21 Ene 2022 | 12:12

Líder en información económica del deporte

Entorno

‘Democracy still rocks’: la inversión europea para hacer frente a la ofensiva de China

Al Build Back Better World, el Buy American o la Ruta de la Seda se le suma ahora el proyecto de la Comisión Europea para movilizar inversiones entre 2021 y 2027 y afianzar la recuperación económica tras la pandemia.    

‘Democracy still rocks’: la inversión europea para hacer frente a la ofensiva de China
La pasada semana, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció la estrategia Global Gateaway para que la influencia europea se extienda más allá del espacio Schengen y pueda competir de tú a tú con la iniciativa china de la Ruta de

Marta Tamayo

09 dic 2021 - 05:00

Europa quiere mirar de frente al gigante asiático. La pasada semana, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció la estrategia Global Gateaway para que la influencia europea se extienda más allá del espacio Schengen y pueda competir de tú a tú con la iniciativa china de la Ruta de la Seda, que movilizará unos 1,5 millones de dólares estadounidenses y abarca más de la mitad de la población mundial.

 

Esta pasarela mundial pretende movilizar hasta 300.000 millones de euros en inversiones entre 2021 y 2027 para “sostener una recuperación mundial duradera”. La estrategia europea hace equipo con el plan orquestado por Joe Biden, Build Back Better World, para que la influencia de Occidente en los países en vías de desarrollo no se torne irrelevante ante la potencia de las inversiones chinas.

 

Para diferenciarse del gigante asiático, Europa subraya los valores democráticos como su arma secreta. “Queremos mostrar que una visión democrática puede alcanzar los retos más complicados”, aseguró Von der Leyen durante la rueda de prensa. Según la presidenta de la comisión, la estrategia occidental nada tiene que enviar a los planes de Xi Jipping. “Los países han tenido sus experiencias con las inversiones chinas y necesitan mejores y diferentes ideas”, añadió la presidenta.

 

El modelo europeo consiste en invertir en infraestructuras tanto duras como blandas, en inversiones sostenibles en los ámbitos digital, del clima y la energía, el transporte, la salud, la educación y la investigación, así como en un entorno propicio que garantice la igualdad de condiciones”, puntualizó en su comparecencia la presidenta de la Comisión.

 

 

 

 

Además de la situación política, la Comisión subraya que la sostenibilidad será una de las condiciones para llevar a cabo los proyectos, dos condiciones que no son un impedimento para emprender proyectos con China.

 

El gigante asiático le lleva años de ventaja a Europa, su estrategida de inversión se inició en 2013, pero Von der Leyen ha asegurado que pueden recortar distancias sin problemas con un seguro “sí, definitivamente somos capaces de hacer eso”, durante su última rueda de prensa. A pesar de la seguridad de la dirigente europea, bajo este plan, la inversión europea sería de 60.000 millones de euros al año lejos del presupuesto chino.

 

La Comisión no ha desvelado dónde quiere llevar el capital europeo, pero para el próximo año la Unión Europea (UE) tiene dos encuentros subrayados en la agenda: EU-África Summit y EU-India Summit.

 

La estrategia se basa en los nuevos instrumentos financieros como el Instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación Internacional (Ivdci) Una Europa Global, que facilitará hasta 135.000 millones de euros para inversiones garantizadas en proyectos de infraestructuras.

 

Además, hasta 18.000 millones de euros se facilitarán en formas de subvenciones del presupuesto de la UE y las instituciones financieras y de desarrollo europeas han planificado hasta 145.000 millones de euros de inversiones.

 

Otra medida que la UE está estudiando es añadir a su paquete de financiación es el Instrumento Europeo de Crédito a las Exportaciones, que complementará el aparato de créditos a las exportaciones con que cuentan los estados miembros y a aumentar la capacidad global de acción de la organización internacional en este ámbito.

 

“Este instrumento contribuiría a auspiciar unas condiciones más equitativas para las empresas de la UE en los mercados de terceros países, en donde cada vez más tienen que competir con una competencia extranjera que se beneficia de un amplio apoyo de parte de sus gobiernos, con lo que se facilita su participación en proyectos de infraestructura”, apuntan desde la Comisión en un comunicado.

 

El capital del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (Berd) servirá para construir conexiones con el resto del mundo y se suma al plan orquestado por Joe Biden, Build Back Better World (B3W), para hacer más fuerte la ofensiva occidental contra la creciente influencia china.