07 Jul 2022 | 09:20

Líder en información económica del deporte

Entorno

La otra ‘medalla’ de las federaciones: aumentan un 2,5% el beneficio pese a perder ingresos

Los organismos deportivos se aprietan el cinturón tras la reducción de la facturación hasta 151 millones de euros por la caída de las subvenciones y las ventas de patrocinio. Esta segunda partida suele crecer en año olímpico y a reducirse tras los Juegos.

Patricia López

23 abr 2018 - 05:00

La otra ‘medalla’ de las federaciones: aumentan un 2,5% el beneficio pese a perder ingresos

 

 

Con menos ingresos, pero con un alza en los beneficios. Así finalizaron 2017 las federaciones españolas, un año post-olímpico en el que sus cuentas se vieron condicionadas por la reducción de subvenciones y patrocinios, pero también por la disminución de los gastos de desplazamiento y personal. Sin tener en cuenta el negocio de la Federación de Fútbol (Rfef), estas entidades facturaron 151 millones de euros, un 2,3% menos que en 2016, un ejercicio en el que la cita olímpica provocó un alza del 11% en los ingresos.

 

Pese a la mejora, estas entidades aún no han recuperado la comba perdida por la crisis económica. En la última década, el presupuesto se ha reducido un 25,6%, en parte debido a las medidas de saneamiento y control del gasto que el Gobierno les impulso a partir de 2013. Estas políticas han dado resultado ya que en cuatro años se ha disminuido de treinta a once el número de federaciones con patrimonio neto negativo, entre las que, hasta 2016, se encontraban las de ciclismo, esgrima y boxeo, según datos del Consejo Superior de Deportes (CSD).

 

Además, aunque en 2008 se superaron los 200 millones de ingresos, también se encadenaron pérdidas año tras año. En la actualidad el conjunto de las federaciones ha finalizado el ejercicio en beneficios, según el informe elaborado por la subdirección general de deporte al que ha accedido Palco23. El estudio no recoge los datos de la Rfef, ya que se entiende que su dimensión desvirtúa las conclusiones globales, aunque también ha obtenido resultados positivos.

 

 

 

 

Como parte de las políticas de ahorro emprendidas, este segmento del sector cerró el año con un beneficio neto de 2,5 millones, un 7,9% más que el año pasado. La clave estuvo en la reducción del gasto y en el papel que han seguido jugando las instituciones públicas. La Administración fue el mecenas principal, con una aportación total de 64,4 millones, un 11,7% menos que el año anterior. No es un hecho puntual ya que en la última década las ayudas públicas al deporte se han reducido un 33,5%.

 

El CSD volvió a ser el organismo que más apostó por el deporte, con 50,9 millones de euros, que en 2018 se elevará a 54 millones de euros. Por su parte, las subvenciones del Comité Olímpico Español (COE) a través de las becas ADO se redujeron un 39,5%, hasta 5,3 millones de euros. No es excepcional que el año después de los Juegos Olímpicos esta ayuda se reduzca, ya que es una tendencia habitual en cada ciclo.

 

Con todo, y en comparación con 2009 y 2013, el importe que el COE destinó al deporte olímpico fue inferior. Otras subvenciones procedentes de las comunidades autónomas, ayuntamientos, diputaciones y las ayudas que la ONCE realizó al deporte paralímpico, se redujeron un 37,1%, hasta 8,2 millones de euros.

 

 

 

 

Al margen del apoyo de las administraciones públicas, las federaciones lograron generar el 57,3% de su negocio de forma autónoma. Es un porcentaje que ha ido aumentando en la última década en paralelo al descenso de las subvenciones. Sin ir más lejos, en 2008 las federaciones sólo generaban el 49,5% de sus ingresos.

 

“Tenemos que ser lo menos dependientes posible de las subvenciones públicas”, comentó en una entrevista a este diario el presidente de la Federación de atletismo, Raul Chapado, sobre el nuevo rumbo que han tomado los organismos para tener mayor autonomía financiera. De ahí que numerosas federaciones, como la de hockey o la de natación, hayan creado un departamento de márketing durante los últimos años.

 

Entre las principales líneas de negocio están las licencias y cuotas (29,74 millones, un 1,5% más), la celebración de competiciones (20 millones, un 0,69% menos), y la publicidad y los patrocinios (15,5 millones de euros, un 5,9% menos). Pese a esta reducción, la contención del gasto contribuyó a finalizar el año con resultado positivo.

 

 

 

 

¿A qué se destinó la inversión? Un 72,7% del presupuesto fueron gastos deportivos, mientras que un 27,3% se destinó a mantener la estructura. La partida de personal fue una de las que más se redujo, con once empleados menos, para un total de 694 personas y 29 millones de euros (-14,7%). Desde 2007 el gasto de personal se ha reducido un 10,3%. Donde más ha afectado el tijeretazo ha sido en gastos de viajes de deportistas¸ staff, material y órganos de gobierno, con un descenso del 65% en diez años, hasta 30,5 millones.

 

Ahora que el CSD ha abierto un plazo de consulta a los actores deportivos sobre cómo debería ser la futura Ley del Deporte, las federaciones han hecho llegar al Gobierno sus propuestas, la mayoría de ellas enfocadas a la creación de políticas que contribuyan al aumento de los ingresos desde la vía privada. “La solución no es aumentar el dinero público, sino atraer patrocinadores con una Ley de Mecenazgo que tenga en consideración a las empresas que ayudan al deporte”, explicó Alejandro Blanco, presidente del COE, a este diario. ¿Tendrá en cuenta el Gobierno estas propuestas en la elaboración del nuevo marco jurídico?