Entorno

Champions, Fórmula 1 y Euroliga: así afecta la guerra de Ucrania al deporte

La Primera División ucraniana ha sido suspendida, mientras que Schalke 04 ha roto con su patrocinador principal, la empresa rusa pública de gas Gazprom. El sector ciclista está preocupado por el aumento de los costes del aluminio.

Champions, Fórmula 1 y Euroliga: así afecta la guerra de Ucrania al deporte
Las entradas del evento dejaron de estar a la venta en la web de la Fórmula 1 tras el arranque de la guerra

A.Ferrer

25 feb 2022 - 05:00

La guerra en Ucrania golpea también al deporte. Competiciones suspendidas, acuerdos de patrocinio rotos y una amenaza de escalada de costes en el aprovisionamiento son algunas de las consecuencias más inmediatas del conflicto bélico que estalló en la madrugada del jueves entre Rusia y Ucrania.

 

El fútbol ha sido el deporte que se ha visto afectado por el comienzo de la guerra. La final de la Champions League de 2022, que iba a disputarse en San Petersburgo, será trasladada a otro territorio. La Unió de Federaciones Europeas (Uefa) se reunirá hoy para tomar medidas al respecto.

 

Algunas entidades deportivas se han posicionado en contra de la proyección de publicidad de Gazprom en los partidos de la Uefa. Gazprom es una compañía gasística que está controlada por el Estado ruso y es la mayor compañía del país. La empresa patrocina desde 2012 la Champions League, en calidad de socio premium. En mayo de 2021, ambas partes renovaron su contrato de patrocinio hasta 2024, extendiendo su presencia a la Eurocopa y las finales de la Nations League de 2021 y 2023. El contrato está valorado en 40 millones de euros por temporada. Uno de los clubes a los que patrocina, Schalke 04, ha decidido dejar de exhibir el logo de la compañía en su camiseta como consecuencia del conflicto.

 

Las selecciones nacionales de Polonia, República Checa y Suecia han emitido un comunicado conjunto pidiendo a la Fifa que traslade los partidos de play-off para el Mundial de Qatar que se iban a celebrar en Rusia, ya que la selección soviética estaba encuadrara en el mismo grupo que los otros combinados.

 

 

 

 

La Euroliga de baloncesto también se ha visto afectada por el conflicto en las últimas horas. A pesar de haber proseguido con el calendario habitual para los próximos días, a primera hora de la tarde de ayer emitió un comunicado decretando la suspensión de los encuentros que implicaban a los equipos rusos de Cska de Moscú, Unics Kazan y Zenit de San Petersburgo. Estos dos últimos clubes debían disputar sus partidos frente a dos equipos españoles, Baskonia y FC Barcelona.

 

Por su parte, la Fórmula 1 ha dejado en stand by la celebración del Gran Premio de Rusia, que tenía que disputarse el próximo septiembre en Sochi. “Continuaremos monitorizando la situación muy de cerca”, han señalado los organizadores de la competición. Aun así, las entradas del evento dejaron de estar a la venta en la web de la Fórmula 1 tras el arranque de la guerra.

 

Balonmano, voleibol y natación, también en jaque

La situación actual afecta a otras disciplinas deportivas, que cuentan con clubes rusos y ucranianos entre los mejores equipos del panorama europeo. La Champions League de Balonmano, organizada por la Federación Europea de Balonmano (EHF) se ha visto obligada a mover a territorio neutral algunos encuentros como los del FC Barcelona y el Paris Saint-Germain, que no podrán viajar a Donetsk para enfrentarse al HC Motor ucraniano. Como consecuencia, los encuentros se disputarán en Eslovaquia.

 

El conflicto ha rebotado también en la Eurocopa femenina de 2022, ya que el partido de clasificación del evento que enfrentaba a la República Checa y Ucrania se ha tenido que modificar para disputarse en territorio checo.

 

 

 

 

La natación no pierde de vista el conflicto, si bien aún no ha tomado cartas en el asunto. La Federación Internacional de Natación (Fina) no tiene previsto suspender ni cambiar de sede el Campeonato del Mundo de piscina corta, que se iba a disputar en Kazán el próximo diciembre. Antes, pero, deberían llevarse a cabo en agosto las series mundiales de natación sincronizada y de saltos en el mismo territorio.

 

Algo similar se percibe desde la Asociación Mundial de Voleibol (Fivb) que aún no quiere descartar a Rusia como anfitriona de la Copa del Mundo masculina. El evento, que se disputará entre finales de agosto y principios de septiembre, sigue por el momento en marcha. Apenas hace tres días, los organizadores del campeonato seguían buscando voluntarios para colaborar al desarrollo de la cita mundialista.

 

El impacto en el sector de las bicicletas

El impacto de la guerra podría llegar también al sector de la bicicleta: Rusia produce alrededor del 6% de aluminio del mundo, y su precio se sitúa cerca de sus máximos en más de doce años, hasta 3.300 euros la tonelada.

 

Una bicicleta está compuesta, de media, en un 60% de aluminio. “Estamos preocupados por el conflicto, ya que la tonelada de aluminio ha subido a 3.300 dólares en las últimas 24 horas”, recalca Jesús Freire, secretario general de la Asociación de Marcas de Bicicletas de España (Ambe).

 

Manuel Marsillo, director general de la Confederación de la Industria de la Bicicleta Europea (Conebi), también se muestra preocupado por el potencial impacto de la guerra en el sector ciclista.

 

Aun así, el ejecutivo de Conebi se muestra preocupado por la fuerza que posee Rusia como productora de aluminio a nivel global de la industria. “Si hay un player del tamaño de Rusia que cesa sus operaciones, la oferta se verá drásticamente disminuida y el precio aumentará”, señala. Los precios del aluminio también se verán influidos por el incremento del importe de la energía.