21 May 2022 | 04:58

Líder en información económica del deporte

Entorno

La inflación golpea al deporte con una subida histórica de precios en Europa y Estados Unidos

El IPC de equipamiento deportivo alcanzó cifras récord a cierre de febrero en los principales mercados europeos como Alemania (con un alza del 14,5%). El dato está por encima del IPC general europeo, que registró un alza del 6,2%.

La inflación golpea al deporte con una subida histórica de precios en Europa y Estados Unidos
El IPC deportivo del EEUU ascendió un 7,1% interanual, registrando máximos históricos en el territorio

A. Ferrer

21 mar 2022 - 05:00

El deporte encara el curso con una subida de precios histórica. El sector, que tradicionalmente había destacado por tener una inflación moderada, encara ahora una situación inédita. Después de que las tensiones comenzasen ya el año pasado, con una subida de precios de materias primas y logística, acrecentada por disrupciones en la cadena de suministro, algunas compañías de equipamiento deportivo como Adidas o Skechers han encontrado una única solución para afrontar sus problemas: subir precios.

 

Ahora se añade todavía más presión por el estallido de la guerra en Ucrania, que ha disparado los costes energéticos y ha tensionado aún más la supply chain. La electricidad ha llegado en marzo en España a su máximo histórico, alcanzando los 547 euros el megavatio por hora el pasado 8 de marzo. El barril de petróleo estaba el pasado 11 de marzo a 118,46 euros, frente a los 94,21 euros de febrero, mientras que el precio de la gasolina encadena ya su séptima semana consecutiva de récord.

 

En febrero, justo después del estallido de la guerra (que ha actuado como catapulta de los precios de la energía), el Índice de Precios al Consumo (IPC) de los equipos para deporte (en el que se encuentran productos como las raquetas de tenis) anotó su mayor alza desde el comienzo de la serie estadística en enero de 2017, con un incremento del 3,6%.

 

Dentro del sector deportivo en España, la fabricación de bicicletas fue el motor de la inflación, con un alza del 6,7% respecto al año anterior. A pesar de ir reduciendo ligeramente su encarecimiento en los últimos tres meses, la fabricación de este tipo de artículos se mantiene desde hace tres años por encima de la tasa del 6,5%.

 

 

 

 

El IPC del sector deportivo en Europa también ha seguido los pasos del mercado español, registrando cifras cada vez más elevadas, pero en este caso superando incluso la inflación general. En febrero, el IPC de equipamiento deportivo se elevó un 7,4% respecto al mismo periodo de 2021, si bien países como Alemania dispararon sus precios marcando máximos históricos, registrando un alza interanual del 14,5%.

 

Una tendencia similar ocurre a escala general, ya que, a cierre de febrero, el IPC general europeo se situó en el 6,2%, la cifra más alta de los últimos dos años. Además, la inflación registró un alza de prácticamente cuatro puntos porcentuales en apenas siete meses. 

 

 

 

 

 

Algo similar ha ocurrido en Estados Unidos, donde el IPC general registró a finales de febrero un alza del 7,9% respecto al mismo mes de 2021. El mismo camino siguió el IPC deportivo del país, que ascendió un 7,1% interanual, registrando máximos históricos en el territorio, de la misma forma que los vehículos deportivos (incluyendo bicicletas) y el equipamiento deportivo, ambas con alzas interanuales del 8,1% y del 5,5%, respectivamente.

   

“Un mix positivo de los canales en los que operamos, un incremento de precios y un desarrollo positivo en las divisas ayudarán a contrarrestar la subida significativa de costes en la cadena de aprovisionamiento”, señalaba el grupo alemán Adidas a principios de mes tras presentar sus resultados anuales.

 

El grupo alemán no es el único que ha recurrido a esta medida para proteger su margen. Fast Retailing, matriz de Uniqlo, fue la primera gran empresa en anunciar abiertamente que subiría sus precios para contrarrestar la presión de los costes de materias primas y transporte el pasado enero.

 

Por su parte, Skechers se vio obligada a “realizar una subida de precios unitarios y de la media de precios de venta” como consecuencia del incremento de los costes. Pese a ello, la compañía tiene previsto alcanzar unas ventas de 10.000 millones de dólares en 2026.