01 Oct 2022 | 19:38

Líder en información económica del deporte

Entorno

Escocia también se cierra: vuelve al confinamiento ante el avance de la pandemia

El Gobierno del país ha endurecido las restricciones ante el auge de los casos de contagios del coronavirus. Los ciudadanos sólo podrán salir de casa para trabajar, hacer ejercicio o comprar artículos de primera necesidad.

Palco23

04 ene 2021 - 16:34

Escocia también se cierra: vuelve al confinamiento ante el avance de la pandemia

 

 

Escocia también se cierra ante el auge de contagios de Covid-19. Nicola Surgeon, ministra principal de la región, ha anunciado el decreto del confinamiento estricto a partir de la medianoche de este mismo lunes. Los ciudadanos sólo podrán salir de casa para trabajar, hacer ejercicio o comprar artículos de primera necesidad.

 

Las restricciones se extenderán todo el mes, hasta el 31 de enero. El Ejecutivo escocés ha aplicado la medida ante el aumento de casos de contagios por coronavirus en la región. Por el momento, no se han establecido franjas horarias concretas para hacer deporte, aunque sólo de podrá ver a una persona de un núcleo de convivencia diferente.

 

Como parte del paquete de medidas, se impondrá el teletrabajo en todas las profesiones que puedan realizarse desde casa. Los colegios, por su parte, permanecerán cerrados en su mayoría hasta el próximo 1 de febrero, aunque los hijos de trabajadores esenciales podrán acudir a las aulas.

 

 

 

 

El Ejecutivo escocés ha dado respuesta así al avance de la nueva cepa del coronavirus, identificada por primera vez en Reino Unido antes de Navidad. El confinamiento estricto prohíbe, además, las entradas y salidas de la región sin causa justificada.

 

Según ha explicado Sturgeon en una comparecencia ante los medios, la mitad de los contagios de Covid-19 en Escocia corresponden a la nueva cepa del virus. La ministra principal ha apuntado que la situación es más preocupante que la primera ola de la pandemia por su agresividad y facilidad de contagio.

 

Escocia sigue así los pasos de Irlanda, que el pasado 31 de diciembre anunció la aplicación de un nuevo confinamiento duro con la segunda ola de la pandemia con el cierre de todas las actividades no esenciales.