Entorno

Carmelo Ezpeleta, el enamorado del motociclismo que convirtió en gigante a MotoGP

El actual consejero delegado y cofundador de Dorna Sports, compañía que controla MotoGP, World Superbikes y MotoE, entre otros, dio sus primeros pasos en el sector del motor en 1972, con la promoción del Circuit de Calafat.

Carmelo Ezpeleta, el enamorado del motociclismo que convirtió en gigante a MotoGP
Carmelo Ezpeleta, el enamorado del motociclismo que convirtió en gigante a MotoGP
Carmelo Ezpeleta comenzó su camino en el motociclismo en 1972, impulsando la creación del Circuit de Calafat.

David García Martínez

5 jul 2024 - 05:00

El deporte atrae la atención de millones de personas a escala mundial, aunque no todas ellas lo miran con los mismos ojos. En el siglo XXI, se está viviendo una explosión de cambios de manos de equipos, franquicias y clubes que pasan a ser una nueva línea de negocio de los principales magnates. Palco23 analiza las mayores fortunas que se han aventurado a invertir en deporte en los últimos años.

 

Carmelo Ezpeleta, una vida entre gasolina y circuitos. El actual consejero delegado y cofundador de Dorna Sports es una de las figuras más importantes de la promoción del motociclismo a escala mundial. En poco más de treinta años, Ezpeleta ha llevado a su pequeña compañía a codearse con los gigantes del sector, como Liberty Media, propietario de la Fórmula 1 y la Fórmula E, o las principales ligas internacionales.

 

Ezpeleta nació el 17 de octubre de 1946 en Barcelona y estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC). Tras finalizar sus estudios, dio sus primeros pasos en el sector industrial. Sin embargo, su pasión por los deportes de motor lo llevó a un cambio significativo en su trayectoria profesional.

 

En 1972, se lanzó al reto de impulsar el circuito de carreras de Calafat. Tras alcanzar un acuerdo con su cuñado, que era el propietario de los terrenos en los que finalmente se construyó el circuito, y recaudar el capital suficiente, el proyecto echó a andar.

 

“Creamos unas cuentas en participación de 25.000 pesetas y recaudamos nueve millones de pesetas para construir el circuito”, explicó Ezpeleta en el marco de la ponencia Historias Inspiradoras: el éxito de Dorna Sports y MotoGP, organizada por Banco Sabadell. Ezpeleta fue el máximo responsable del circuito entre 1974 y 1978.

 

 

 

 

“Empezamos a hacer carreras y nos iba bien”, explicaba el directivo. “Alcanzábamos el break even cada año”, admitió. Eso hizo que el presidente del Real Automóvil Club de España (Race), Fernando Falcó, se interesase en Ezpeleta, ofreciéndole en marzo de 1978 un empleo como asesor, puesto en el que estuvo tan sólo dos meses, para saltar a director del Circuito del Jarama.

 

Entre 1982 y 1988, Ezpeleta desempeñó las funciones de director del Circuito del Jarama. En este cargo, el directivo fue responsable de la gestión de uno de los circuitos más importantes de España, sede de citas tanto de automovilismo como de motociclismo.

 

A finales de la década de 1980, Ezpeleta se mudó a Barcelona para liderar el proyecto de construcción del Circuit de Barcelona-Catalunya. “Era el único experto en gestión de circuitos en España”, explicaba el directivo. El proyecto duró desde 1988 hasta 1991.

 

Ese mismo año, Dorna Promoción del Deporte, conocida entonces porque se había quedado con los primeros derechos audiovisuales de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), concurrió en el concurso de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) para convertirse en broadcaster del Mundial de Motos a partir de 1993. “Yo formaba parte del grupo de organización del Campeonato del Mundo y, dado que era el único español, entré en contacto con ellos”, explicaba Ezpeleta. “No tenían mucha idea del mundo de las motos, ya que se centraban en fútbol”, añadió.

 

 

 

 

En marzo de 1991, volvió a Madrid para unirse a Dorna Promoción del Deporte. Dos años después, Banesto (propietario entonces de Dorna) puso a la venta la compañía. “La mejor oferta fue de cinco millones de dólares a pagar en cinco años”, explicaba Ezpeleta, aunque fue desestimada.

 

En 1998, CVC Capital Partners se interesó en la compra de Dorna, siempre que Ezpeleta se uniese a la compra de la compañía a través de un management by out. Se estimó la empresa en 120 millones de dólares. Tanto Ezpeleta como Enrique Aldama, actual director financiero de Dorna Sports, entraron de este modo en la gestión y la propiedad de Dorna.

 

Menos de diez años después, el fondo británico Bridgepoint se hizo con Dorna Sports a cambio de 550 millones de dólares, con Ezpeleta manteniendo un porcentaje de la compañía gestora de MotoGP.

 

 

 

 

Desde entonces, Ezpeleta ha convertido Dorna en un gigante del sector de la organización de eventos y en el número uno por lo que respecta a motociclismo. En concreto, la empresa cerró la temporada 2023 con ingresos récord de 460 millones de euros, un 15% más que el curso anterior, alcanzando una cifra sin precedente.

 

Por campeonatos, MotoGP fue el principal motor económico de Dorna Sports, al generar alrededor de 430 millones de euros del total, lo que equivale casi al 95%, mientras que el World Superbikes reportó treinta millones de euros de ingresos en 2023.

 

Este año, Dorna Sports ha vuelto a cambiar de manos: a principios de 2024, Dorna formalizó la venta de un paquete accionarial mayoritario, hasta el 86%, a Liberty Media, propietario de la Fórmula 1 y la Fórmula E. Esta ha valorado el 100% de MotoGP en 4.200 millones de euros (incluyendo la deuda), por lo que el precio pagado por el 86% del capital asciende a 3.612 millones de euros.