24 Ene 2022 | 11:00

Líder en información económica del deporte

Entorno

De Messi a Marta Vieira: ¿qué diferencias hay entre el fútbol masculino y femenino?

Las precarias condiciones del fútbol femenino llevan a muchas deportistas a retirarse siendo jóvenes por la falta de recursos para tener una carrera longeva. 

De Messi a Marta Vieira: ¿qué diferencias hay entre el fútbol masculino y femenino?

Alberto Muntañola

03 ago 2017 - 12:07

Mismo deporte, menos fans, menos recursos. Los datos del último informe de la Fifpro (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales) sobre las condiciones laborales del fútbol femenino, revelan importantes datos sobre las diferencias económicas entre el fútbol masculino y femenino. El estudio, hecho a 3.000 futbolistas de 33 países que juegan en las mejores ligas, es concluyente en cuanto a la desigualdad salarial o salarios inexistentes de clubes y selecciones, y la poca cobertura mediática que reciben.

 

Uno de los datos más reveladores es que el 87% de las mujeres consideran dejar el fútbol a una temprana edad por la imposibilidad de mantenerse. Las perspectivas de ambos sexos son bien distintas a largo plazo. En el fútbol de élite femenino, el 22,7% son menores de 18 años, mientras que en el masculino, un 2,7%. Las diferencias se incrementan con los años convirtiendo el camino en una odisea para aquellas futbolistas que quieren seguir viviendo del deporte.

 

“Nuestra investigación demuestra lo difícil que es para una mujer tener una carrera en el fútbol, aunque llegues a jugar en el equipo nacional”, explica Theo Van Seggelen, secretario de la Fifpro. Y es que el 35% de las futbolistas no reciben remuneración por jugar con su selección. Aine O´Gorman, de 28 años y una de las veteranas de la selección irlandesa, explica que “estamos pagando para jugar con nuestro país”. “Tenemos que pedir días libres en el trabajo para poder viajar, pero no recibimos nada a cambio”, comenta Aine, que completa su trabajo como entrenadora personal.

 

 

Las diferencias económicas no solo se reducen a los salarios, sino a los premios de los torneos en función de la importancia y seguimiento que puedan obtener. En la actual Eurocopa femenina que se está disputando hasta el 6 de agosto en los Países Bajos, participan 16 equipos con un total de premios de ocho millones de euros. El importe se repartirá a medio millón de euros por llegar a los cuartos de final, 700.000 euros para los semifinalistas y 1,2 millones y 1 millón de euros para el campeón y subcampeón.

 

Las cifras son bien distintas si las comparamos con la Eurocopa masculina celebrada en Francia el año pasado. El presupuesto fue de 301 millones de euros, repartidos escalonadamente entre las diferentes rondas. En los dieciseisavos de final se pagó 1,5 millones de euros, algo parecido a lo que recibió la campeona femenina, mientras que el subcampeón y campeón masculinos se embolsaron cinco y ocho millones de euros, respectivamente.

 

“Nosotras somos conscientes de que la calidad y técnica es muy distinta entre ambos sexos, por eso no pedimos las mismas condiciones, sino que se reduzcan las dificultades para que las futbolistas que quieren vivir de su pasión puedan hacerlo sin complicaciones”, explica Caroline Jonson, exfutbolista y directora del comité de mujeres de la Fifpro.