29 Ene 2022 | 15:14

Líder en información económica del deporte

Entorno

Alberto García, de guardián del Getafe del ascenso a primero de la clase en gestión deportiva

El guardameta, clave en la temporada del conjunto azulón, sólo dispuso de cinco días de diferencia entre la celebración del ascenso y la defensa de su tesis en el programa del Centro de Estudios Garrigues. Su objetivo, seguir en el sector cuando se retire.

M.Menchén

19 jul 2017 - 04:57

alberto garcia garrigues

 

Alberto García (Barcelona, 1985) está atento a su teléfono móvil. Tras unos días de descanso, el guardameta aún no tiene decidido a qué club se marchará cedido la próxima temporada, y en la toma de decisiones no sólo pesa el proyecto deportivo. “Quiero seguir formándome”, explica el nuevo portero del Rayo Vallecano, que en sólo cinco días tuvo que convivir con la presión de luchar por el ascenso con el Getafe CF y defender su tesis del programa executive en Gestión Deportiva SBA Sport Business Administration, del Centro de Estudios Garrigues. En ambos casos, logró el objetivo.

 

En el encuentro con Palco23 demuestra interés por todo tipo de cuestiones sobre la industria del deporte, la cual quiere conocer al detalle para saber defenderse. “La formación es necesaria y no hace falta retirarse para empezar a prepararse; como jugador debemos estar obligados a conocer lo que nos rodea”, enfatiza, sobre cuestiones como la validez de los contratos o la gestión de sus derechos.

 

Su caso es poco habitual, y su trayectoria también le ha obligado a poner en práctica buena parte de sus conocimientos, víctima como ha sido en alguna ocasión de los impagos y la situación concursal del club al que defendía sobre el césped. De hecho, en la actualidad también está cursando la carrera de Derecho a distancia. ¿Su futuro? Ligado al deporte, aunque aún no quiere decidir cómo.

 

“Me gustaría entrar en la gestión, pero no quiero que  mi puerta de entrada sea lo que he hecho antes en el fútbol, aunque sí pueda ser un valor añadido”, defiende sobre los motivos que le han llevado a estudiar este programa, del que ha sido el primero de su promoción. “El aval principal debe ser mi formación”, insiste.

 

Pero, ¿qué extra pueden ofrecer que un ejecutivo al uso no? “La competición te da experiencia en ámbitos como la inteligencia emocional, la relación con los grupos de personas, rapidez en la toma de decisiones y una madurez importante desde joven”, defiende. Pero eso ya no basta: “la competencia a nivel laboral es fuerte, y hoy en día la gente suple la inexperiencia deportiva con formación”, considera.

 

Durante su carrera como profesional, García ha sabido convivir con los retos que supone una constante movilidad geográfica y trasladar con él a su familia en la mayoría de ocasiones. Un trotamundos del balón que inició su carrera en el CE Europa de Barcelona, recorrió el Levante en equipos como el Águilas CF, el Villarreal CF o el Real Murcia, pasó por el Córdoba CF y se marchó al norte, al Real Sporting, para acabar en Madrid, primero en el Getafe y ahora en el Rayo.

 

García admite que puede ser un bicho raro dentro de la industria, pero también defiende que hasta la aparición de cursos como el que ha finalizado “había poca oferta formativa que se amoldara al deportista en activo”. “Los compañeros de equipo valoran la fuerza de voluntad; si bien es cierto que tenemos muchas horas libres, también lo es que el nivel de concentración que exige este deporte es muy alto y exige más descanso del que parece”, defiende sobre otra de las dificultades para los futbolistas. En su caso, titular durante toda la temporada.

 

¿Y cómo es la relación con los ejecutivos? “Lo cierto es que el deportista está muy alejado de la gestión”, comenta sobre la relación habitual con aquellos que en lugar de chándal se calzan el traje cada día. Ahora, está por ver en qué momento él dará ese cambio, y en qué departamento se encuentra más a gusto. Por el momento, le tocará aparcar la fiscalidad, la contabilidad o la comunicación del Rayo Vallecano. No sabe cuándo colgará los guantes y su reto más inmediato será devolver al club a Primera desde la portería.