandemia o causa mayor se pueda extender.

 

 

 

 

P.: ¿Qué tipo de problemas existen a la hora de contratar tras la pandemia? ¿Hay más cláusulas?

R.: Todo ha cambiado porque se han metido cláusulas en los contratos para cubrir las espaldas a los jugadores o a los clubes. Ahora habrá que ver cómo afecta a las renovaciones ya que tendrá que ver si se extienden los contratos hasta el último partido oficial de la temporada. Asimismo, el salario se tiene que extender hasta ese día. Yo propuse en un caso calcular el día trabajado en un caso. También se contempla qué pasa si un jugador no llega a un club por accidente. Hay circunstancias que hacen poner más cláusulas.

 

P.: El Covid-19 ha obligado a abrir muchas negociaciones colectivas como, por ejemplo, la reducción de sueldos. ¿Es un problema que no haya una representación estructurada de los deportistas?

R.: Quizás. La representación de los deportistas debería ser a nivel interno como en cualquier empresa grande. Si se estructurase cada colectivo de mejor manera, este tipo de situaciones que afectan a todos por igual nos llevaría a negociaciones llevaderas y claras. No al hecho de que cada uno lo viva de manera distinta.

 

P.: ¿Hay que cambiar la legislación?

R.: Desde 1990 hasta 2021 todo ha cambiado y más con situaciones sobrevenidas que han surgido. Hace falta una reforma porque el balonmano, el fútbol femenino o el masculino ya no es lo mismo. Urge la reforma porque debe adaptarse a la situación social actual. Hay deportes que lo demandan.

 

 

 

 

P.: ¿Qué papel debe tener la administración tras el Covid-19 para evitar dicha conflictividad?

R.: La administración tiene que ponerse a trabajar de verdad y debe retomar el anteproyecto de ley que tenía entre manos. El Gobierno debe escuchar a las federaciones y las ligas, lo qué está pasando y su problemática. Hay que adaptar la situación actual a la ley del deporte. Hay que poner en marcha lo que se había avanzado, es de suma importancia porque las normas están obsoletas, tanto la ley del deporte como la regulación especial del deportista.

 

P.: ¿Hay que profesionalizar el resto de los deportes, además de fútbol y baloncesto?

R.: Como todo, debe ser en función de lo que cada deporte genere. La nueva ley debería todas las disciplinas de un carácter profesional. Todo viene en la forma de organizar y gestionar. No es lo mismo vender los derechos de Asobal que de LaLiga, hay un terreno de grises.

 

P.: ¿Hay que mejorar los convenios tras el Covid?

R.: Sería un paso previo adecuado a la reforma de la ley. Incluir las cláusulas, a prior,i debe ser beneficioso porqué en vez de negociar individualmente, se podría hacer colectivamente. Cuanto más se prevea, mejor. Sería mucho más beneficioso.

 

 

 

 

 

 

P.: Jurídicamente, ¿el deporte ha sido capaz de encajar el Covid?

R.: A duras penas. No estaba previsto. Pero ha sido en general. La pandemia nos ha llevado a repensar y reconsiderar todo, por lo que hay que dar un empujón a la ley del deporte.

 

P.: ¿El fútbol ha salido reforzado?

R.: Sí porque tiene mucho más músculo que otros deportes. A todos los deportes les ha afectado. En el futuro se unificarán criterios. Además, tanto fútbol como baloncesto saldrán reforzados económicamente porque hay otros deportes que dependen mucho más del ticketing.   

 

P.: Deportes como el fútbol se encaminan a una reducción de ingresos y por tanto de salarios. ¿Cómo deben los clubes afrontarlo?

R.: Tienen que afrontarlo con la misma manera que se ha enfrentado a la situación otros segmentos de la actividad económica. Cuando bajan los ingresos, hay que ajustar sobre todo los gastos de plantilla e infraestructura. Lógicamente, donde se va a ver todo esto es en los traspasos. No es fácil ahora que un club pueda pagar una cláusula de rescisión o un traspaso multimillonario. Esto se va a mirar mucho más. Los traspasos de 200 millones no pasarán en un tiempo. Hasta ahora se ha aplicado una reducción de la inversión, igual que salarial. Cuanto se pacten los contratos, se intentará limitar. La pequeña burbuja del sector del fútbol se ha pinchado: tiene que hacer una reducción en cada montante, también en los acuerdos de traspasos. Asimismo, pasará con los paquetes televisivos de las grandes ligas, allí se verá realmente las consecuencias de la pandemia. Todo será más austero y clubes y jugadores lo saben.