18 May 2022 | 17:46

Líder en información económica del deporte

Entorno

Biden busca una victoria contra el Pacífico con un nuevo acuerdo comercial

Estados Unidos está intentando liderar un nuevo acuerdo marco para la región del Indo-Pacífico que blinde las relaciones comerciales y asegure la resiliencia de la cadena de suministro sin contar con la fábrica del mundo.

Biden busca una victoria contra el Pacífico con un nuevo acuerdo comercial
Las importaciones de los países de Asia Pacífico representaron el pasado año un 33,7% de las importaciones en Estados Unidos

Marta Tamayo

14 feb 2022 - 05:00

Estados Unidos mira al Pacífico. La mayor economía del mundo está cocinando un pacto para tener aliados comerciales al otro lado del océano entre los que se comparta información a la vez que normas laborales y de sostenibilidad en el comercio. Para llevar a cabo el plan, la administración norteamericana ya ha mantenido conversaciones con posibles aliados como Australia, Nueva Zelanda, Singapur, Malasia y Japón en contrapeso con China.

 

El llamado Indo-Pacific Economic Framework no será un acuerdo tradicional, según han explicado los responsables de comercio estadounidense. El acuerdo busca blindar la resiliencia de la cadena de suministro para semiconductores, infraestructuras, ciberseguridad, tecnología y privacidad. Además, también guiará la cooperación en controles de exportaciones, monitorizar la cadena de suministro y coordinar las inversiones en Asia.

 

El proyecto empezó andar el pasado octubre mediante un escueto comunicado de la casa blanca durante la celebración anual del East Asia Summit, en la que participó el presidente estadounidense Joe Biden. Washington señalaba que “Estados Unidos exploraría con socios el desarrollo de un marco económico en el Indo-Pacífico”.

 

“La necesidad de alguna estrategia es atractiva y urgente”, aseguran desde el think tank estadounidense Center for Strategic and International Studies (Csis). La entidad apunta que Estados Unidos cuenta con intereses profundos y permanentes en la región, que concentra la mitad de la población, la producción económica y el comercio mundial, y donde existe una competencia feroz sobre que reglas económicas van a prevalecer.

 

 

 

 

El Csis también señala que los acuerdos estratégicos en la región podrían tomarse volviendo a la Asociación Transpacífica (TPP, por sus siglas en inglés), de la que salió el presidente Donald Trump, o unirse a su sucesor, el Acuerdo Integral y Progresista para la Asociación Transpacífica (Cptpp, por sus siglas en inglés). “Sin embargo, es evidente que la administración Biden aún no está preparada para dar ese paso”, aseguran desde la asociación estadounidense.

 

Desde Washington, no quieren perder la oportunidad de firmar un nuevo tratado multilateral que vaya más allá del comercio a las puertas de China. Durante un evento organizado por la Asociación de Comercio Internacional de Washington el pasado enero, Sarah Bianchi, representante comercial adjunta de Estados Unidos para la región de Asia Pacífico admitió que “todavía queda camino por recorrer para completar un plan formal, pero hay una buena cantidad de contenido en el enfoque que estamos trabajando”.

 

Para algunos analistas, más allá de la ambición estadounidense, el principal problema de la Administración Biden para extender el acuerdo será convencer a los países asiáticos de que suscriban un acuerdo que puede enfrentarlos a China, por lo que la contraoferta americana tendrá que ser atractiva.

 

Las importaciones de los países de Asia Pacífico representaron el pasado año un 33,7% de las importaciones en Estados Unidos, aunque gran parte del pastel corresponde a China. La fábrica del mundo copa el 17,8% de las importaciones estadounidenses.