05 Dic 2021 | 06:13

Líder en información económica del deporte

Entorno

Isabel Pérez (Ufec): “El Gobierno debe hacer un esfuerzo para profundizar más en la Ley del Deporte”

La secretaria general de la entidad pone el foco en cuestiones como reforzar el papel de la mujer en cargos directivos del ámbito deportivo o en la importancia de aprovechar los recursos de las categorías profesionales para mejorar las condiciones de las organizaciones federadas. 

M. L-E.

07 oct 2021 - 04:42

Isabel Pérez (Ufec): “El Gobierno debe hacer un esfuerzo para profundizar más en la Ley del Deporte”

 

 

 

Isabel Pérez es secretaria general de la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (Ufec). En julio, el Gobierno sacó a información pública el anteproyecto de la Ley del Deporte con el fin de que entidades interesadas puedan realizar sus aportaciones y construir así una regulación que contente al legislativo y a las organizaciones implicadas. En esta línea, la Ufec anunciará próximamente las aportaciones que realizará. En concreto, Pérez pone el foco en cuestiones como reforzar el papel de la mujer en cargos directivos del ámbito deportivo o en la importancia de aprovechar los recursos de las categorías profesionales para mejorar las condiciones de las organizaciones federadas. 

 

 

Pregunta: A grandes rasgos, ¿cuáles son las principales carencias a las que tiene que dar respuesta la nueva Ley del Deporte?

Respuesta: Hay tres ámbitos: jurídico, económico y social. El primero tiene que dar coherencia al sistema jurídico deportivo, porque hay tensiones entre lo público y lo privado; el segundo, tiene que solucionar cómo el deporte espectáculo tiene que financiar el deporte base; mientras que el tercero tiene que servir para introducir el papel de la mujer directiva en sus estructuras.

 

P.: ¿El proyecto del Gobierno da solución a estas carencias? ¿Qué falla?

R.: Debe hacer un esfuerzo para profundizar más. El camino empieza por reconocer a la parte privada. En el aspecto económico, hay que reconocer la necesidad de financiación del deporte estatal para poder llegar a la base, en igualdad. También tiene que haber un cambio en la parte de deportistas y prácticas igualitarias y hacer un esfuerzo en la parte directiva para introducir a la mujer.

 

P.: ¿La ley es capaz de corregir las desigualdades existentes en el sector del deporte y crear los instrumentos necesarios para que el deporte crezca en todos los niveles?

R.: La ley genera una buena inercia, pero no lo soluciona. Contempla ciertos organismos de coordinación interterritorial, pero en estos falta una voz principal: la de clubes y federaciones autonómicas.

 

P.: ¿Es una decisión correcta eliminar la obligación de transformarse en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) para la participación en competiciones oficiales profesionales de ámbito estatal?

R.: Es una decisión sincera porque el sistema SAD no ha sido un éxito. Se planteó para procurar una seguridad económica en los clubes de las ligas profesionales, pero 30 años después se sigue sin poder justificar la decisión. Además, hay cuatro clubes que quedaron al margen.

 

 

 

 

P.: ¿La ley del deporte se adapta a las problemáticas o conflictos surgidos tras el Covid-19?

R.: La problemática es el deporte. El Covid-19 lo que ha generado es agujeros en los presupuestos y lo que se necesitan son ayudas extraordinarias. La ley puede ayudar en la financiación.

 

P.: ¿La conflictividad en el deporte ha ido al alza por el Covid-19? 

R.: La conflictividad entre federaciones vino por la licencia única aprobada en 2016. Se hizo un paso atrás y se pusieron problemas en las infraestructuras que no había antes.

 

P.: ¿Qué deportes se han visto más afectados por problemas legales o conflictos?

R.: No depende de la modalidad. Los conflictos se producen cuando las estructuras territoriales no están bien entendidas, si una federación autonómica no entiende que una federación territorial es su aliada. Si no se entiende que tiene que haber una colaboración para hacer más grande el deporte se produce una pugna para ver quién genera más recursos.

 

 

 

 

P.: En un sector en el que las mujeres ocupan pocas posiciones directivas ¿es la paridad de género una prioridad en el proyecto de ley?

R.: Debería ser una prioridad y así lo intenta la ley. Sin embargo, se proponen cuotas en las juntas directivas, pero no son órganos electos, sino de confianza del presidente. La ley viene a poner una solución parche sobre una realidad que necesita una restricción mayor para que la igualdad se convierta en realidad. Se debería valorar si el sistema presidencialista de las entidades es el correcto para garantizar la igualdad de género. La solución pasa por plantear una colegiación de los órganos electos de las federaciones españolas.

 

P.: ¿Hay que limitar los mandatos federativos?

R.: Deben ser los miembros de las federaciones quienes lo decidan.

 

P.: ¿Cuáles son las principales aportaciones que realizará la Ufec a la ley?

R.: La Ufec quiere garantizar que el deporte autonómico, de base, que es el que gestiona, tenga los recursos necesarios y no haya invasiones de competencias; que los instrumentos que se diseñen sirvan para que de verdad lleguen los recursos al deporte nuclear. Esto se puede conseguir si los agentes implicados participan en los organismos de coordinación interterritorial o que se garanticen criterios de reparto. Actualmente, el Consejo Superior de Deportes (CSD) ayuda mucho a las federaciones estatales, pero no pone como condición que las ayudas lleguen hasta abajo.

 

P.: ¿Cómo se pueden aprovechar los recursos de las categorías profesionales para mejorar las condiciones de las organizaciones federadas?

R.: Profesionalizando las estructuras de abajo. El 75% de los clubes humildes se nutren del voluntariado. Los recursos deben destinarse a una estructura profesional y con plena responsabilidad en la gestión, además de políticas de transformación digital.

 

 

 

 

P.: ¿La nueva ley mejora las condiciones a la hora de tributar a los árbitros? ¿Cuál tiene que ser el camino?

R.: Hasta ahora, era una figura administrativa, de función pública, la policía del deporte. La ley regula las relaciones de carácter laboral y eso puede ser una decisión sincera y coherente, pero hay que ver qué impacto tendrá en las estructuras, porque habrá un aumento del coste.

 

P.: ¿Está ley da más pasos en cuanto a la profesionalización de otros deportes?

R.: Abre la puerta a reconocer otras ligas. Los reconocimientos tienen que ir de la mano de las federaciones porque si no aparecen los conflictos. El reto pasa por que las ligas profesionales puedan ser a imagen y semejanza de lo que una federación necesite.

 

P.: ¿Se deberían incluir los eSports en la ley del deporte?

R.: Las leyes no reconocen realidades, sino que las regulan. Los eSports son una realidad, pero necesitamos saber si hay que regularlo como deporte o como práctica social. El deporte actual necesita hacer una evolución antes de aspirar a introducirse en otros ámbitos. Por ahora, hay que solucionar cuestiones como los derechos laborales o las tributaciones de los gamers