17 May 2022 | 23:14

Líder en información económica del deporte

Entorno

I. Iturbe (Bilbao Basket): “El aficionado que nos dejó por las restricciones es recuperable”

El baloncesto español se ha visto afectado por las restricciones impuestas para frenar los contagios por Covid-19. Isabel Iturbe, presidenta de la entidad, considera que han tenido que reinventarse para mantener el espectáculo.

I. Iturbe (Bilbao Basket): “El aficionado que nos dejó por las restricciones es recuperable”
"El baloncesto es un deporte muy dinámico, no sólo en la pista, no sólo a nivel deportivo sino también a nivel de espectáculo".

Miquel López-Egea

23 feb 2022 - 05:00

El deporte ha sufrido las consecuencias del Covid-19 y el baloncesto ha tenido que buscar nuevos métodos para impulsando su negocio y su espectáculo. Isabel Iturbe, presidenta del Bilbao Basket, club que disputa sus partidos en la ACB, considera que “hay que seguir creyendo en este negocio y en este espectáculo, ya que los valores del deporte se siguen manteniendo y se sigue creyendo en ellos”. En esta situación, las entidades han tenido que reinventarse y buscar cabida a los aficionados y a los patrocinadores, valorando también la apuesta de las administraciones.

 

Pregunta: ¿Cómo ha impactado el Covid-19 en la industria del deporte? ¿Cómo esta terminando de afectar la variante ómicron?

Respuesta: Como en cualquier otro sector, en el que precisamos de la gente, el deporte y el baloncesto es un mundo de espectáculo y nos nutrimos de nuestros aficionados, para lo bueno y para lo malo. Nos hemos visto afectados por el tema de ticketing y abonos, y hemos tenido que rehacer esa parte.

 

P.: ¿Con la variante ómicron y las restricciones, es más complicado el panorama?

R.: Es complicado empezar la temporada primero con un 30% de aforo, luego con un 40%, crees que va a ir escalonadamente subiendo, llegamos a un 80% y en enero de 2022 volvemos al 50%. Debemos tener la capacidad de poder reaccionar ante las circunstancias sanitarias en las que nos encontramos, pero no está siendo nada fácil, sobre todo porque se genera un cambio de hábito en nuestros aficionados e interrupciones y existe miedo dentro de la sociedad. Está costando que la gente siga animándose.

 

P.: ¿Qué fortalezas y debilidades tiene el baloncesto como espectáculo hoy en día? ¿Cómo se puede hacer el espectáculo del baloncesto más atractivo a pesar de las circunstancias actuales?

R.: La fortaleza que tenemos son los pabellones con público y estamos en este impás. Seguimos creyendo en este negocio y en este espectáculo, los valores del deporte se siguen manteniendo y seguimos creyendo en ellos. Tenemos la debilidad de que es un deporte indoor que nos conlleva unas restricciones mayores que los deportes al aire libre y tenemos cierta presión por el deporte rey que se está comiendo a nuestros futuros aficionados.

 

P.: ¿Cómo se puede potenciar el baloncesto femenino en Bilbao? ¿Cómo se puede explotar en términos de visibilidad, espectáculo y negocio?

R.: En Bizkaia contamos con un equipo de élite, que es el Gernika y es nuestro referente. Bilbao y Bizkaia somos uno, y el Gernika es el equipo femenino de referencia. El baloncesto está muy feminizado, en Bizkaia tenemos más de 13.000 fichas federadas y hasta los 16 años, dos de cada tres son niñas que juegan a baloncesto, por lo que tenemos una cantera importante. Desde el Bilbao Basket tenemos un convenio con Gernika en el que apoyamos al baloncesto femenino y una vez al año solemos realizar un partido conjunto, primero juega Gernika y luego el Bilbao Basket en el Bilbao Arena y vamos de la mano en ese sentido. Todo el apoyo que sea para el baloncesto femenino directo o indirecto es parte de nuestra afición y de lo que es el deporte y el baloncesto.

 

P.: ¿Los jóvenes consumen baloncesto más allá de practicarlo?

R.: Lo jóvenes consumen baloncesto. Se consume mucha NBA, se consume ACB y aquí, en Bilbao, tenemos una base importante de jóvenes que practican el básquet. A partir de los 16 años tenemos el problema con nuestras féminas que abandonan el deporte, pero se iguala con los chicos que acaban practicándolo. A nivel de información, a nivel de seguir el baloncesto, en Bilbao se sigue el baloncesto.

 

P.: ¿Cómo se puede aumentar la base del baloncesto?

R.: A base de estar, de seguir dando buenos resultados, de seguir dando buena imagen y de seguir creciendo en lo que es el deporte y sus valores.

 

 

 

 

P.: Tras el Covid-19, ¿se está prestando una mayor atención por el deporte como entretenimiento?  

R.: Tienes que reinventarte, como ha pasado en muchos sectores, no puedes seguir con lo que era habitual hasta el momento. Dejas de tener público y tienes que seguir alimentando y creciendo, dando los resultados que vas teniendo en la cancha y viendo a ver cómo los sigues reflejando y sigues manteniendo esa ilusión por el deporte. Optimizas muchos recursos y sigues ofreciendo lo que es el mundo del baloncesto a nivel de medios, a nivel de redes tanto online como offline.

 

P.: Bilbao Basket es un club con una base importe, pero ¿cómo de importante es esta base para el negocio del baloncesto y para el club?

R.: En equipos modestos, la parte del abonado y del ticketing supone un tercio de nuestros ingresos. Lógicamente, es algo que cuidamos mucho y les tenemos muy presentes, es parte de nuestros pilares. Está el abonado y al margen de eso, está el tema del aficionado que viene de vez en cuando, no toda la temporada, pero que es muy frecuente. Es el seguidor de básquet y tenemos muchos. Para nosotros, la parte de ingresos del abonado es vital en todo este negocio.

 

P.: El seguidor del baloncesto ha sido el más damnificado por las restricciones, ¿le preocupa de cara al futuro que este aficionado se pueda desenganchar?

R.: De cara al futuro no me preocupa, porque es totalmente recuperable. Estamos pasando ahora un periodo crítico en el sentido de que el ir subiendo de aforo y hemos decaído y la gente va cambiado de hábitos. Nosotros tenemos un abonado fiel, aproximadamente el 50% de nuestros socios vienen en familia, un concepto que tenemos muy claro y a cuidar. Luego, tenemos un porcentaje muy alto de gente que lleva con nosotros muchos años. Sí que estamos en un periodo de seguridad, de miedo, de cambios, pero, tenemos, como en otros deportes, un target de gente de 18 a 30 años que no es abonado pero viene de vez en cuando y nos sigue en cuanto a resultados. No se compromete a venir todos los fines de semana, pero luego cuando tienen la familia vuelve al campo. El que ha sido de baloncesto, será de baloncesto.

 

 

 

P.: Hasta su prohibición, el club contaba con una casa de apuestas dando nombre al equipo. ¿Cómo considera que ha afectado la ley al deporte?

R.: El deporte era un sector muy interesante para las casas de apuestas. La ley ha supuesto que no puedan colaborar o ser partner de los equipos y nos hemos tenido que buscar otro tipo de patrocinador. Sin embargo, nos ha venido bien mutuamente. Al Bilbao Basket nos ha acompañado RetaBet durante todos estos años, nos dio una seguridad y una tranquilidad increíble. Con ellos, llegamos a firmar un contrato a diez años que te da la estabilidad de contar con una hoja de ruta con un soporte importante detrás que nos ayuda a continuar.

 

P.: ¿Por qué no hay una mayor apuesta del patrocinio por el baloncesto? ¿Cómo se puede mejorar en este aspecto?

R.: Se podría mejorar fiscalmente. Muchas entidades utilizan sus fundaciones para utilizar el patrocinio como elemento fiscal y esto no debería de ser así. Una fundación debe tener sus fines fundacionales, que es para lo que son. El patrocinador o partner, el compañero de viaje que captemos para este proceso debería tener ese beneficio fiscal a la hora de patrocinarnos, sería algo que nos ayudaría mutuamente.

 

P.: ¿Hay que cambiar la legislación para favorecer el patrocinio?

R.: Sí, habría que cambiarla porque el patrocinador cuando se une a una marca o a unos valores, si existe ese apoyo en el que luego fiscalmente tienes un reconocimiento, para ambas partes nos vendría muy bien.

 

P.: Con el Covid-19, se ha puesto de manifiesto la dependencia del baloncesto de los pabellones y de la importancia del componente social como es en el caso del club. ¿Cómo se puede, a partir de ahora, diversificar los ingresos y seguir monetizando al aficionado en este contexto?

R.: El mundo del patrocinio ha cambiado y el patrocinador que apoyaba a su equipo porque era parte de la responsabilidad social ha evolucionado a una vinculación de marca con el club. Ahora el mundo del patrocinio acaba transformándose en experiencias. El patrocinador lo que quiere es acompañarte en el camino y busca experiencias, valores y proyectos conjuntos, desde el ámbito sostenible como en al ámbito social o en el digital.

 

 

 

 

P.: ¿Qué papel juega la tecnología?

R.: La tecnología para nosotros, dentro de nuestra hoja de ruta, es algo que no podemos dejar atrás. Los equipos modestos optimizamos muchísimo nuestro personal, nuestros gastos y nuestras actuaciones y la digitalización de cualquier pyme, como somos nosotros, es vital para seguir adelante.

 

P.: ¿Cómo se pueden generar ingresos a través de la tecnología?

R.: Se generan ingresos en el momento en el que tienes un CRM en condiciones, en el momento en el que tienes una vinculación y una digitalización de quiénes son tus socios, qué hábitos tienen, cómo les puede interesar a tus partners los aficionados que están en el campo. El big data y el proceso para poder llegar a ellos es lo que va a dar el cambio y el posicionamiento.

 

P.: ¿Qué puede hacer el baloncesto para crecer como negocio?

R.: Como cualquier otra empresa: digitalización, sostenibilidad y transparencia.

 

P.: ¿Y qué puede aprender del fútbol?

R.: Creo que ellos se están apuntando a muchas características nuestras, de cómo funcionamos, de lo dinámicos que somos, de la oferta que tenemos. Creo que el fútbol es un de deporte que por naturaleza lo tiene todo muy controlado porque los medios de comunicación así lo han decidido y hay un porcentaje altísimo de sus ingresos que vienen por derechos televisivos y no han tenido que mover tanto la cabeza y el ámbito de la innovación para poder seguir funcionando.

 

P.: ¿Bilbao es una ciudad de fútbol?

R.: Bilbao es una ciudad de fútbol, de baloncesto y de rugby. Tenemos público para poder practicar, ver y disfrutar en cualquier situación. Nos ha sucedido que han coincidido día y hora junto con el Atheltic Club de Bilbao y el carnet del Bilbao Arena no se ha quedado vacío.

 

P.: ¿Qué se puede imitar de la NBA o de otras competiciones de baloncesto?

R.: El baloncesto es un deporte muy dinámico, no sólo en la pista, no sólo a nivel deportivo sino también a nivel de espectáculo. Siempre estamos atentos a aquellas novedades. La NBA es el baloncesto estrella, de espectáculo puro y nos fijamos muchísimo. Es más, este año a la hora de diseñar las camisetas hemos cogido referencias y queremos dar esos toques distintos de una manera especial, pero hay que adaptarlo a nuestra comunidad, a cómo somos nosotros y ese transito hay que hacerlo de manera ordenada.

 

P.: Entonces, ¿no hay que imitar el modelo estadounidense de baloncesto?

R.: Hay que cogerse con lo mejor, con lo que nosotros consideremos que podemos coger. A nosotros nos sucede que hay gente que viene al campo, que no había venido nunca antes, pero que han estado en San Mamés y te dicen que esto es una americanada.

 

P.: ¿Qué ejemplos se pueden tomar de la NBA?

R.: Muchos. El espectáculo en sí, sus hábitos, el que no sea sólo el evento sino todo lo que reúne, pero siempre contando con lo que somos o lo que tenemos. El 50% de la gente que viene al Bilbao Arena vienen en familia y hay que darles alternativas.

 

 

 

 

P.: ¿Debe cambiar el modelo de competición para ganar aficionados y patrocinadores?

R.: No. Hay que seguir animando y apoyando. Hay que ser económicamente rentables. En el momento en el que seamos económicamente rentables y entendamos el sector del baloncesto como pymes que tienen que ser rentables en sí mismas, entonces tendremos cabida en cualquier liga.

 

P.: ¿Cuáles son las claves para un equipo modesto a la hora de buscar un equilibrio entre el componente deportivo y el económico?

R.: Controlar gastos, optimización de recursos y un buen acierto en la parte deportiva. Para ello necesitas tener ese acierto que se puede acompañar con gente profesional que está en este mundo y son quien van a dar las claves.

 

P.: ¿Cómo se gestiona un equipo para poder mantenerse en la parte alta teniendo en cuenta que hay otros grandes clubes que presionan un poco?

R.: Primero está el acierto. Económicamente sabemos con qué contamos y no podemos salir de ahí, porque entonces se desnivelaría el presupuesto. Contamos con un presupuesto para la dirección deportiva que organiza el equipo y tiene que haber acierto. Luego, debe haber un engranaje y el trabajo continuo y constante del día a día de tener esa paciencia y constancia y confiar en el proyecto que has hecho. Esa es la clave.

 

P.: En este último curso ha habido un componente que han sido las ayudas por parte del Consejo Superior de Deporte (CSD) al baloncesto que han servido para equilibrar esta situación derivada de los cierres. ¿Cómo valora el papel de la administración con el baloncesto y qué más puede hacer a escala estatal para poder ayudar al baloncesto profesional?

R.: Esas ayudas fiscales serían importantes y sobre todo a escala local, somos parte de esta tierra y nos sentimos parte de este territorio y la administración es un apoyo fundamental al baloncesto y al impacto que tenemos nosotros con nuestro territorio, tanto de gente que viene de fuera como nosotros mismos a la hora de movilizarnos y organizar este evento cada quince días. En el ámbito de la administración, tenemos el apoyo, tenemos el pabellón que pertenece al Ayuntamiento de Bilbao, pero que está a nuestra disposición, tenemos el apoyo de las instituciones más cercanas como es Diputación o Gobierno Vasco que consideran que somos una empresa que genera impacto. En el momento que estamos dentro de ese torno, cuentan con nosotros.

 

P.: ¿Qué deberes tiene el baloncesto en el país a corto, medio y largo plazo?

R.: Tenemos mucho recorrido de mejora, tenemos que llenar mucho más los pabellones, tenemos que cuidar mucho más nuestras canteras y seguir transmitiendo ilusión a la juventud, a nuestro aficionado. Tenemos que generar proyectos con nuestros partners, necesitamos a muchas personas y entidades que nos acompañen en este camino. Tenemos muchísimo por hacer y contamos con distintas líneas de ingresos para seguir manteniendo esto a flote siempre con la transparencia que nos ha caracterizado.