18 May 2022 | 15:21

Líder en información económica del deporte

Entorno

Los emergentes, en jaque: el cambio de políticas de la Fed amenaza su recuperación

Ante la mayor subida de precios de las últimas cuatro décadas, la Reserva Federal de Estados Unidos ha endurecido sus políticas monetarias abonándose al tapering, que pone palos a las ruedas a la recuperación de países como Brasil

Los emergentes, en jaque: el cambio de políticas de la Fed amenaza su recuperación
El impacto de las políticas de la Fed puede ser especialmente desafiante para los países más vulnerables

M.T.

17 ene 2022 - 05:00

Las economías emergentes deben prepararse ante la subida de tipos de la Reserva Federal. Así lo ha alertado el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su último comunicado. La entidad ha asegurado que la Fed reconducirá su política monetaria antes de lo esperado, lo que provocará tensión en el movimiento de capitales y depreciación de divisas.

 

Durante la mayor parte del pasado año, distintos bancos internacionales calificaron la inflación como temporal derivado de la situación económica y la recuperación, pero ahora el sentimiento ha cambiado. En Estados Unidos, el índice de precios de consumo aumentó un 7% en 2021, la mayor cifra registrada desde la década de 1980, cuando Ronald Reagan era presidente y Paul Volcker estaba al frente de la Fed.

 

Cuarenta años más tarde, el encargado de dirigir una economía con la moneda ultradevaluada es Jerome Powell, actual presidente de la Fed, y su diagnóstico es claro: “la economía ya no necesita ni quiere las mismas políticas acomodaticias que hemos tenido”, tal y como aseguró la pasada semana en la comisión de control en el Senado.

 

 

 

 

La entidad ya ha anticipado una estrategia de tapering, que consiste en una retira progresiva de los estímulos bancarios, que encarecerá el dólar. Las medidas podrían llegar en marzo de lo esperado, según recoge ReutersLa agencia Fitch Ratings espera que la Fed suba los tipos dos veces en 2022 y hasta cuatro en 2023. La medida puede pillar a con el pie cambiado a las economías emergentes dependientes de esta divisa, tal y como ha alertado el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

En países como Brasil, Rusia o Sudáfrica, los precios van al alza como en Estados Unidos, pero la recuperación no está tan consolidada y el mercado de trabajo afronta aún una situación poco estable. Por ello, el FMI ha alertado a los países emergentes que deben prepararse para un nuevo ritmo en la economía antes de lo esperado que pone en riesgo su recuperación.

 

A pesar de contar con una recuperación tan estable como la estadounidense, algunos de los países en desarrollo también tienen que lidiar con el encarecimiento de bienes y servicios. Brasil registró en 2021 una subida de precios del 10,1%, la más elevada en seis años, mientras que en Rusia la inflación ha sido del 7,5%, en India del 5,3% y en Sudáfrica se estima que ha alcanzado el 5,7%. Uno de los mayores encarecimientos de la cesta de la compra se ha producido en Turquía, donde la inflación se ha disparado un 36% en 2021, el nivel más alto de los últimos diecinueve años y que ha provocado la depreciación de la lira, que durante el pasado año perdió un 45% de su valor.

 

 

 

 

En el caso de China, la mayor economía emergente del mundo, el índice de precios de consumo cerró 2021 con una tasa del 1,5%, su nivel más bajo desde agosto. Para este año, los analistas esperan que la subida de precios se mantenga por debajo del 2% durante la mayor parte de este año, por lo que el Banco Popular de China seguirá aplicando medidas más relejadas en su política monetaria.

 

El impacto de las políticas de la Fed puede ser especialmente desafiante para los países más vulnerables. En lo últimos meses, los mercados emergentes con una alta deuda tanto pública como privada, una alta exposición al riesgo de cambio y una balanza de pagos más baja ya han notado cambios en el valor de sus divisas por el movimiento del dólar. “La combinación de un crecimiento más lento y vulnerabilidades elevadas podría crear bucles de adversos para dichas economías”, sostiene el banco.

 

El fondo recomienda a los mercados emergentes con fuerte presión inflacionista o con instituciones más débiles que actúen de forma suave para que la moneda se devalúe. Por ello, instó los bancos centrales a comunicar de manera clara y consistente sus planes para endurecer la política.