Líder en información económica del deporte

Entorno

El deporte reduce a mínimos de 2012 su peso en el empleo con un 15% menos de trabajadores

El cierre de gimnasios y todo tipo de restricciones deportivas y la cancelación de eventos ha motivado un duro ajuste en las plantillas del sector.

Albert Ferrer

30 abr 2021 - 04:55

 El deporte reduce a mínimos de 2012 su peso en el empleo con un 15% menos de trabajadores

 

 

La pandemia ha pasado factura al empleo deportivo. La aportación de las actividades deportivas, recreativas y de entretenimiento al total del empleo en España ha caído por debajo del 1% por primera vez desde 2012. La crisis derivada del Covid-19, que ha comportado el cierre de instalaciones deportivos durante meses, ha acarreado un descenso del 15% del empleo en el sector, con 31.900 trabajadores menos.

 

En los últimos cuatro trimestres, el peso del empleo deportivo sobre el total del conjunto de la economía española se movió entre el 1,1% y el 0,9%, encontrando su mayor pico en el tercer trimestre de 2020, cuando el sector deportivo contó con 212.000 empleados entre sus filas.

 

Según los resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al primer trimestre de 2021, las actividades deportivas, recreativas y de entretenimiento comenzaron el año con 181.200 ocupados, lo que supone un descenso del 14,5% en relación mismo trimestre del año anterior, cuando había 213.000 trabajadores en el sector, un 1% sobre el total del empleo en el territorio español.

 

Por sexos, el grueso de la destrucción de empleo a principios de 2021 se produjo entre los hombres, con un 11,3% menos de empleados respecto al primer trimestre de 2020, es decir, 14.800 menos trabajadores, aunque continúan siendo mayoría en el sector del deporte.

 

 

 

 

A cierre del primer trimestre de 2021 había 115.400 hombres empleados en el sector, frente a las 65.800 mujeres activas. Un año antes, la cifra se situaba en 130.200 hombres y 82.900 mujeres.

 

El empleo registrado refleja una evolución similar. La pandemia se ha llevado por delante más de 30.000 puestos de trabajo en el sector, dejando el número medio de afiliados en 193.586 personas a cierre marzo de 2021, frente a los 225.397 que había en febrero de 2020, antes de que se decretase el estado de alarma en España, según datos de la seguridad Social.

En marzo, con la declaración del estado de alarma, el empleo registrado en el sector cayó un 4,4%, para desplomarse otro 7,2% en abril. En mayo, anotó otro descenso del 1% y en junio cayó un 3,4%. En julio, apoyado en la estacionalidad del sector, el empleo remontó, pero en agosto volvió a caer de nuevo.

 

 

 

 

Desde entonces se ha mantenido a la baja cada mes salvo en octubre, con un repunte del 4%, diciembre, con una subida intermensual de apenas el 0,4%, y marzo de 2021, con un avance del 2,2%, que no han sido suficientes para recuperar los niveles prepandemia. 

 

Al empleo destruido en el último año hay que sumar los 30.569 trabajadores del sector que se encontraban en diciembre afectados por una suspensión temporal de empleo o una reducción de jornada a través de un expediente de regulación de empleo (Erte). Esta cifra correspondía a un 4% del total de los Ertes presentados en España durante 2020 como consecuencia de los cierres provocados por el coronavirus, que se situaron en 755.613 personas.