30 Jun 2022 | 08:47

Líder en información económica del deporte

Entorno

De Fernando Alonso a los Picos de Europa, el deporte como palanca turística en Asturias

La comunidad autónoma destaca por el gran número de atletas profesionales en diversas disciplinas pese a no contar con una gran base de deportistas, por lo que ha apostado por sus recursos naturales y por los visitantes extranjeros para impulsar el sector.

Álvaro Carretero

25 mar 2019 - 04:57

La comunidad autónoma destaca por el gran número de deportistas profesionales en diversas disciplinas pese a no contar con una gran masa social, por lo que ha apostado por sus recursos naturales y por los visitantes extranjeros para impulsar el sector.

 

 

El deporte asturiano ha crecido de la mano de sus atletas profesionales en una comunidad condicionada por su geografía y su población. En Asturias se han criado David Villa, Luis Enrique, los hermanos Entrerríos, Samuel Sánchez, Ángela Pumariega, Yago Lamela, Noelia Fernández… Entre la interminable lista destaca, por supuesto, Fernando Alonso, que ha paseado el nombre de Asturias por todos los circuitos de Fórmula 1 del mundo. Todos ellos han impulsado el desarrollo del deporte en una región que está entre las cinco comunidades autónomas con menor número de clubes, licencias federativas y presupuesto. Así se desprende del tercer capítulo de la serie que iniciada por Palco23 para analizar la salud del deporte en cada comunidad autónoma.

 

A falta de una base de practicantes que genere un mayor impacto en la industria del deporte, Asturias ha fiado su desarrollo al turismo deportivo para aprovechar su privilegiado enclave geográfico. En 2017 registró una cifra récord de 2,3 millones de turistas, de los cuales 64.095 visitantes extranjeros se desplazaron únicamente para realizar algún tipo de actividad deportiva; de hecho, la cifra de visitantes deportivos internacionales creció un 25% en 2018. Además, aunque pasa menos días allí, el gasto medio se ha incrementado a 102 euros.

 

El turismo se ha convertido en una de las actividades económicas con mayor impacto en el Principado, ya que da empleo al 12,4% de la población y supone el 10,7% del Producto Interior Bruto (PIB). “Estos datos demuestran la importancia que ha ido alcanzando el turismo en el Principado”, ha afirmado Isaac Pola, consejero de Turismo, quien asegura que la estrategia de la comunidad pasa por fomentar el desarrollo internacional a través de los parajes naturales, clave para atraer a los senderistas.

 

 

 

 

Este impulso tendría un impacto directo sobre la práctica deportiva en Asturias, cuya oferta se basa en dos pilares, ambos enfocados a modalidades deportivas al aire libre. En primer lugar, el golf es una de las disciplinas más beneficiadas del aumento de turistas, ya que actualmente cuenta con catorce campos distribuidos por la comunidad y es el segundo deporte más practicado, con 8.231 licencias, sólo por detrás del fútbol.

 

Una segunda alternativa para visitantes extranjeros de alto poder adquisitivo es aprovechar las pistas de esquí de Asturias, como Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno. Los deportes de montaña son el cuarto deporte más practicado en Asturias, con 6.500 federados, y para frenar el impacto estacional que tienen las disciplinas de nieve, se han potenciado las rutas senderistas de los Picos de Europa y las múltiples vías de escalada que ofrece la cordillera, que actualmente atraen a dos millones de turistas.

 

Por otro lado, Asturias ha popularizado en los últimos años la afluencia de espectadores y regatistas del Descenso del Sella, que en 2019 celebrará 82º edición y en 2018 reunió a 350.000 asistentes, con un impacto económico superior a los 10 millones de euros, según datos del Gobierno astur. La prueba de piraguas se ha convertido en un evento de repercusión mundial hasta alcanzar el grado de Fiesta de interés turístico internacional y el evento cuenta con sus propios patrocinadores, lo que la convierte en una de las citas de referencia para la región.

 

Pero, por supuesto, si se habla de turismo y paisajes, el evento de referencia para la región es La Vuelta, que ha fijado Asturias como uno de sus destinos tradicionales y que en 2019 recorrerá todo su litoral, desde San Vicente de la Barquera a Oviedo, en una etapa llana de 189 kilómetros. Además, así se beneficia de la estrategia de internacionalización de la competición, que busca nuevos recorridos y traspasar las fronteras españolas para acercarse a públicos de otros países.

 

 

 

 

Pese a la amplia presencia de deportistas de élite y los planes de turismo deportivo, la partida dedicada al fomento de la actividad física es la sección que menos recursos recibe dentro de la consejería de Educación y Cultura, con 3,5 millones de euros, que apenas representa un 0,4% del total. De hecho, el Ejecutivo asturiano invierte más dinero en otras áreas dependientes directamente de esta consejería, como la conservación del patrimonio histórico artístico de la región.

 

El impacto del deporte en el territorio asturiano no alcanza ni el 1% del PIB en la región. No obstante, a la inversión realizada en el impulso de la práctica deportiva hay que añadir la que se realiza en el mantenimiento y mejora de las instalaciones para este fin, a las que el Gobierno de Asturias ha reservado 6,2 millones de euros para 2019. La estación de esquí y montaña de Pajares, que depende directamente de la gestión pública, también ha recibido tres millones de euros.

 

De hecho, el deporte asturiano ha tenido que esperar hasta principios de 2019 para conocer las partidas económicas, debido a la dificultad para sacar adelante los presupuestos generales de la Administración. Todo ello con la dificultad añadida que supuso la dimisión del director general del deporte asturiano, Jose Ramón Tuero. Vicente Domínguez, viceconsejero de cultura y deporte ha asumido las competencias en materia de deporte a la espera de ver cuál es el escenario postelectoral.

 

La inversión pública tampoco ha sido de las más relevantes a nivel nacional. Según los datos facilitados por la patronal de la construcción Seopan, en la región se sacaron a concurso contratos para construir o remodelar centros deportivos municipales por valor de 2,6 millones de euros, el 0,4% de toda España, que corresponde casi en su totalidad a las administraciones locales.

 

 

 

 

El sector privado también ha acelerado sus inversiones en este territorio, con Oviedo y Gijón como las ciudades de referencia. Los operadores de fitness como Altafit, que es el principal operador en la región con tres centros, han visto cómo su hegemonía en el Principado se ve amenazada por la entrada de otras compañías como Enjoy Wellness, que ha proyectado la apertura de tres intalaciones en los próximos dos años. Otros operadores que están presentes en el territorio son Supera, McFit, Basic Fit y la premium Metropolitan.

 

Las peculiaridades de este territorio han lastrado tanto el gasto de las compañías privadas, como el de sus propios habitantes. Asturias es la novena comunidad en gasto en equipamiento deportivo, con una media de 124,67 euros por persona en 2017, según los últimos datos disponibles. Entre las razones que explican esta cifra está el PIB per cápita de la región, de 22.243 euros, el décimo a nivel nacional y el más bajo entre la zona norte de la Península Ibérica, y su configuración demográfica.

 

Todos los municipios asturianos perdieron población en 2017, una tendencia que se prolonga a lo largo de la última década, según los últimos datos disponible en el INE. Del millón de habitantes, la mitad se concentra en los centros urbanos de Gijón y Oviedo, mientras que la tasa de población infantil (11%) contrasta con la población mayor de 65 años, que representa al 25% de los habitantes. Precisamente, en estas dos ciudades es donde se ubican dos de los clubes de LaLiga con mayor implantación social.

 

 

 

 

 

La cuestión demográfica dificulta la aparición de equipos y federaciones en el territorio astur, el sexto con menos clubes (1.896) a nivel nacional y el duodécimo en número de licencias federativas, con 98.634. El fútbol es el deporte con mayor número de practicantes, con 25.655, aunque Asturias es la tercera región con menos futbolistas a nivel nacional. Esta disciplina está comandada por la presencia de los dos clubes de LaLiga 1|2|3 con mayor masa de abonados, capaces de llenar sus estadios y ejercer de motor tractor en la comunidad pese a jugar en la Segunda División, al igual que sucede con el Oviedo en el baloncesto.

 

El basquet es el segundo deporte de equipo más practicado, con 6.518 licencias, aunque muy lejos del impacto que tiene el balompié. El desarrollo de esta disciplina se debe, principalmente, al Baloncesto Gijón, uno de los clubes clásicos que disputaron la Liga Endesa entre los años ochenta y noventa y que ayudó a implantar la cultura de las canastas en Asturias antes de su desaparición.

 

A falta de grandes eventos deportivos y equipos que compitan en Europa para posicionar a Asturias como destino turístico en el plano internacional, la región ha encontrado en sus deportistas a los mejores embajadores para dar visibilidad a su riqueza natural ligada al deporte. Sólo falta saber quién será el siguiente.