22 Ene 2022 | 02:49

Líder en información económica del deporte

Entorno

Los JJOO se ‘cuelgan’ el oro en frugalidad: plan de ahorro de 1.500 millones de dólares para futuras sedes olímpicas

El COI idea un plan maestro para asentar los nuevos criterios de adjudicación de las ciudades organizadoras, con el fin de garantizar la sostenibilidad de los Juegos y su legado olímpico.

Patricia López

12 feb 2018 - 04:56

Los JJOO se ‘cuelgan’ el oro en frugalidad: plan de ahorro de 1.500 millones de dólares para futuras sedes olímpicas

 

 

Sostenibilidad. Esa es la palabra que los miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) están repitiendo hasta la saciedad con el fin de mentalizar a los comités organizadores de la importancia de ajustar el presupuesto, evitar gastos innecesarios y garantizar el legado olímpico. Como parte de la Agenda Olímpica 2020, el organismo internacional ha diseñado un plan para modificar los criterios de asignación de los Juegos Olímpicos (JJOO) y ahorrar costes a los comités organizadores. En concreto, hasta 1.000 millones de dólares. 

 

El proyecto, que pretende asentar las bases de la sostenibilidad de este tipo de citas, consta de 118 reformas, de las cuales 80 ayudarán a mejorar la eficiencia de costes sin comprometer la experiencia olímpica, según el COI. Las mismas están basadas en seis ejes sobre la evaluación de las ciudades candidatas mediante un análisis de las oportunidades y las amenazas; la reducción de los costes derivados de presentarse a la carrera olímpica; la inclusión de la sostenibilidad en todo los aspectos de los JJOO, y la maximización de las sinergias con los actores implicados del Movimiento Olímpico.

 

En definitiva, se trata de un plan director para reducir el impacto financiero de los JJOO de invierno y de verano. “La práctica de las medidas que planteamos podría suponer un ahorro máximo de hasta 1.000 millones de dólares (807 millones de euros) en la organización de los JJOO y paralímpicos, y de 500 millones de dólares (403 millones de euros) a las ciudades que alberguen los Juegos de invierno”, vaticina el organismo, en base a los presupuesto de los comités organizadores de los últimos certámenes.

 

 

 

 

 

Los ámbitos donde el COI considera que hay más margen de ahorro son en las infraestructuras necesarias para albergar unos Juegos. Destaca el ahorro previsto en instalaciones de competición y entrenamiento, con 228 millones para las citas de verano y 121 millones de dólares para los de invierno. El comité considera que este ajuste se podría conseguir habilitando espacios temporales, que requieran una mayor inversión, y aprovechando las infraestructuras ya construidas.

 

De hecho, este ha sido uno de los motivos principales por los que el COI ha adjudicado las sedes de las ediciones de 2024 y 2028 a París y Los Ángeles a la vez. El objetivo era garantizar que dos de las mayores urbes del mundo se aseguraban la organización de la cita, pero también aprovechar su parque de instalaciones. El 93% de las instalaciones de París 2024 están construidas o serán temporales, por el 97% de los centros de Los Ángeles 2028.

 

Este plan de acercar los Juegos a aquellas ciudades que ya cuenten con un amplio parque de instalaciones reduce las posibilidades de que países en vías de desarrollo alberguen este tipo de certámenes. De ahí que el COI se esté planteando adjudicar los los Juegos Olímpicos de la Juventud 2022, cuya exigencia de infraestructura es menor, a los países africanos que presenten candidatura. “Queremos llevar esta cita a África, y el COI abordará proactivamente una reunión con los Comités Olímpicos Nacionales Africanos (CON) para evaluar la viabilidad de este proyecto”, asegurado Thomas Bach, presidente del COI.

 

“Sería el mayor ahorro en la historia de los JJOO”, defiende Bach. “Es un replanteamiento fundamental para la futura organización de los Juegos, que da lugar a una nueva norma”, asegura. El plan se ha diseñado en base a las recomendaciones de comité directivo del COI, que cumple la función de decidir las sedes olímpicas. De este modo, el organismo busca actualizar la lista de requisitos para asignar las sedes y que los próximos aspirantes entiendan que el control de costes se ha convertido en un criterio vital.

 

“El diseño de los JJOO debe adaptarse al contexto local y garantizar el correcto volumen de recursos”, sostiene el documento. Como resultado de la gestión que plantea el COI, “se deberían reducir los costes operativos de los comités organizadores, la inversión que realizan las administraciones públicas y el desembolso de las principales partes interesadas en albergar al cita”, asegura.