Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Martes, 29 Septiembre 202006:56:36

Buscador

;Menu
h Competiciones

US Open: un Grand Slam sin público y 140 millones de dólares por ‘ticketing’ que se evaporan por el Covid-19

La venta de entradas, accesos VIP y consumiciones en el recinto representan en torno al 37% del negocio que mueve el torneo, que en 2019 facturó en torno a 370 millones de dólares.

31 Ago 2020 — 04:59
P. L.
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

 US Open: un Grand Slam sin público y 140 millones de dólares por ‘ticketing’ que se evaporan por el Covid-19

 

 

Si hay un deporte que se ha visto afectado por la crisis del coronavirus, ese ha sido el tenis. Garantizar la seguridad de dos circuitos internacionales compuestos por centenares de tenistas que viven alrededor del mundo no ha sido tarea sencilla en tiempos de Covid-19. El parón de los torneos durante más de cuatro meses ha sido clave para poder reanudar la competición, si bien el regreso no es en plenas condiciones. En este contexto, arranca el US Open, y lo hace con una bolsa de premios a la baja, sin público en las gradas y sin algunas de sus mejores estrellas.

 

Si en el cuadro masculino no estarán tres de los diez primeros tenistas del ránking, como Rafa Nadal y Roger Federer, en la cita femenina aún hay más ausencias: no jugarán seis de las primeras diez tenistas, como Ashleigh Barty y Simona Halep, si bien sí competirá Serena Williams, candidata a convertirse en la jugadora de tenis con más Grand Slams en su palmarés si gana el título en 2020.

 

La organización se ha visto obligada a rebajar la bolsa de premios económicos, consciente de que el negocio de venta de entradas, palcos VIP y restauración está perdido al disputarse el torneo a puerta cerrada. Eso implica poner punto y final al aumento de asistentes a la cita, que en 2019 congregó a 737.872 personas durante las dos semanas que dura la competición. Los precios de las entradas oscilan entre 65 dólares, las más económicas y 314 dólares en el caso de las finales, aunque la organización estima que cada asistente paga de media 165 dólares por una entrada.

 

 

 

 

Durante 2020, los ganadores del cuadro masculino y femenino ganarán 3 millones de dólares, por los 1,5 millones que recibirán los finalistas y los 800.000 dólares que ganarán los semifinalistas. En total, la cita cuenta con un prize money de 53,4 millones de dólares, una cifra cercana al 95% de lo que se repartió el año pasado. Con todo, está por debajo de los 57 millones de dólares que el torneo había aprobado repartir antes de que estallara la crisis del Covid-19.

 

Pese a la ligera caída del importe de los premios, el dinero por disputar la primera ronda aumentará un 5% y se ampliará hasta 6,6 millones de dólares la cobertura de asistencia económica a todos los tenistas que se hayan quedado sin disputar la fase previa o para los doblistas que no puedan competir al haberse reducido el cuadro.

 

Con los ingresos del matchday perdidos, la organización reconoce que el gran éxito es poder tener la oportunidad de organizar la cita con un buen cartel de tenistas. “Todo esto está superando nuestras expectativas; algunos jugadores no estarán, pero en general los números son muy buenos y demuestran la calidad de la lista”, apuntó días atrás Mike Dowse, consejero delegado y director ejecutivo de la United States Tennis Association (Usta), organizadora del Abierto de Estados Unidos.

 

 

 

 

Se trata de una cita que, en plenitud de condiciones, facturaría en torno a  370 millones de euros por dos semanas de competición, según la estimación del negocio movido en 2019. De este importe, en torno a 140 millones de dólares (el 37% de los ingresos) proceden del ticketing, los pases VIP y las consumiciones de los aficionados en el Usta Billie Jean King National Tennis Center, el segundo complejo tenístico más grande del mundo con 22 pistas de tenis, además de otras once en el parque adyacente, Flushing Meadows - Corona Park.

 

Los ingresos audiovisuales son la principal fuente de ingresos del torneo, que en España podrá seguirse a través de Eurosport. Las aportaciones de los patrocinadores también contribuyen la celebración de la cita, que cuenta con el apoyo de IBM, American Express, Emirates, JP Morgan, Chase, Evian, Polo Ralph Lauren, Mercedes, Rolex, Spectrum, Cubb, Deloitte y Bermuda.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@palco23.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Palco23 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...