10 Ago 2022 | 13:08

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Peligra la Ryder Cup de Roma: Italia le retira la ayuda de 97 millones de euros

J. Izquierdo

10 feb 2017 - 10:09

La Ryder Cup de Roma ha caído en un búnker. Los organizadores de la competición, que tenía previsto llegar a la capital transalpina en 2022, tendrán que encontrar nuevos fondos para costear el evento, después de que el presidente del Senado italiano haya echado atrás un proyecto de ley que habría proporcionado una garantía de 97 millones de euros para el torneo.

 

Poseer esta garantía es una condición indispensable para organizar la Ryder, el reconocido campeonato bianual que enfrenta a una selección de golfistas de Estados Unidos con otra representativa de toda Europa. La enmienda fue aprobada este pasado martes por el Comité de Finanzas, pero, sólo 24 horas después, el presidente del Senado, Pietro Grasso, la rechazó alegando que su contenido no está relacionado con la legislación a la que está adscrita.

 

"La Ryder Cup es y sigue siendo una gran oportunidad para el país", ha defendido el presidente de la comisión de cultura y deporte del Senado, Andrea Marcucci. "Espero que el gobierno encuentre rápidamente una solución que responda a los requisitos requeridos por los organizadores, ya que no hay que olvidar que el torneo tiene un considerable impacto económico y grandes ingresos por derechos de televisión", ha destacado el propio Marcucci.

 

La edición de 2022 debería disputarse en el Marco Simone Golf & Country Club, situado en la localidad de Guidonia, a las afueras de Roma. La candidatura fue potenciada por las instituciones públicas italianas, interesadas en financiar grandes eventos deportivos de cara a aumentar las probabilidades de que los Juegos Olímpicos de 2024 se celebren en la capital del país. Tras la renuncia, en octubre del pasado año, del Ayuntamiento de Roma a que la ciudad continuara en la carrera olímpica, los apoyos a este evento golfístico se han visto disminuidos.

 

Esta decisión, sin embargo, podría ser beneficiosa para España. Una de las ciudades que pelearon hace dos años con Roma por ser la sede escogida para la Ryder Cup de 2022 fue Girona. La PGA de Catalunya Resort (Caldes de Malavella) era una de las candidaturas favoritas para albergar el torneo, con lo que, si definitivamente cae Italia, la opción de que la competición vuelva a la península resurge.

 

El campo gerundés cuenta con el apoyo del Gobierno y la Real Federación Española de Golf, que lleva años opositando para albergar el evento. En la edición de 2018 ya se presentó y también perdió, aquella vez con Francia, con lo que el deseo de que, veinte años después (Valderrama, 1997), España acoja una Ryder Cup vuelve a alzar el vuelo. El impacto económico en la zona donde se disputa el torneo acostumbra a rondar los 145 millones de euros.