23 Ene 2022 | 22:22

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Ómicron gana terreno: las cancelaciones en la Premier amenazan al fútbol en Europa

La suspensión de la mitad de encuentros en la competición liguera británica comienza a sembrar el pánico entre los clubes de Europa, que ven como, de nuevo, pueden perder la partida del ticketing en sus resultados.       

Ómicron gana terreno: las cancelaciones en la Premier amenazan al fútbol en Europa
Boris Johnson, primer ministro del país, impulsó hace unos días la campaña de vacunación de refuerzo, sin límites de edad a partir de 18 años

Albert Ferrer

17 dic 2021 - 17:54

Vuelven los fantasmas del pasado. La rápida expansión de la nueva variante del Covid-19 ha comenzado a atemorizar a los clubes de fútbol de toda Europa, quienes, actualmente, se encuentran ante la posibilidad de tener que disputar, nuevamente, los encuentros sin público en las gradas y volver a perder los ingresos por ticketing matchday que tanto afectó a sus cuentras durante el estallido de la pandemia.

 

Ello se debe a que la mitad de los encuentros que se iban a disputar este fin de semana en la Premier League han sido suspendidos por brotes de Covid-19 en clubes como Tottenham Hotspur, Manchester United, Liverpool FC o Watford FC. La competición británica anunció que la semana pasada hasta un total de 42 personas entre jugadores y empleados de clubes dieron positivo en los test.

 

Hace unas semanas, Reino Unido impuso la obligatoriedad de llevar la mascarilla en lugares públicos cerrados y que los ciudadanos mostrasen el pasaporte Covid-19 en clubes nocturnos. Boris Johnson, primer ministro del país, impulsó hace unos días la campaña de vacunación de refuerzo, sin límites de edad a partir de 18 años. Las medidas llegan tras el nuevo récord de contagios diarios alcanzado ayer por el país con hasta 88.300 personas, la mayor incidencia de Europa.

 

Tras dos temporadas con el Covid-19 presente en el fútbol europeo, la pérdida de ingresos asciende a 4.000 millones de euros, según un informe de la Asociación Europea de Clubes (ECA). Si los estadios volviesen a cerrar, el negocio del ticketing es el que se vería más afectado, ya que podría llegar suponer una merma media de ingresos por club de prácticamente el 40% de su negocio ordinario.

 

 

 

 

Fuera del fútbol, otros países de Europa ya han comenzado a tomar medidas más severas para tratar de frenar la expansión del virus. Es el caso de Bélgica, que, a principios de mes, decidió cerrar los colegios, el cierre a las once de la noche de bares y restaurantes y la prohibición de reuniones de grandes grupos y actividades en interiores, volviendo así a los grupos burbuja.

 

“Nos enfrentamos a una quinta ola masiva”, declaraba ayer Karl Lauterbach, ministro de salud de Alemania. El país germano fue uno de los primeros en introducir medidas para tratar de contener la expansión de la variante, como es el caso del acceso restringido a comercios únicamente para personas vacunadas y la intención de llevar al Parlamento una ley para imponer la vacunación obligatoria a partir del próximo año. Los encuentros de Champions League en Alemania se disputaron sin aficionados en las gradas, aunque, en la Bundesliga, el Gobierno ha decidido reducir el número espectadores en las tribunas hasta 15.000 espectadores.

 

En España, con una incidencia acumulada que sigue al alza y la Navidad a la vuelta de la esquina, el Ministerio de Sanidad ha planteado que las reuniones familiares se produzcan con un número de participantes limitado. Hasta cinco jugadores del Real Madrid dieron positivo hace unos días, que se suman a dos jugadores del Athletic Club con Covid-19 y a la cancelación del encuentro del Baxi Manresa de la ACB, que presentó a la mitad de su plantilla con coronavirus.