Líder en información económica del deporte

Entorno

País Vasco limita el aforo en los estadios al 50% debido al coronavirus

El Gobierno vasco ha sido el primero en volver a rebajar la asistencia de los aficionados para contener la propagación del Covid-19. La medida se ejecutará en función de la decisión del Consejo Interterritorial de Salud.

País Vasco limita el aforo en los estadios al 50% debido al coronavirus
Tras el repunte de casos de coronavirus en los clubes de LaLiga después de Navidad, la patronal aprobó un nuevo protocolo de seguridad en los equipos

Palco23

29 dic 2021 - 09:49

País Vasco vuelve a restringir los aforos en los estadios y pabellones. El lehendakari, Iñigo Urkullu, anunció ayer una serie de restricciones en el territorio entre las que se incluía la reducción de aforo al 50% en recintos con capacidades superiores a 5.000 personas, según informó el Gobierno vasco en un comunicado.

 

La decisión se tomó justo antes de que, durante el día de hoy, el Consejo Interterritorial de Salud se reúna y adopte otro límite de espectadores en las competiciones nacionales, incluidas LaLiga y la ACB.

 

Tras el repunte de casos de coronavirus en los clubes de LaLiga después de Navidad, la patronal aprobó un nuevo protocolo de seguridad en los equipos. De este modo, se deberán hacer un test de antígenos diario antes de los entrenamientos y un PCR semanal.

 

 

Clubes como el Rayo Vallecano han tenido que suspender sus encuentros porque apenas contaba con ocho jugadores disponibles de la primera plantilla tras un brote de Covid-19. Lo mismo ocurrió con la Real Sociedad que, a día de hoy, cuenta con diez jugadores del primer equipo infectados y siete del filial.

 

“En opinión del Gobierno vasco, ningún evento celebrado en recintos con capacidad superior a 5.000 personas debería superar el 50% de aforo; ahora bien, tenemos un precedente que nos condiciona”, señalaba Urkullu.

 

El ejecutivo se refería al fallo de la Justicia vasca en favor de LaLiga, que a mediados de septiembre presentó un recurso para que se estableciese un límite de aforo superior al que había dictaminado el Gobierno vasco (un 30%).