Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Miércoles, 16 Octubre 201906:50:15

Buscador

;Menu
h Entorno

La Quiniela sigue sin ‘acertar’: retrocede a niveles de los años 90 por el ‘boom’ del juego online

La liberalización del mercado de apuestas deportivas en 2010 permitió la entrada de competidores privados, lo que produjo un punto de inflexión que marcó el declive de este tradicional juego, que hoy factura 213 millones de euros.

09 Ago 2019 — 05:00
Palco23
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

competidores privados, lo que produjo un punto de inflexión que marcó el declive de este tradicional juego, que hoy factura 213 millones de euros.

 

 

De las combinaciones de uno, equis o dos, a las cientos de opciones que ofrece el juego online de sus competidores. Hubo un tiempo en el que la máxima emoción de las apuestas deportivas era acertar el pleno al quince, pero ahora este tipo de envites apenas tiene relevancia en el sector de juegos de azar vinculados al deporte. Hoy, La Quiniela ha quedado sepultada por el smartphone.

 

Las ventas de La Quiniela y el Quinigol, explotados por Loterías y Apuestas del Estado (Selae), han caído un 60% en la última década, hasta 222 millones de euros, en 2017. ¿La razón? La escasa innovación y la entrada de operadores privados en 2010, según admitía la empresa pública en sus sucesivas memorias anuales.

 

El espectro de jugador de La Quiniela ha quedado reducido a una persona de mayor edad, con un vínculo por las apuestas clásicas, por lo que escapa de los consumidores más jóvenes, que optan por la libertad de juego que ofrecen los operadores privados. De hecho, al mismo tiempo que la apuesta deportiva pública se ha hundido, la privada ha triplicado sus ingresos, hasta 6.962 millones de euros, entre 2013 y 2018.

 

 

 

 

“Sigue en una línea de continuado descenso debido a la escasa innovación”, apunta Selae sobre su marca, mientras que las apuestas de los operadores privados han evolucionado para amoldar su oferta e incluir una enorme amalgama de combinaciones. La posibilidad de modificar las apuestas mientras discurren los partidos ha marcado el ritmo de aumento de una industria que no sólo crece en la Red. La pugna también está en las calles, donde los operadores privados cuentan con más de 3.000 establecimientos por toda España, mientras que Selae cuenta con una red comercial de 10.976 puntos de venta. Pese a que la apuesta deportiva pública triplica a la privada en locales, su tendencia es negativa porque no facilita los envites en línea.

 

Sin embargo, hoy los usuarios priorizan las apuestas online y, más concretamente, las que se realizan en directo, que representan el 68% del total de los envites deportivos. Mientras que estas se realizan desde el móvil, a cualquier hora y desde cualquier lugar, La Quiniela está sujeta a los horarios de los partidos, pues la participación debe hacerse horas antes del comienzo de la jornada. “La Quiniela sigue soportando la influencia de la competencia de las apuestas de contrapartida y de otra serie de factores relacionados con los premios, los horarios de los partidos, etc., por lo que ha vuelto a presentar descensos importantes en 2018”, indica Selae.

 

La limitación horaria de este juego se ha visto acrecentada con los últimos esfuerzos de LaLiga por abrir nuevas ventanas de audiencia en el extranjero, que han dado lugar a que se disputen encuentros los viernes y los lunes. Por el contrario, los operadores privados no tienen esta limitación, sus usuarios pueden apostar en cualquier momento y, además, hacerlo a cualquier deporte, mientras que La Quiniela se restringe al fútbol español.

 

 

 

 

La tendencia negativa se ha acelerado desde 2009, cuando el negocio del juego tradicional sufrió su primer retroceso, con una caída del 4,6%. Entonces facturaba 533 millones de euros y era el único operador autorizado en el territorio español. Los números de ese ejercicio serían un indicador de lo que estaba por venir, pero el punto de inflexión se produjo entre los cursos 2010 y 2011, con una caída del 22,5% hasta 391 millones de euros.

 

Ahora, las apuestas deportivas públicas apenas representaron el 2,4% del total de la facturación de Selae en 2017, que superó los 9.000 millones de euros. Esto demuestra que, peses al hundimiento de La Quiniela, el operador público de lotería no ha visto comprometida su situación económica. Para 2019, el histórico juego, que se remonta a los años 40, pretende llevar a cabo medidas para frenar su decrecimiento y recuperar usuarios perdidos.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@palco23.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Palco23 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

1 comentarios
ibon
12 Ago 2019 — 17:38
No se equivoquen, no cae la quiniela por el juego Online, la quiniela cae por que los premios son una auténtica mierda comparados con otros boletos y por si fuera poco, al premio que se anuncia hay que restarle el 20% porque el estado cobra el impuesto dos veces, así por que le sale de los cojo... y claro la gente dice... que juegue tu padre.
...