22 May 2022 | 15:32

Líder en información económica del deporte

Entorno

La Rfef ficha como asesora a la secretaria general de la ACB tras 18 años en el cargo

La Real Federación Española de Fútbol ha fichado a Esther Queraltó como asesora, mientras que la liga de baloncesto aún espera suplir esta baja y la de tres altos cargos que abandonaron la entidad este verano.

La Rfef ficha como asesora a la secretaria general de la ACB tras 18 años en el cargo

Guillermo G. Recio

18 sep 2018 - 04:59

 

Queraltó supone la última salida de la ACB este verano, tras la llegada de Calleja como director general y Martín como presidente

 

 

Baile de sillas en los despachos del deporte estatal. La Real Federación Española de Fútbol (Rfef) continúa su puesta a punto tras la elección de Luis Rubiales como presidente, y lo hace incorporando más talento femenino. La entidad ha fichado a Esther Queraltó como nueva asesora externa, después de 18 años como secretaria general en la ACB, la liga profesional de baloncesto del país.

 

Según ha podido saber Palco23, Queraltó ya se ha incorporado a su nuevo puesto de trabajo en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, por lo que ha tenido que cambiar Barcelona por Madrid. Se trata de la cuarta mujer en la cúpula de la Rfef, ya que una de las primeras decisiones de Rubiales fue nombrar a Ana Muñoz como vicepresidenta para asuntos de integridad, y a María Dolores Martínez y Marisa González como vocales de la junta directiva. 

 

A ello se une la creación de una nueva área específica para la gestión del fútbol femenino, con el objetivo de dar “difusión a todas las actuaciones relacionadas con este deporte”. Al frente de este departamento está el vicepresidente de la Federación y presidente del comité nacional de fútbol femenino, Rafael del Amo.

 

 

 

 

Esther Gascón, que llegó a ser secretaria general, regresó al departamento jurídico de la Rfef tras ser sustituida por Andreu Camps al concluir las elecciones. Él sería el principal valedor de este fichaje para apuntalar el área jurídica, que en agosto se vio reforzada con el fichaje de Miguel García Caba, ex de Real Madrid y LaLiga, como director.

 

Esta no es la primera vez que Rubiales pesca en otros organismos deportivos para confeccionar su propio equipo. Entre sus fichajes también está Rubén Rivera, director de márketing de la federación y que ostentaba la misma posición en el sindicato de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). La federación también fichó Alfredo Lorenzo como nuevo responsable del departamento de integridad y seguridad, un cargo hasta ahora inexistente. El expolicía trabajaba en la misma posición en LaLiga, entidad que abandonó antes del verano.

 

En relación a Queraltó, desde la patronal de clubes de baloncesto, señalan que, a diferencia de las últimas salidas, ésta ha sido una decisión tomada por la propia abogada. Entre sus últimas tareas en la ACB, destaca la negociación del nuevo convenio colectivo con la Asociación de Basloncestistas Profesionales (ABP), que lideró desde la patronal como máxima ejecutiva en funciones y que produjo una tímida huelga de jugadores que estuvo a punto de rozar la Copa del Rey.

 


 

 

Este ha sido el verano con más movimientos dentro de la entidad, tras el nombramiento de José Miguel Calleja como director general y Antonio Martín como presidente de la ACB, se fichó a Ricardo de Diego como director de marca. Al mismo tiempo, con la nueva dirección en marcha, una de sus primeras decisiones fue prescindir de tres de los directivos más veteranos de la entidad.

 

Se trata de Gerard Freixa, director financiero y de eventos desde 2006; Jordi Cañellas, director de márketing y patrocinios durante los últimos ocho años, y Javier de la Chica, director del área de negocio y de márketing desde hace casi cuatro años. Con todas estas salidas, la ACB se prepara para una época de reconstrucción en la que los clubes deben formar parte.

 

Esa fue una de las principales razones de la elección de Calleja después de la dimisión de Francisco Roca, ya que el nuevo director general realizó una auditoría para acabar con los cargos duplicados y optimizar los recursos de una entidad que ingresa 29 millones de euros por temporada. De este escenario, Queraltó pasa a un organismo con una facturación de 160 millones por campaña.