Entorno

Business Women Empowerment

La mujer pierde terreno en deporte en 2022 después del ‘boom’ post-Covid

A cierre de 2022, las actividades deportivas, recreativas y de entretenimientos contaban con 93.100 empleadas, lo que supuso un 37,5% del total de trabajadores y un 2% menos que en 2021, año en el que se disparó a doble dígito.

La mujer pierde terreno en deporte en 2022 después del ‘boom’ post-Covid
En 2017 se volvió a registrar un récord y en el sector ya había 82.200 empleadas que representaron un 41,6% del total y, de hecho, un año más tarde se registraron 83.200 trabajadoras que representaron un 38,8%.

M. L-E.

08 mar 2023 - 05:00

La mujer retrocede en el deporte. A cierre de 2022, las actividades deportivas, recreativas y de entretenimientos contaban con 93.100 empleadas, lo que supone un 37,5% del total de trabajadores y dos puntos menos de lo que copaba en 2021, según la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada en el Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

En 2022, había un total de 248.400 trabajadores en el sector del deporte, 155.300 de ellos hombres. Frente a la caída de las ocupadas, los hombres ocupados pulverizaron su récord desde el inicio de la serie, con un crecimiento interanual del 16,9%.

 

 

Virginia Calvo: “La industria de los eSports necesita a la mujer en todos los aspectos”

 

 

Concretamente, a cierre de 2022, había 1.900 trabajadoras menos en términos absolutos mientras que hubo 26.300 ocupados hombres más. En 2021, la mujer representaba un 42,4% del total con 95.000 empleadas, cuando hubo un total de 224.000 trabajadores y la mujer registró su máximo histórico, habiéndose disparado un 20,2% frente al ligero crecimiento del 2,6% de los hombres.

 

Por otro lado, a cierre de 2020, hubo un total de 79.000 empleadas, que representaron un 38,6%. En términos porcentuales, tanto hombres como mujeres rebajaron su ocupación en el sector con el Covid-19, con una caída del 12,7% y un 10%, respectivamente, pero la mujer resistió relativamente mejor.

 

 

Antes del estallido de la pandemia, a cierre de 2019, esta cifra era de 87.800 empleadas, representando un 38,3% del total. Antes del Covid-19, las trabajadoras llevaban aumentando cuatro años consecutivos, con un crecimiento estabilizado

 

El empleo masculino en el sector llevaba otra evolución, ya que en el año antes de la pandemia había 141.500 ocupados, lo que había representado un crecimiento del 7,2%, pero creciendo sólo por segundo año consecutivo. En 2017, el empleo masculino cayó un 9,7%, rompiendo una trayectoria ascendente de cuatro años. En toda la serie, hasta el Covid-19, sólo cayó en dos ocasiones.  

 

 

 

 

En 2008, el año que estalló la crisis financiera, había 76.000 ocupadas, que, sin embargo, representaban un 45,5% del total. Desde entonces, la cifra de empleadas fue decreciendo hasta 2014, cuando se registraron 77.600 empleadas a cierre del año con un crecimiento interanual del 16,5% y que representaron un 41,3% sobre el total.  

 

En 2017 se volvió a registrar un récord y en el sector ya había 82.200 empleadas que representaron un 41,6% del total y, de hecho, un año más tarde se registraron 83.200 trabajadoras que representaron un 38,8%.

 

En cuanto a la población activa, en 2022 había 108.100 mujeres en el sector, que representan un 38,4% del total. Esta cifra está por debajo de 2021, cuando hubo 400 mujeres activas más; hasta 106.100 personas, que representaban un 42,5% del total.

En el año del Covid-19, por otro lado, había 101.300 mujeres activas, que representaron un 39% del total, por encima de las 100.800 mujeres activas de 2019 y que eran un 37,6% del total, cuando se batió, por primera vez en la seria, la barrera de 100.000 personas activas.