20 Ene 2022 | 00:40

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Paso atrás: Ómicron ya pone en jaque las principales competiciones de fútbol en Europa

Alemania ha comenzado a rebajar el número de aficionados en sus encuentros, además de jugar a puerta cerrada los encuentros de Champions. En Portugal, España y Reino Unido ya se han suspendido encuentros por brotes de Covid-19.

Paso atrás: Ómicron ya pone en jaque las principales competiciones de fútbol en Europa
Tras dos temporadas en la que el Covid-19 ha estado presente en el fútbol europeo, la pérdida de ingresos asciende a 4.000 millones de euros

A.Ferrer

10 dic 2021 - 18:10

Se repite la pesadilla. El surgimiento de una nueva variante de Covid-19 ha comenzado a sembrar el pánico de nuevo en los clubes de fútbol de toda Europa. La posibilidad de tener que disputar nuevamente los encuentros sin público en las gradas y volver a perder los ingresos por ticketing y matchday sobrevuelan las reuniones de los ejecutivos de las principales competiciones europea por el avance de la nueva variante Ómicron.

 

Hasta la fecha, el país donde mayor efecto ha cobrado esta cepa del virus en el fútbol es Portugal, identificando un brote de trece positivos en el Belenenses, un equipo de la Primeira Liga. Al cabo de unos días, pese a que la competición no suspendió sus encuentros, el equipo luso tuvo que salir al campo con apenas nueve jugadores sanos. Tras ir 7-0 al descanso, el árbitro suspendió el encuentro. Como consecuencia del avance del virus, en el país luso decretó la obligatoriedad de certificado Covid-19 y prueba negativa para entrar al país a partir de diciembre. Además, el primer ministro del país, Antonio Costa, anunció que del 2 al 9 de enero será obligatorio el teletrabajo, cerrando también durante el período el ocio nocturno y los centros educativos. A 10 de diciembre, Portugal registraba un total de 631 nuevos contagiados de la variante.

 

Por su parte, Alemania, uno del los países que más restricciones impuso durante las distintas olas, anunció de forma reciente una nueva batería de limitaciones con el objetivo de detener la propagación del virus. La ahora excanciller, Angela Merkel, impuso la normativa 2G, en la que, para entrar a cualquier local, se deberá demostrar que uno está vacunado y, que, si se infectó, estuviese recuperado. De ahí las dos G, por los verbos geimpft (vacunado) y gensen (recuperado).

 

“El fútbol tiene una importante función de ejemplaridad”, aseguró el jefe del Gobierno regional bávaro, Markus Söder, justo después de que se decretase el cierre de los estadios parcialmente para los espectadores de clubes como RB Leipzig y FC Bayern de Múnich en Baviera. En el país germano, donde cada región es autónoma para decidir las medidas que adoptan frente al Covid-19, en algunos lares han obligado a disputar los partidos a puerta cerrada, como mínimo, hasta principios del próximo año.

 

 

 

 

En Reino Unido, un brote de coronavirus en la plantilla del Tottenham Hotspur de la Premier League ha obligado a la competición británica a suspender el encuentro que enfrentaba al equipo de Londres contra el Brighton&Hove Albion. Un total de ocho jugadores y cinco trabajadores del club se infectaron, obligando a la entidad a cerrar las instalaciones de la ciudad deportiva de Enfield hasta nuevo aviso.

 

Según The Sun, los dirigentes del campeonato no descartan ninguna medida con el objetivo de evitar una ola masiva de contagios, justo antes de encarar la época donde se celebran más encuentros del calendario, el Boxing Day. Por ello, se planteó la posibilidad de que el último partido de fase de grupos del Manchester United se disputase en territorio neutral. Para evitar el contagio masivo, tras sumar 336 casos de la variante, el primer ministro, Boris Johnson, impuso hace un par de días la vuelta del teletrabajo de forma indefinida.

 

En España, un brote en el conjunto del CE Sabadell, que compite actualmente en Primera Rfef, ha llevado a la jueza unica de Competición a suspender su encuentro ante el Costa Brava. Hasta siete jugadores del conjunto arlequinado dieron positivo en las pruebas realizadas a la plantilla, por lo que la Real Federación Español de Fútbol (Rfef) ha comenzado a activar un protocolo de salud para evitar más contagios en las distintas categorías donde el organismo tiene la potestad de regular.

 

Tras dos temporadas en la que el Covid-19 ha estado presente en el fútbol europeo, la pérdida de ingresos asciende a 4.000 millones de euros, según un informe de la Asociación Europea de Clubes (ECA). Si los estadios volviesen a cerrar, el negocio del ticketing es el que se vería más afectado, ya que podría llegar suponer una merma media de ingresos por club de prácticamente el 40% de su negocio ordinario.