Líder en información económica del deporte

Entorno

SAD o no SAD, el debate del deporte profesional

La antigua normativa en las distintas competiciones representa una problemática a la que la jurisprudencia nacional e internacional buscan solucionar los inconvenientes que no permiten una actualización de las normas del deporte profesional.

A.F.O.

23 sep 2021 - 04:53

SAD o no SAD, el debate del deporte profesional

 

 

La estructura del deportes profesional español debe cambiar, modernizarse y adaptarse a los nuevos tiempos. Así lo creen la mayoría de los especialistas del sector, en el que las sociedades anónimas deportivas (SAD) no funcionan actualmente. 

 

Continuar con de la normativa deportiva de 1990 sin actualizarse ni adherirse a los nuevos tiempos es un asunto complejo. “La sucesión deportiva es uno de los ámbitos que está generando mayor controversia en el ámbito internacional”, asegura Ramon Terol Gómez, profesor titular de Derecho Administrativo en el encuentro LaLiga de derecho del deporte de la temporada 2021-2022.

 

Como principal incógnita, “la transformación en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) ya no es la premisa básica para formar parte de las ligas, se puede entrar siendo sociedad de capital”, señala Gómez en relación al sistema de control, preguntándose si se debe recuperar el sistema de avales.

 

La patronal española de fútbol deben suscribir un convenio en el que, como mínimo, contenga el sistema de ascensos y descensos, la correcta distribución de los ingresos generados por la competición, o el régimen de arbitraje deportivo, entre otros.

 

“Hay que preguntarse si ambas entidades pueden llegar a aportar seguridad jurídica en el marco de un nuevo modelo”, expone el profesor. Estos supuestos, en la práctica, plantean como solución a la ausencia del convenio colectivo el nombramiento del Consejo Superior de Deportes (CSD) como ente que administre la regulación.

 

 

 

 

Años atrás, en 2010, había consenso para reformar la regulación del deporte profesional. Desde 2019, existen dos borradores del anteproyecto de ley del deporte, que está previsto que sea aprobado en 2022.

 

“Actualmente se ha acreditado que la adopción de la forma SAD no ha servido para acabar con el endeudamiento, es más, este se ha incrementado y, como consecuencia, el sistema no ha servido para aportar solvencia al sector”, asegura el profesor.

 

El control económico, asumido por el CSD en detrimento de las ligas profesionales desde 1998. Aun así, tras el fracaso, LaLiga creó su propio sistema de control económico en 2013, para reducir las deudas de los clubes.

 

El Real Decreto Ley 5/2015 y sus distintas reformas otorgan la exclusiva a LaLiga para la comercialización conjunta de los derechos televisivos de la competición profesional, si bien se hace a cambio que LaLiga destine parte de los ingresos a finalidades de interés general, incrementando así el presupuesto del CSD.