20 Ene 2022 | 03:15

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Camino a Pekín 2022

Pekín 2022, tras la estela de Tokio 2020: otros Juegos marcados por el Covid-19

El evento olímpico dará comienzo el próximo 4 de febrero con la novedad de que el público local podrá estar presente en las quince pruebas que se disputarán a lo largo de dos semanas de competición.                      

Pekín 2022, tras la estela de Tokio 2020: otros Juegos marcados por el Covid-19
La principal novedad respecto a los Juegos de verano recae en que este evento contará con la presencia de público, si bien este sólo podrá proceder de China continental

A.Ferrer

14 ene 2022 - 05:00

Pekín se prepara para ser el epicentro del deporte en las próximas semanas. Como viene siendo habitual en los últimos meses a consecuencia del desarrollo del Covid-19, los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022 se disputarán bajo un estricto protocolo antipandemia, si bien este es algo menos restrictivo que su predecesor, el de los Juegos de Tokio 2020.

 

La pandemia fue el principal protagonista de la cita olímpica celebrada el pasado verano, que se llevó a cabo un año más tarde de lo previsto sin público extranjero, con limitaciones de aficionados locales y con un formato burbuja para los atletas, que durante el tiempo de competición vivieron una experiencia peculiar.

 

Como consecuencia, el Comité Olímpico Internacional (COI) y la comisión organizadora de los Juegos decidieron invertir en digitalización para que fuese un evento con gran repercusión mediática.

 

En Tokio, la cobertura aumentó un 33% respecto a Río 2016, mientras que la producción digital se incrementó en 34% respecto a los anteriores juegos. Los datos contrastan con el seguimiento que obtuvo el evento en España, donde la cita olímpica fue la menos vista de las últimas ocho ediciones de los Juegos Olímpicos, con una audiencia acumulada de 30,3 millones de espectadores.

 

 

  

 

Pekín 2022, una inversión a largo plazo

Para diferenciarse de su predecesor y ampliar la imagen de los deportes de invierno en el mundo, Pekín ha llevado a cabo una inversión de prácticamente 615.000 millones de yuanes (80.000 millones de euros) para preparar la ciudad ante el gran evento deportivo tras Pekín 2008.

 

En este sentido, El Gobierno chino construyó casi medio centenar de infraestructuras relacionadas con los deportes de invierno, entre las que se encuentran pistas de hielo para practicar curling, hockey sobre hielo o luge.

 

Aun así, desde la organización se decidió también hacer uso de algunas de las infraestructuras que en su día se utilizaron para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, el último gran evento deportivo de la ciudad. Hasta seis sedes se han renovado y readaptado para albergar competiciones del evento invernal.

 

El parque olímpico, renovado para la ocasión, se convertirá tras los Juegos en un lugar donde las start ups deportivas del país desarrollen sus negocios y, al mismo tiempo, creen nuevos puestos de trabajo.

 

 

 

 

Tras la celebración de estos Juegos, China quiere seguir con sueño olímpico: las ciudades chinas de Chengdu y Chongqing están preparando una candidatura para organizar los Juegos Olímpicos de verano de 2032

 

El evento, con público local y en formato burbuja

A pesar de los avances con la vacunación del Covid-19 y el descenso de casos positivos, el comité organizador de los Juegos decidió que, para el correcto funcionamiento de la competición, los participantes deberían estar aislados y llevar a cabo el evento en formato burbuja, tal y como sucedió en los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

Aun así, la principal novedad respecto a los Juegos de verano recae en que este evento contará con la presencia de público, si bien este sólo podrá proceder de China continental. Respecto a Tokio 2020, no tener espectadores le supuso a la economía de Japón unas pérdidas de 146.800 millones de yenes (1.130,6 millones de euros), según Nomura Research Institute.

 

Para evitar brotes de Covid-19 durante el transcurso de la competición (como ha ocurrido recientemente en el fútbol europeo), los participantes (que deberán tener la pauta de vacunación completa) llevarán a cabo test diarios y se les prohibirá mantener “relaciones físicas, minimizando en todo los posible la interacción con el público”.

 

 

 

 

Los atletas podrán abandonar la burbuja únicamente a la hora de entrenarse y competir. Además, para evitar cualquier tipo de interacción con el público o gente de fuera de la burbuja, Pekín ha puesto a disposición de los prácticamente 3.000 atletas una red de transporte de uso exclusivo.

 

España, a por medalla para ganar más reconocimiento

La Real Federación Española de Deportes de Invierno (Rfedi) ha repartido entre los deportistas que participarán en el evento 650.000 euros para preparar los Juegos de Invierno.

 

Además, como consecuencia de la celebración del evento olímpico, el organismo español aumentó su presupuesto de gastos un 16% en 2021, hasta 4,19 millones de euros, estimando así unas pérdidas de 300.000 euros.

 

Trece fueron los deportistas que representaron a España en los anteriores Juegos de Invierno, disputados en Pyeongchang. “Con estos atletas logramos dos medallas; imagínese las que podríamos lograr si tuviésemos un cartel como el de Estados Unidos, que llevará a más de 600 atletas”, comentaba a Palco23 Frank González, presidente de la Real Federación Española de Deportes de Hielo (Rfedh).