21 May 2022 | 08:53

Líder en información económica del deporte

Entorno

El Banco de España alerta: la economía desacelera en el primer trimestre

La entidad estima que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) entre enero y marzo se sitúa en el 0,6%, una décima por debajo del último trimestre de 2018.

Palco23

20 mar 2019 - 13:46

El Banco de España descarta la existencia de un “riesgo de accidente económico”

 

 

Las alertas de desaceleración llegan a la economía española, aunque con salvedades. El Producto Interior Bruto (PIB) del país está moderando su crecimiento en el primer trimestre hasta el 0,6%, una décima por debajo del alza del último trimestre de 2018, según recoge hoy el Banco de España en su Informe Trimestral. El ritmo de creación de empleo se reduce también en una décima, hasta el 2,5% interanual.

 

La ralentización del crecimiento en el primer trimestre se debe, según el Banco de España, a “un deterioro del entorno internacional, con una acumulación de sorpresas negativas en la zona euro”.  

 

Las seis décimas corresponden íntegramente a la aportación de la demanda interna. De hecho, ha sido la fortaleza del consumo y la inversión de agentes domésticos lo que ha permitido al país esquivar en gran medida el impacto de la guerra comercial y de la desaceleración de grandes mercados europeos como Italia, que entró en recesión a finales del año pasado. En este sentido, el supervisor descarta que haya “riesgo de un accidente económico en el país”.

 

 

 

 

La demanda externa, por su parte, se mantiene estancada respecto al cierre de 2018. El Banco de España mantiene su previsión de crecimiento para este año en el 2,2%, tres décimas menos que en 2018, y ha mejorado sus proyecciones de crecimiento para el consumo privado y el consumo público, mientras que rebaja las de inversión productiva.

 

En concreto, la entidad estima que el consumo de los hogares se mantendrá al alza en los próximos años, aunque también moderará el ritmo, con subidas del 1,7% en 2020 y del 1,4% en 2021. La razón de la desaceleración es que la tasa de ahorro de los hogares está ya en mínimos históricos, lo que supone que consumen casi toda la renta mensual.