25 May 2022 | 08:18

Líder en información económica del deporte

Entorno

Pere Manuel (Coplefc): “El profesional deportivo está mal pagado y poco reconocido”

El presidente de la entidad propone una legislación en consonancia con las directrices europeas y defiende que incluso los voluntarios deben estar formados, una formación que se debería financiar a través de subvenciones públicas.

Pere Manuel (Coplefc): “El profesional deportivo está mal pagado y poco reconocido”
“En Cataluña no hay ni 10.000 entidades deportivas”

M. L-E.

31 mar 2022 - 05:00

Excepto los profesionales del fútbol, baloncesto y balonmano, el resto están mal pagados, pero, sobre todo, poco reconocidos. Esta es la premisa que defiende Pere Manuel, presidente del Colegio de Profesionales de Actividad Física y Deporte de Cataluña (Coplefc), que defiende la necesidad de una legislación para combatir el intrusismo en el sector. Manuel propone una legislación en consonancia con las directrices europeas y defiende que incluso los voluntarios deben estar formados, una formación que se debería financiar a través de subvenciones públicas.

 

 

Pregunta: ¿La nueva ley del deporte supone un avance para el sector del deporte?

 

Respuesta: No. Para que supusiera un paso adelante tendría que ser propuesta con valentía por el Gobierno. Pero no la tiene. Hay sectores que siguen pesando mucho y cuando esto se traslada a la ley, se queda en una generalización que poca diferencia tendrá de la actual.

 

 

P.: ¿Cuáles son las carencias de la ley?

 

R.: Lo primordial en el sector del deporte es la regulación de las profesiones y su formación. Hubo un intento de que la formación de técnico deportivo se regulará y pasara a ser una formación oficial, pero las federaciones se mostraron en contra. Tradicionalmente, la formación ha sido una fuente de ingresos de las federaciones a la que no quieren renunciar.

 

 

P.: ¿Una nueva legislación que regule las profesiones en el deporte, es una buena decisión?

 

R.: Sí, porque la situación actual no es coherente. Deberíamos acercarnos a Europa, que tiene ocho niveles de formación y ocho de práctica.

 

 

 

 

P.: ¿Hay intrusismo? ¿Cómo se debe evitar?

 

R.: Hay mucho intrusismo y se tiene que regular. La ley tiene que poner el marco general para poder actuar y debe haber voluntad por todas las partes para intervenir, desde federaciones hasta clubes y administraciones. Me preocupa que haya supuestos profesionales en la calle que dirigen grupos, y muchos no tienen ninguna titulación.

 

 

P.: ¿Cuál es el modelo a imitar?

 

R.: Francia lo tiene perfectamente regulado. Las directrices de ciertos niveles de actuación ya las ha marcado Europa.

 

 

P.: A la Unió de Federaciones Esportives de Catalunya le preocupa que sea difícil encontrar profesionales, ¿Qué opina?

 

R.: Es quejarse antes de que llegue el mal. No es verdad que en un momento determinado se bloqueara el sistema deportivo catalán. Lo que pasó es que Hacienda se puso a revisar las situaciones contractuales de los clubes y lo destapó todo: un supuesto voluntariado en el que se terminó confundiendo con lo que es la formación. Una cosa es tener una titulación y hacer de voluntario y otra es ser voluntario y no tenerla. Se tiene que resolver.

 

 

 

 

P.: ¿Cómo?

 

R.: Se tiene que exigir a la gente que trabaja profesionalmente en el sector del deporte una titulación. A estos profesionales se les confía parte de la educación de nuestros hijos. Hay federaciones que incitaban a presentar equipos sin un técnico responsable detrás.

 

 

P.: ¿Qué necesidades tienen los profesionales del deporte tras el Covid-19?

 

R.: Falta esta razonabilidad en su praxis profesional. Cuando hablamos de deporte mucha gente se queda con la medalla y los logros. Pero si rascamos, encontraremos un gigante con pies de barro. Para empezar, hay quien se vanagloria de que en Cataluña hay 14.000 entidades deportivas, pero no llegan ni a 10.000. Además, a los profesionales se les tendría que considerar lo que son, unos trabajadores profesionales que trabajan a cambio de una compensación económica. Si hay voluntarios, que los haya, pero son profesionales en lo que confiamos a nuestros hijos para que les formen. Hay que poner orden en el sistema y hacer que sea razonable.

 

 

P.: ¿Qué debe hacer la administración para dar aire al sector deportivo?

 

R.: una parte debería preocuparse por inspeccionar el sistema a escala laboral. Otro tiene que ser consciente de que, si no se cumplen algunas condiciones, se tiene que actuar en las subvenciones. Cualquier empresa tiene unas exigencias si pide subvenciones.

 

 

 

 

P.: ¿Cuáles son los principales conflictos laborales con los que se encuentran los profesionales del deporte tras la pandemia?

 

R.: Hemos visto situaciones de todo tipo, como profesionales que no podían pedir un expediente de regulación temporal de empleo (Erte) porque su contrato sólo recogía una parte de la dedicación. Sabemos de algunos casos que su propia federación les pide contratos draconianos. El sistema deportivo catalán, estatal y mundial se desarrolla los fines de semana, a partir de las seis de la tarde y por la noche. Se tendría que contemplar la posibilidad de conciliación familia, recogiéndolo en un contrato laboral. Hay profesionales que se han quedado en la calle por el capricho del responsable de un club o una federación. Debe haber una regulación más seria.

 

 

P.: ¿Qué profesionales se han visto más afectados dentro del sector?

 

R.: Hay diferencia entre los deportes que mueven dinero y los que no. Hay deportes que mueven tan poco dinero que es difícil tener un sueldo digno para vivir. Fuera de fútbol, baloncesto y balonmano, y quizás atletismo o natación, los otros deportes no mueven tanto dinero como para pagar al profesional. No es equilibrado el que se exige en cuanto a gasto y lo que se puede pagar, sobre todo si se le exige una formación de cierto nivel, pero alguien tiene que ponerlo remedio. La administración está para esto. Hay que poner orden. A través de las acciones de la Secretaria General de l’Esport se pueden dar subvenciones para dicha formación y seguramente, esto, se podría solucionar. Las subvenciones no sólo deberían venir por resultados y licencias, sino por las condiciones en las que se produce todo esto.

 

 

 

 

P.: ¿Cómo debe ser el servicio del sector del fitness tras la pandemia? ¿Cómo tienen que ser sus profesionales?

 

R.: Es otro sector que ha quedado muy tocado por las restricciones. En cualquier caso, todas las actividades, sean en los centros o en la calle, tienen que estar dirigidas por profesionales. Por suerte, aquellos profesionales que no tenían la posibilidad de tener una titulación que les permitiera acceder al Registro Oficial de Profesionales del Deporte de Cataluña y trabajar en condiciones correctas, ahora pueden, a través de la Agencia Catalana de Formación, demostrar una serie de condiciones para acceder.

 

 

P.: Su agenda 2030 pasa por trabajar aspectos como el uso inteligente de la energía en instalaciones deportivas, ¿qué debe hacer Coplefc en el contexto actual?

 

R.: Sólo podemos recomendar. Hemos puesto en marcha un sello de calidad valorando diferentes aspectos en una instalación en la que, entre varios aspectos, valoramos la visión sostenible.

 

 

P.: ¿Hay un riesgo de la comoditización de los servicios deportivos para el sector público? ¿Se basa demasiado en el precio a la hora de adjudicar los contratos? 

 

R.: No. Un gran porcentaje de los ayuntamientos saben lo que se juegan si no actúan en coherencia y apuestan por el mejor precio. Hoy por hoy, en los pliegos, es casi imposible que este sea el único criterio.

 

 

 

 

P.: ¿El profesional deportivo está mal pagado?

 

R.: Excepto los deportes que mueven dinero, sí. Está mal pagado y poco reconocido.

 

 

P.: ¿Cómo se puede aumentar la base de practicantes de deportes?

 

R.: Pese a todo lo señalado, tenemos un sistema deportivo amplio y rico. Tenemos clubes, asociaciones y consejos deportivos comarcas que hacen un trabajo importante de promoción y un trabajo a fondo de la actividad deportiva. El foco tiene que ser ampliar la base.

 

 

P.: Cataluña y Aragón trabajan para ser sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en 2030. ¿Hay una apuesta por el sector del deporte?

 

R.: Aparentemente, sí. Pese a todo, el deporte es algo muy mediático. Hace falta que cualquier deportista, gane una medalla para que a todos los niveles se nos llene la boca de lo que supone en cuanto a éxito. Cualquier puede cantar maravillas de un deporte si da una medalla internacional. Pero, a la vez, se habla de la persona que ha logrado la medalla, se habla de los grandes sacrificios que ha hecho como deportista, familia o club, de las dificultades para entrenar en condiciones o que se les valore, de la dificultad de tener un cierto confort para dedicarse a ello.

Comenta la noticia en B+