16 Ene 2022 | 23:15

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Varios inversores de la NBA y la NFL presentan proyectos para desembarcar en la MLS

Palco23

01 feb 2017 - 18:04

El fútbol tardará mucho tiempo en hacer sombra a las grandes ligas estadounidenses, pero la Major League Soccer (MLS) es una competición de largo recorrido y hasta doce grupos inversores han presentado candidatura para hacerse con una de las cuatro nuevas licencias que permitirán jugar a partir de 2020. Pese al alto canon de entrada (150 millones de dólares), el comisionado ha recibido incluso propuestas de propietarios de franquicias de la NBA, la NFL y la MLB, que podrían así diversificar su cartera de participadas y buscar negocios complementarios.

 

Tom Gores, dueño de los Detroit Pistons y presidente de Platinum Equity, se ha unido al dueño de los Cleveland Cavalliers, Dan Gilbert, para crear una franquicia en la ciudad del automóvil. La idea es construir un estadio para 23.000 espectadores en la zona de Detroit donde ya se encuentran los equipamientos deportivos de las otras franquicias que ya compiten en la élite.

 

Paul Edgerley, que es uno de los accionistas de los Boston Celtics, quiere que también se juegue a fútbol en St. Louis, con un estadio con capacidad para 20.000 personas junto a la estación central de la ciudad más grande del estado de Misuri. En su candidatura, ha logrado que también aporten fondos Dave Peacock, expresidente del grupo cervecero Anheuser-Busch, y Jim Kavanaugh, primer ejecutivo de World Wide Technology.

 

 

 

En Sacramento, distintos inversores de los Kings de la NBA y los San Francisco 49ers de la NFL han querido respaldar con dinero la candidatura de Kevin Nagle, uno de los accionistas más significativos de la franquicia de baloncesto. En este proyecto también están la presidenta y consejera delegada de Hewlett Packard, Meg Whitman, y Griff Harsh, profesor de neurocirugía en la Universidad de Stanford.

 

Spurs Sports & Entertainment, hólding propietario de los San Antonio Spurs de la NBA, también quiere aprovechar la nueva ventana abierta por la MLS para ascender de categoría a los San Antonio FC, que actualmente milita en la United Soccer League (USL), torneo equivalente a la Segunda División y que está al mismo nivel que la North American Soccer League (NASL), donde juegan el New York Cosmos y el Rayo OKC. De esta segunda competición, el que ha anunciado que buscará el cambio es el North Carolina FC.

 

Estas dos competiciones han mostrado problemas para garantizar la rentabilidad, como evidencia los problemas del equipo en el que jugó Raúl y la decisión del Rayo Vallecano de buscar una salida poco traumática tras haber invertido en torno a dos millones de euros. De hecho, el equipo hermano de los Spurs no es el único de estas competiciones que quiere buscar nuevo acomodo en la MLS.

 

Los Tampa Bay Rowdies de Florida, que inicialmente querían jugar en la USL y está controlados por un empresario del sector inmobiliario, también quieren quedarse una de las cuatro plazas hábiles. El Phoenix Rising FC y el FC Cincinnati ya disputan la citada liga, pero confían en dar un salto cualitativo si consigue entrar en la MLS. En este caso, además, han presentado una carta firmada por 45 políticos y empresarios locales asegurando que si logran la plaza construirán un nuevo estadio totalmente climatizado y una academia.

 

 

 

La presencia de instituciones deportivas en la nueva terna de candidaturas no acaba en la NBA y el soccer, ya que entre las ofertantes también está Marcus Smith, consejero delegado de Speedway Motorsports, la empresa que gestiona nueve circuitos en los que se celebran carreras de la Nascar. En su caso, la propuesta es para instalar un equipo en Charlotte. Más abajo, en California, el director general de los San Diego Padres de la MLB, Peter Seidler, ha presentado una propuesta para esta ciudad junto a Steve Altman, expresidente de la tecnológica Qualcomm; los cofundadores del fondo tecnológico Massih and Masood Tayeb, y Juan Carlos Rodríguez, alto ejecutivo de Univision.

 

Al margen de todas estas propuestas que ya tienen una base de conocimiento del sector, figuran otras con gran apoyo político y el atractivo de hacer llegar la MLS a distintos rincones de Estados Unidos. Por ejemplo, en Nashville (Tennessee) se ha cocinado una candidatura que apoya la clase política local y respalda económicamente John Ingram, presidente de Ingram Industries.

 

Más desarrollado está el proyecto de Indianapolis, que incluso ha presentado el boceto de un estadio con capacidad para 20.000 espectadores en la zona de tiendas, restaurantes y entretenimiento de la ciudad. Detrás de la propuesta están importantes empresarios de Indiana, como Mickey Maurer, presidente de National Bank of Indianapolis; Jeff Laborsky, president de Heritage); Mark Elwood, consejero delegado de Elwood Staffing, y Andy Mohr, dueño del grupo automovilístico Mohr Auto.