18 May 2022 | 14:35

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Open de Australia: Novak Djokovic y las restricciones ensombrecen el primer ‘Grand Slam’

El primer Grand Slam del año contará con un prize money de 75 millones de dólares, un 5% más que el año anterior. Como consecuencia, los campeones recibirán casi tres millones de dólares.                                 

Open de Australia: Novak Djokovic y las restricciones ensombrecen el primer ‘Grand Slam’
Fruto de las restricciones impuestas a los aficionados, el evento pretende maximizar los ingresos pertenecientes al mercado audiovisual

A.F.O.

17 ene 2022 - 05:00

El suelo azul de Melbourne vuelve a escena. Australia se prepara para acoger, a partir de hoy, el primer Grand Slam del calendario tenístico. Fruto del avance de la variante ómicron, se ha restringido el aforo en las distintas pistas del recinto tenístico al 50%, mientras la deportación del país del número uno del ránking, Novak Djokovic, ha marcado la semana previa al evento.

 

El tenista serbio fue enviado a su casa ayer después de que, por segunda vez, el Gobierno australiano cancelase su visado y fuese deportado alegando motivos sanitarios y un posible alteramiento del orden con su entrada en el país sin estar vacunado.

 

Otos jugadores del circuito que no estaban vacunados, como Alexander Zverev o Stefanos Tsitsipas, tomaron la decisión de administrarse la vacuna alegando que “mi objetivo es competir, y si para hacerlo debo vacunarme, lo haré”, comentaba el tenista heleno.

 

 

 

 

A falta de cuatro días para el comienzo del evento, el Gobierno de Victoria decidió reducir en un 50% el aforo para el Open de Australia debido a la creciente ola de contagios de Covid-19 en la zona.

 

Para todos los participantes, la organización del evento ha recomendado a los tenistas hacerse un test de antígenos de forma diaria en sus habitaciones. Además, para garantizar la seguridad de los aficionados, la organización del evento ha dividido las localidades en tres zonas, estableciendo una distancia de seguridad entre los distintos grupos.

 

Hace unos meses, el Gobierno australiano decretó la vacunación obligatoria para sus habitantes. Como consecuencia, todos los participantes del torneo deberían cumplir el requisito para contar con una mayor libertad de movimientos y no volver a competir en formato burbuja, tal y como ocurrió la pasada edición.

 

Tennis Australia, organizador del torneo, cerró la temporada 2020-2021 con unas pérdidas de 100 millones de dólares australianos (61,9 millones de euros), en un curso marcado por el Covid-19.

 

 

 

 

Los principales motivos de las pérdidas residían en el coste de trasladar a jugadores de todo el mundo a Melbourne y tener que alojarlos dos semanas en hoteles. Además, las restricciones decretadas por el Gobierno, así como la imposibilidad de obtener ingresos por ticketing u otras vías de negocio, no dio la oportunidad de mitigar el impacto.

 

En condiciones habituales, el Open de Australia reporta al estado de Victoria 388 millones de dólares anuales, generando 1.700 puestos de trabajo durante un mes en sectores como la hostelería o el turismo.

  

Fruto de las restricciones impuestas a los aficionados, el evento pretende maximizar los ingresos pertenecientes al mercado audiovisual. En este sentido, Tennis Australia hace más de 25 años que tiene un acuerdo con Discovery para retransmitir íntegramente a escala paneuropea a través Eurosport. Además, el contrato fue renovado hace unos meses para diez años más, hasta 2031.