Líder en información económica del deporte

Competiciones

Roca deja la ACB sin un sucesor claro al frente

El máximo dirigente de la competición de baloncesto se marcha de la presidencia mientras los clubes siguen su proceso para seleccionar al próximo líder de la entidad.

Palco23

20 nov 2017 - 14:15

La ACB vuelve a estar sin presidente. Francisco Roca ha presidido este lunes su última asamblea, ya que se ha hecho efectiva su renuncia, tal y como anunció este verano. Ahora, los clubes seguirán su proceso de selección para escoger a un nuevo líder que afronte el cambio del modelo de la competición de baloncesto.

 

Por el momento no ha trascendido ningún detalle sobre este proceso, aunque en las últimas semanas ha circulado el nombre de Jordi Villacampa, expresidente del Divina Seguros Joventut y gran conocedor del entramado de este deporte en España. En su entorno tampoco se descarta esta posibilidad.

 

Los clubes de la organización son conscientes de las dificultades con las que tendrá que lidiar el próximo presidente, y por ello han querido eliminar la cláusula que impedía que directivos de conjuntos asociados puedan ser candidatos a dirigir la entidad tras la dimisión de Francisco Roca.

 

Tal y como avanzó Palco23, esta normativa se utilizó cuando llegó Roca a la ACB, ya que entonces procedía de La Liga. Esta regulación indicaba expresamente que el presidente no podía haber tenido ninguna relación con un club de la ACB en los últimos cinco años.

Cabe recordar que Roca llegó en 2014 con el apoyo unánime de todos los equipos y con el aval de haber participado en los primeros años de transformación de La Liga, especialmente en el área comercial. Sin embargo, esa unidad se ha ido descomponiendo en los últimos meses.

 

Primero, con los participantes de la Euroliga defendiendo unos intereses que distan de los del resto de miembros, y otros cargando contra la patronal por las dificultades de retener su plaza. La puntilla fue el desacuerdo para reducir el número de participantes y la demanda del Real Betis por seguir jugando en ACB pese a descender deportivamente.