24 Ene 2022 | 12:55

Líder en información económica del deporte

Entorno

La Audiencia Nacional desbloquea cuentas de Rosell para pagar deudas

El expresidente del Barça solicitó la medida para afrontar gastos pendientes, como la nómina de dos empleadas o la liquidación de impuestos.

Palco23

11 sep 2017 - 17:03

Sandro Rosell podrá hacer frente a diversos pagos que no podía acometer desde hace semanas. La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha dado la razón al expresidente del FC Barcelona, que solicitaba el desbloqueo de parte de sus cuentas para poder satisfacer diversos pagos que tenía pendientes. Entre las deudas, figuraba el pago de las nóminas de dos trabajadoras, las cuotas de dos hipotecas y la liquidación de sus impuestos.

 

Esta medida había sido rechazada por la jueza instructora Carmen Lamela, que le negó el desbloqueo del embargo de su patrimonio y le recordó que su responsabilidad pecuniaria puede alcanzar los 58 millones de euros. Por el contrario, el empresario catalán alegaba que el dinero embargado (24.798.924 euros) es superior a la cifra que se le acusa de haber blanqueado (14.973.328 euros). Rosell también pidió que se retirara el embargo de tres fincas que tiene alquiladas para poder así afrontar la manutención y el colegio de su hija menor y la universidad de la mayor.

 

Según el criterio de la juez, si tiene capacidad para realizar inversiones en el extranjero “no puede aceptarse que los bienes embargados o retenidos sean los únicos con los que contaba el investigado” para hacer frente a esos pagos. Por eso, los magistrados sí mantienen el embargo sobre los depósitos que tiene en Luxemburgo.

 

Rosell se encuentra en prisión desde antes del verano, después de que el 25 de mayo se le decretara prisión incondicional por riesgo de fuga. Al exdirectivo blaugrana se le acusa de haber simulado la venta de su empresa Bonus Sports Marketing (BSM) para cobrar 6,6 millones de euros, se sumarían a 8,3 millones que recibió en una cuenta de Andorra y que se vinculan a sus contratos con a Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).