19 May 2022 | 11:41

Líder en información económica del deporte

Entorno

Madrid contempla aprobar la receta deportiva para prevenir enfermedades

El anteproyecto de Ley de Salud que ha presentado la Comunidad de Madrid dará la posibilidad a los médicos de prescribir ejercicio físico como medida de prevención de trastornos de la alimentación y enfermedades crónicas.

Palco23

25 oct 2018 - 13:05

Madrid contempla aprobar la receta deportiva para prevenir enfermedades

 

 

Madrid da un paso adelante hacia la aprobación de la receta deportiva. El Gobierno de la Comunidad ha elaborado el anteproyecto de Ley de Salud, que contempla la posibilidad de que los médicos de atención primaria puedan prescribir ejercicio físico a los pacientes como medida preventiva para evitar trastornos de la alimentación y enfermedades crónicas.

 

El texto no aclara dónde podrán practicar ejercicio físico los ciudadanos a los que se les recete, si en los centros deportivos municipales o con medios propios de la Comunidad, ni tampoco cuál será el personal encargado de realizar las dietas. Lo que sí recoge el artículo 33 del proyecto de ley es que se “incluirán y generalizarán como prestaciones preventivas para su administración preferente en el ámbito de la atención primaria, la prescripción del ejercicio físico y de las dietas adaptadas a las condiciones fisiológicas y patológicas de los pacientes”.

 

Son varios los actores sociales del sector del deporte los que llevan años pidiendo a la Administración la aprobación de este tipo de medidas. Tanto el colectivo de los gestores de instalaciones deportivas como el Consejo Colef, que aglutina a los profesionales graduados en Ciencias de la Educación Física y el Deporte, lo han solicitado.

 

En España, el último precedente es el País Vasco. Allí, la ciudad de Getxo puso en práctica un proyecto piloto cuando fue declarada Ciudad Europea del Deporte 2014. Como parte de la iniciativa, el personal sanitario del Centro de Salud de Osakidetza y los gestores deportivos del Ayuntamiento acordaron que los pacientes a los que se les prescribiera actividad física podrían ejercitarse a coste cero.