17 Ene 2022 | 18:04

Líder en información económica del deporte

Entorno

El Gobierno salva los Juegos Mediterráneos de Tarragona con 10,5 millones adicionales y 2 millones de Loterías

Palco23

29 mar 2017 - 11:58

El Gobierno lleva varios días anunciando distintas inversiones en Cataluña, especialmente en el ámbito de las infraestructuras. Pero no todo va quedar ahí. El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha decidido dar finalmente el espaldarazo definitivo para que los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2018 puedan celebrarse, con la aportación de 10,5 millones de euros adicionales.

 

El anuncio lo ha realizado el director general de deportes del Consejo Superior de Deportes (CSD), Jaime González Castaño, en el marco de una reunión del comité organizador. La partida se incluirá en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017, y se complementará con los 2,5 millones de euros que ya se aportaron en 2016 para que se pudieran cumplir los pagos acordados.

 

En paralelo a esta inyección de dinero público, el Gobierno también aportará dos millones de euros adicionales a través del patrocinio de Loterías y Apuestas del Estado (LAE), que se ha convertido en uno de los principales aliados del deporte español en los últimos años: desde ayudas a las federaciones, al patrocinio principal de la Asobal para asegurar la viabilidad de las competiciones.

 

Todas estas acciones quedarán recogidas en un protocolo de colaboración con la organización de este importante evento internacional, sujeto a la tramitación y aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para el presente año, según ha explicado el ente que preside José Ramón Lete.

 

El CSD recuerda que, además de estas aportaciones directas, también se ha venido apoyando a los Juegos Mediterráneos con su declaración de Acontecimiento de Excepcional Interés Público. La misma permite que las marcas puedan obtneer exenciones fiscales de hasta el 90% de la inversión, a deducir directamente del Impuesto de Sociedades.

 

La organización aspira a captar 30 millones de euros de financiación privada, de la que por el momento no se ha conseguido el 50%. Repsol, CaixaBank y Damm apoyaron el evento con tres millones de euros cada una para figurar como socios oficiales, categoría para la que se aspira a encontrar un total de seis marcas que generen 18 millones. A ellos se les asegura un retorno de 3,4 millones, de los que 2,8 millones de euros proceden de la desgravación fiscal que concederá Hacienda al tratarse de un acontecimiento excepcional.

 

Por debajo están los patrocinadores oficiales como Movistar, El Corte Inglés y Borges, que pagarán 750.000 euros. Aquí es donde está el mayor problema, ya que se esperaba encontrar a diez compañías que en total aportarían 7,5 millones, con la promesa de que cada una obtendría un retorno de 1,3 millones, entre la desgravación fiscal y el impacto de marca.

 

En el último escalafón estarían los veinte colaboradores, que acostumbran a ser proveedores de servicios y productos, y que aportarían otros dos millones de euros. Y ahí por ahora sólo están la constructora Comsa, la empresa de transporte Plana, Agbar, Dow Chemical, Kyocera, Basf, Puerto de Tarragona, Joma y Sacyr.