Líder en información económica del deporte

Entorno

La Comunidad Valenciana lima el taco del billar y copa el 30% de las licencias en España

Una tradición de orígenes inciertos, pero de pasado noble, ha cambiado los casinos por los clubes. Ahora, el levante español aglutina el grueso de los practicantes de España, con 750 jugadores, pero sólo un 7% de jóvenes.

La Comunidad Valenciana lima el taco del billar y copa el 30% de las licencias en España
En toda la comunidad hay cuarenta clubes dedicados al billar de carambola y siete dedicados al billar de modalidad pool.

Albert Martínez

12 sep 2022 - 05:00

La Comunidad Valenciana se sube a la mesa del billar y aglutina el grueso de los federados de España. En la región del levante español las licencias de billar copan el 30% de los federados de todo el país, con 750 fichas y 47 clubes repartidos por la comunidad, que aguantan una tradición venida a menos.

 

Aunque son inciertos los orígenes del billar, hay indicios históricos de que Cleopatra gustaba de un juego basado en golpear bolas unas con otras en el antiguo Egipto, un deporte que se practicaba en el exterior y sobre el suelo, con un concepto muy parecido al que hoy conocemos como el billar.

 

Con la introducción de la mesa de billar en el siglo XV, gracias al ebanista de la corte francesa de Luis XII, el juego cambió y se convirtió en una recurrente actividad de ocio de la realeza y las clases de la alta sociedad. Las mesas de billar de madera se convirtieron en obras de arte y estas se adornaban con piezas de marfil e iconología militar. Poco a poco, se convirtió en un juego popular en toda Francia.

 

A lo largo del Siglo XIX también se popularizó el juego en España, y entonces ya coexistían las dos modalidades principales a las que se juega hoy en día: el billar de carambola o francés y el billar americano o poolCataluña y Valencia se situaron como las dos comunidades donde este deporte aglutinó más practicantes. La sociedad se reunía en casinos para jugar al billar mientras se bebía y charlaba, entre el humo de los puros y la música de baile. En la actualidad, los casinos donde se practicaba el billar en la Comunidad Valenciana han pasado a ser clubes con instalaciones propias, regulados por la constitución de entidades deportivas.

 

 

La Federación de Billar de la Comunidad Valenciana (Fbcv) cuenta con un presupuesto de 50.000 euros, el más elevado de todas las federaciones de billar del país. Sin embargo, uno de los grandes reveses del billar en el levante español es la dificultad para conectar con la gente joven, ya que los menores de 21 años sólo representan el 7% del total de practicantes en la región, donde la edad media se sitúa en 44 años. Debido a que el billar es un juego que puedes practicar hasta una edad avanzada, hay federados que sobrepasan los ochenta años, lo cual también supone una ventaja para la federación. “Cuando consigues a un federado, lo tienes para toda la vida: la edad no reduce la habilidad en este deporte”, aseguran fuentes de la Fbcv, a Palco23.

 

Para promover la actividad del billar entre los más jóvenes, la federación de la comunidad valenciana realiza una actividad desde 2016 llamada Billar a l’escola, que cuenta con diferentes actividades para acercar el deporte a los niños. Una es colocar una mesa permanente en los colegios, y la otra, que dos días al curso se realice una visita a un club de billar. Asimismo, en las ferias de los pueblos se construye un stand desmontable para que quienquiera pueda limar el taco y buscar una carambola.

 

A través de convenios con el Ayuntamiento de Valencia, el billar también goza de promoción. Y es que cada fin de semana en el que haya carreras o marchas populares se ofrecen actividades para incrementar la participación del billar, con dos carpas y dos mesas donde se ofrecen exhibiciones con profesionales, además de clases y participación a quienquiera practicar o recabar información.

 

 

Otra de las fundaciones que contribuye a la promoción de esta práctica es Trinidad Alfonso, la organización de Juan Roig, dueño de Mercadona, para promover el deporte en la Comunidad Valenciana. A través de un convenio con los colegios de la región, la Trinidad Alfonso organiza actividades llamadas els esports al cole, y una de las principales prácticas es la del billar. Asimismo, la organización de Roig equipa a la selección de la comunidad sufragando los gastos en equipamiento.

 

La Conselleria de Educación y Deporte de la Comunidad Valenciana también cuenta con una línea de actuación para los clubes de élite. Asimismo, existe otra subvención para la promoción de eventos deportivos de carácter nacional dentro de la comunidad. Sólo en los últimos años la comunidad ha acogido eventos como el campeonato de Europa de billar artístico o el de billar a tres bandas, por los que recibió subvenciones cercanas a 10.000 euros. Ahora, Valencia se viste de gala para acoger a final de año el campeonato europeo femenino de billar a tres bandas.

 

Actualmente, en toda la comunidad hay cuarenta clubes dedicados al billar de carambola y siete dedicados al billar de modalidad pool. El grueso de los federados en la Comunidad Valencia se concentra en Alicante y Valencia, que copan el 80% de los clubes del territorio, donde destacan los clubes pioneros Club Billar Ateneo, el Club Billar de Valencia o el Alacant Betis Florida.

 

 

Desde el Club Billar Ateneo, que cuenta con una de las instalaciones más grandes de la comunidad, con biblioteca, restaurante y sala recreativa, expresan su preocupación por el futuro del billar. “Somos cincuenta federados y sólo uno es joven… Esto se extingue, no hay nada que hacer”, asegura Santiago Iglesias, miembro de la junta directiva del club. “Hay clases y cursos para enseñar y promover, pero nada, no sirve de nada”, lamenta el directivo.

 

Pese a que la Fbcv ingresa casi todo el montante de su dinero por las subvenciones de Ayuntamiento y Conselleria, también cuenta con pequeños patrocinadores del sector del billar: empresas de tacos o mesas se anuncian, sobre todo, en los campeonatos que se organizan en el territorio. Tampoco hay acuerdos para la retransmisión televisiva y cada club debe retransmitir por Youtube los campeonatos en los que participa. De los ingresos que recibe cada año la federación, 30.000 euros corresponden a subvenciones y 20.000 euros a cuotas federativas.

 

Las principales competiciones en la región son la División de Honor y la primera división internacional, una suerte de campeonatos regulares, con un circuito por toda España de cinco pruebas anuales. Autonómicamente, la competición clave en la región es la modalidad pool, que se celebra en Valencia cada dos años.