26 Jun 2022 | 01:27

Líder en información económica del deporte

Entorno

Las jugadoras del US Soccer reclaman 66 millones de dólares por discriminación

Las jugadoras, vigentes campeonas del mundo, presentaron una demanda el pasado jueves porque el convenio da más derechos a los hombres que a las mujeres, pese a que ellas generan más ingresos.

Palco23

24 feb 2020 - 12:14

Las jugadoras del US Soccer reclaman 66 millones de dólares por discriminación

 

 

La Selección de fútbol de Estados Unidos también quiere ser líder en la lucha por la igualdad de género. Las futbolistas presentaron el pasado jueves una demanda contra US Soccer en la que reclaman 66 millones de dólares al regulador de este deporte en su país por discriminación de género.

 

La reclamación forma parte de la demanda, que parte de los convenios colectivos que se firmaron de forma separada por parte de las selecciones masculina y femenina. Los mismos revelan más derechos para los hombres que para las mujeres, pese a que ellas cosechan mejores resultados deportivos y son el verdadero activo comercial del soccer estadounidense.

 

“A las jugadoras del Uswnt se les paga de forma diferente porque lo pidieron específicamente y negociaron un contrato completamente diferente al del equipo nacional masculino, a pesar de que se les ofreció, y rechazaron, un acuerdo similar de pago por juego durante las últimas negociaciones”, se ha defendido la Usff en un comunicado. “Su preferencia fue un contrato que proporciona beneficios adicionales significativos que la selección masculina no tiene, incluidos salarios anuales garantizados, seguro médico y dental, asistencia pagada para el cuidado de hijos, embarazo pagado y baja maternal, indemnización por despido, continuación del salario durante periodos de lesiones, acceso a un plan de jubilación, múltiples bonificaciones y más”, añade.

 

Molly Levinson, portavoz de las jugadoras, ha puesto en duda la versión del regulador, pues asegura que “en la negociación del acuerdo colectivo más reciente, la Ussf dijo repetidamente que el pago igualitario no era una opción, independientemente de la estructura salarial”. “La federación propuso una ‘estructura de pago por jugar’ con mejor paga en todos los ámbitos. En cada caso, para un partido amistoso o de competición, a las futbolistas se les ofreció menos dinero que a sus homólogos hombres. Esta es la definición misma de discriminación de género, y por supuesto las jugadoras lo rechazaron”, ha criticado.