Líder en información económica del deporte

Competiciones

Qatar revoluciona su ladrillo para sacar adelante el Mundial

La Copa del Mundo de la Fifa 2022 se jugará en ocho estadios, siete de ellos han sido construidos para la ocasión y el octavo ha sido renovado, todo a través de unas obras faraónicas de más de 220.000 millones de dólares.

Qatar revoluciona su ladrillo para sacar adelante el Mundial
Para sus nuevos alojamientos, la ciudad no ha renunciado a su apuesta por el lujo y el 75% de ellos son de cinco estrellas.

Marta Tamayo

28 oct 2022 - 05:00

Jugadores y aficionados llegarán a Qatar en pocas semanas. Desde la organización de la Copa del Mundo, han trabajado los últimos diez años para que un pequeño país del golfo, aunque con un gran Producto Interior Bruto (PIB), sea capaz de alojar más de un millón de visitantes. Además de los estadios en los que se jugará el torneo, el país ha tenido que levantar hoteles, zonas de ocio y ampliar su red de transporte público. Una reforma que puede dejar al país con una gran resaca inmobiliaria.

 

Según el Gobierno qatarí, la inversión para levantar las nuevas infraestructuras ha rondado los 220.000 millones de dólares. Según The Guardian, las obras costaron la vida a 6.500 trabajadores, pero, según la Fifa, sólo a tres, llevan preparándose desde 2010, cuando se impuso la candidatura qatarí. Según datos de la consultora Cushamn&Wakefiled, se entregarán unas 37.000 llaves de hoteles y apartamentos con servicios entregarán antes del inicio del torneo.

 

Para sus nuevos alojamientos, la ciudad no ha renunciado a su apuesta por el lujo y el 75% de ellos son de cinco estrellas. El Mundial ha generado en el país un aumento de la demanda de unidades residenciales, lo que ha llevado a una subida de precios, según asegura la consultora. Además, en los últimos meses se ha retenido oferta para que esté disponible para el mundial. “Estimamos que más de 30.000 unidades residenciales se han retenido en el mercado en los últimos meses para satisfacer la demanda potencial de los visitantes en noviembre y diciembre”, señala el informe.

 

 

 

 

Una vez finalizado el torneo, la consultora espera que “la demanda caiga inicialmente, antes de estabilizarse y aumentar gradualmente”. Además, se prevé que los residentes se reubicarán y cambiarán de vivienda aprovechando la caída del precio de los alquileres. Existen proyectos de construcción en el país que no se sumarán a la oferta existente hasta 2024.

 

Los precios en el mercado residencial del país caerán el próximo año y volverán a niveles anteriores a 2020, según la consultora. La bajada es “inevitable” para la consultora, que alega que algunos activos han aumentado su precio hasta un 50% y miles de inquilinos han tenido que recortar sus gastos o hasta buscar un nuevo alojamiento ante los incrementos de las rentas. Por ahora, la consultora no recomienda hacer operaciones en el país, sino esperarse a que pase el momento de euforia.

 

Según datos publicados por la agencia de noticias rusa Russia’s Tasssolamente los estadios han costado 6.500 millones de dólares. Por debajo de la cifra que dio el secretario general del comité, Hassan Al Thawadi, que declaró en 2016 en el Chatham House Policy Institute de Londres que se invertiría entre 8.000 millones de dólares y 10.000 millones de dólares sólo en los estadios.

 

Uno de los complejos que ha impulsado el gobierno es Lusail City, a 16 kilómetros del centro de la ciudad y que cuenta con instalaciones hoteleras, campos de golf, un parque temático, tiendas y restaurantes. Todo, con un coste de unos 45.000 millones de dólares. El espacio, que ya ha sido apodado como la nueva Doha, cuenta con una extensión de un millón de metros cuadrados, de los cuales 180.000 metros cuadrados irán destinados al ocio. Además, la nueva urbe cuenta con un centro financiero diseñado por la británica Foster+Partners.

 

 

 

 

Otra gran apuesta del país es La Perla, a diez kilómetros de Doha. La nueva isla del emirato ha supuesto un coste de más de 150.000 millones de dólares. La construcción lleva años en marcha y puede alojar hasta 45.000 personas. Si los nuevos espacios no fueran suficientes, el país ha dispuesto dos cruceros de lujo que estarán amarrados en el puerto de Doha durante todo el torneo. Además, el país ha construido las llamadas aldeas de aficionados, unos campamentos informales estilo cámping para dar salida a la marea de espectadores que se esperan.

 

La Agencia de Alojamiento de Qatar espera que haya disposición de entre 100.000 y 130.000 habitaciones, pero ha acordado con sus vecinos opciones alternativos. Qatar Airways ha anunciado vuelos diarios a precios competitivos a los aeropuertos de Dubbai, Jeddah, Kuwait, Mascate y Riad, para los aficionados que quieran alojarse ahí.

 

Otra puesta a punta del mundial es la de un nuevo metro, que se extiende 76 kilómetros en 37 paradas, con un coste de 36.000 millones de dólares, se inauguró en la ciudad en 2019, tras los trabajos de construcción que duraron seis años. En principio, las estaciones deben conectar los estadios del Mundial, pero hay algunos a los que sólo se puede acceder por carretera.

 

Los nuevos estadios del emirato

La joya de la corona de la nueva arquitectura qatarí es el estadio de Lusail, a unos treinta minutos del norte de Doha y el escenario elegido para disputar la final del torneo. Las instalaciones han sido diseñadas por el estudio británico de arquitectura Foster+Partners e iniciaron su construcción en 2017 a través de una joint venture con la firma Qatarí HBK Contracting Company y la china Railway Construction Corporation.

 

Por otro lado, el estadio de AI Bayt, donde se disputará una de las semifinales y el partido inaugural del torneo, está ubicado en la ciudad de Jor y cuenta con capacidad para 60.000 espectadores. El estadio es fácilmente reconocible, ya que se asemeja a una tienda tradicional gigante. De hecho, el nombre viene del término qatarí bayt al sha'ar, que designa a las tiendas que los pueblos nómadas de Qatar y de la región del golfo han usado a lo largo de la historia.

 

Otros de los grandes estadios que han construido las autoridades cataríes son el Ahmed bin Ali, que se encuentra al borde del desierto, y Al Janoub, ubicado en una localidad al sur de Doha y diseñado por el estudio Zaha Hadid.

 

 

Aunque las nuevas infraestructuras también han alcanzado la capital del pequeño emirato. El estadio de Education City se encuentra en el suburbio de Al Rayyan, a diez kilómetros del centro de la ciudad, y supuso una inversión de 700 millones de dólares. Más cerca del centro se encuentra el estadio 974, a apenas cuatro kilómetros y en el propio puerto de la ciudad, aunque el coste de construcción no se ha hecho público

 

El estadio Internacional del Khalifa se ubica en el distrito de Baaya, a ocho kilómetros del centro, y cuenta con una capacidad de 45.416 personas, aunque el coste reportado baila entre 70 millones de libras y 280 millones de libras. Este es el único de los estadios del mundial que ya existía en Qatar antes de iniciar las obras y cuenta con diversas celebraciones deportivas a sus espaldas, entre ellas, el Mundial de Atletismo de 2019.

 

El octavo de los estadios listos para alojar el mundial es el Al Thumama, ubicado en el distrito con su propio nombre y diseñado por el arquitecto qatarí Ibrahim Jaidah. La infraestructura cuenta con capacidad para alojar a 40.000 personas y ha supuesto una inversión de 342,5 millones de dólares.