30 Jun 2022 | 15:23

Líder en información económica del deporte

Entorno

Samuel Trives (Ajbm): “Es necesaria un ley que apoye de verdad al mecenazgo deportivo”

El director de la Asociación de Jugadores de Balonmano apuesta por copiar los modelos del balonmano en Alemania o Francia, donde apoyar al mecenazgo y a los patrocinadores ha aumentado el espectáculo y la competitividad. 

Samuel Trives (Ajbm): “Es necesaria un ley que apoye de verdad al mecenazgo deportivo”
“Para generar más interés en el balonmano hay que generar actividades que tengan mayor repercusión mediática”

Albert Martínez

16 jun 2022 - 05:00

Involucrar a los patrocinadores en la dinámica del club y generar experiencias y actividades junto a las marcas para dar un paso más en la profesionalización del balonmano. Esta es la fórmula por la que apuesta Samuel Trives, director de la Asociación de Jugadores de Balonmano, quien tras el anuncio de profesionalización de la liga Asobal, asegura que para seguir prosperando “hay que entender que el patrocinador no sólo quiere poner un cartel en un pabellón, sino que los clubes generen actividades entorno a su empresa e involucren a las marcas en su estructura”.

 

P.: ¿Qué implica para el balonmano que se profesionalice la Asobal?

R.: Hace ya muchos años que venimos buscando esto. Provocará que los clubes deban cumplir una serie de exigencias que harán que el balonmano mejore a nivel de contratos o estructura económica, entre otras cosas. La profesionalización provocará que todos los estamentos mejoremos nuestras condiciones.

 

P.: ¿Mejorarán las condiciones de los jugadores tras la profesionalización?

R.: La profesionalización dará a los clubes más recursos y esto lo revertirá todo: aunque las condiciones laborales ya están establecidas, tendremos una mayor calidad laboral.

 

P.: ¿Por qué ha tardado tanto en profesionalizarse el balonmano?

R.: Anteriormente, la ley del deporte no permitía que nos profesionalizáramos, porque obligaba a los clubes a convertirse en sociedades anónimas. Ahora esto, con la nueva ley, ya no ocurre y podemos dar el salto. Los pasos adelante hay que darlos cuando se está preparado para asumir nuevos retos, sólo entonces se puede progresar.

 

P.: Ahora hay que negociar un nuevo convenio colectivo. ¿Cuáles son las principales demandas de los jugadores?

R.: Pelear por que el mayor número de jugadores estén inscritos en la Seguridad Social y que los clubes tengan avales, para que en caso de impagos los jugadores puedan recibir un sueldo durante un tiempo. Necesitamos un fondo de garantía, que ya existe en otras federaciones, que sirva de colchón por si un club no puede pagar a sus jugadores. Hay herramientas que en el balonmano no tenemos, que sí tienen otras ligas y que podríamos copiar.

 

 

 

 

P.: ¿Y los principales conflictos?

R.: Principalmente, la titulación de los contratos: algunos jugadores se ven obligados a firmar contratos de diez meses, en lugar de contratos de doce meses. Y también tenemos el conflicto del salario mínimo profesional, que siempre se podría aumentar.

 

P.: ¿Por ejemplo?

R.: A parte del fondo de ayuda económica a los jugadores, necesitamos formación y orientación laboral, atención a la salud mental, ayuda psicológica para los deportistas y otro fondo económico para los futbolistas que sufran enfermedades o accidentes.

 

P.: ¿Es negativo para el balonmano que trascienda conflictividad laboral, como estamos viendo en los últimos meses con las disputas entre Asobal y la federación?

R.: Todo lo que sea conflicto siempre es negativo a todos los niveles. Si las relaciones entre los jugadores, la federación y Asobal no van bien, eso siempre repercute en todos los estamentos. Hay que sentarse a hablar, limar asperezas y remar en la misma dirección.

 

P.: ¿Tienen relación con otros sindicatos deportivos y de clase?

R.: Todos los sindicatos estamos en contacto desde hace mucho tiempo, a través de la mutualidad de deportistas: ahí buscamos puntos de encuentro futbolistas, atletas, ciclistas… Todos los sindicatos deberíamos compartir experiencias y ayudarnos unos a otros, porque casi siempre nuestras luchas son parecidas.

 

 

 

 

P.: ¿Qué competición es un modelo a imitar?

R.: A nivel de espectáculo, competitividad y público las referencias son la liga alemana y la liga francesa. Pero esto va un poco por ciclos, nosotros éramos ejemplo de estructura y poderío económico hace años, pero ahora nos hemos frenado.

 

P.: ¿Qué han hecho la liga francesa y la alemana que no hay ahecho Asobal?

R.: Ellos tienen claro que es necesaria un ley que apoye de verdad al mecenazgo deportivo. En Francia y Alemania las empresas invierten mucho dinero en deporte, y los clubes están concienciados en cuidar a sus patrocinadores. Generan un espectáculo muy grande, con luces, presentaciones por todo lo alto… Ellos se comparan con la NBA. Nosotros ahora debemos cuidar nuestro producto y generar actividades y experiencias junto a los socios y a los patrocinadores.

 

P.: ¿Cómo se puede aumentar la base del balonmano español?

R.: Aunque cada vez haya más oferta deportiva, nos encontramos en un buen momento, pero se puede mejorar. A través de actividades de promoción, llevando el balonmano a los colegios e impulsando a las zonas donde se practica menos. Además, hay que aprovechar el tirón que comienza a tener el balonmano femenino.

 

P.: ¿Cómo se puede generar más interés por el balonmano?

R.: Ofreciendo actividades que tengan repercusión mediática. Un patrocinador estará interesado en invertir en actividades que tengan un retorno, más allá del propio beneficio visual de posicionamiento de marca. Si una marca observa que en la provincia que patrocina hay un foco de interés por el balonmano será más fácil que invierta más dinero.

 

 

 

 

P.: ¿Y cómo se puede sacar más rédito a los patrocinadores?

R.: Hay que entender que el patrocinador no sólo quiere poner un cartel en un pabellón, sino que los clubes generen actividades entorno a su empresa, e involucren a las marcas en su estructura. Hay que invitar a los patrocinadores a los partidos y activar a los patrocinadores en la dinámica del día a día de los clubes.

 

P.: ¿Tendría sentido dar más partidos en abierto para aumentar el interés?

R.: Gol Televisión ofrece un partido cada fin de semana y, anteriormente, Teledeporte daba todos nuestros partidos. Cuanta mayor difusión y accesibilidad haya, mejor para el balonmano. Sin embargo, también vivimos el auge de las plataformas, y eso significa una oportunidad para que la gente nos conozca y se aficione al balonmano. Si algo tiene calidad, la gente lo compra. Cuando el balonmano se transmitía en la televisión pública, nuestra audiencia era más o menos similar a la de ahora; por lo que ni la transmisión en cerrado nos ha quitado audiencia ni la transmisión en abierto nos ayudó.

 

P.: ¿Qué tiene el balonmano que no tengan otros deportes?

R.: Visualmente es muy atractivo, muy dinámico, hay muchos goles. Para alguien que no lo ha visto nuca, aunque sea complejo por las normas, es muy fácil de vender o de ver. El balonmano requiere velocidad, fuerza e inteligencia: son muchos los factores que pueden enganchar al espectador a la pantalla.