Líder en información económica del deporte

Competiciones

Ni Messi, ni Mbappé: LaLiga, huérfana de estrellas en la reapertura de los estadios

Los clubes de fútbol se han visto relegados a un segundo plano en un mercado de fichajes en el que ha LaLiga perdido a su principal referencia, Leo Messi, que ha dejado España para fichar por el París Saint-Germain.

Javier Trullols

01 sep 2021 - 04:57

LaLiga, huérfana de estrellas en la reapertura de los estadios

 

LaLiga afronta sin estrellas la temporada del regreso del público a los estadios. El fútbol español inicia una nueva etapa, marcada por el adiós de Leo Messi, una de las principales referencias del campeonato cuya rivalidad con Cristiano Ronaldo hasta su marcha en 2018 permitió al fútbol español conquistar el mercado internacional. Sus clubes han frenado la inversión en fichajes, y, sin estrellas atraer al público y vender hospitality es mucho más complicado.

 

En un mercado sin los fichajes multimillonarios de antaño, la Primera División ha reabierto las puertas al público. Aprobado el regreso de los espectadores en junio, a principios de agosto el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud fijar un aforo máximo del 40% en los estadios de fútbol para los partidos que se disputasen durante agosto y del 30% en las pistas de baloncesto. Aunque las comunidades autónomas han podido reducirlos, como han hecho Cataluña o País Vasco, que esta misma semana ha aprobado aumentar el aforo permitido del 20% al 30%.

 

Tras una primera jornada celebrada los días 12, 13 y 14 de agosto, en la que acudieron a los estadios 91.663 espectadores, una asistencia media del 68,8% de la capacidad total permitida, la presencia de seguidores creció notablemente, hasta 109.679 espectadores en la segunda, un 91,9% del total del aforo permitido.

 

En cambio, en la tercera jornada, aunque ha sido la de mayor volumen de espectadores, con un total de 127.244, porcentualmente la asistencia en relación a la capacidad permitida ha caído hasta el 80%, con cuatro estadios registrando menos de un 50% de público.

 

 

Cada jornada de LaLiga el volumen máximo de aficionados permitido es diferente, debido a que cambian los estadios. En la tercera, teniendo en cuenta las restricciones, el aforo máximo total se situaba en casi 160.000 personas, a la espera de la reapertura del Santiago Bernabéu, que en la jornada cuarta, tras el parón de los partidos internacionales, reabrirá de nuevo sus puertas tras su remodelación.

 

Los equipos, especialmente los grandes que tienen una mayor dependencia de esta fuente de ingresos, confían en recuperar paulatinamente al público, siempre que la pandemia del coronavirus lo permita. A la espera de la evolución del Covid-19, los clubes han adaptado sus campañas de abonados a las circunstancias, al mismo tiempo que miran de reojo al mercado internacional, esperando la reactivación del turismo que tanto dinero aporta tanto en ticketing como en ingresos de día de partido, pero lo hacen huérfanos de las grandes estrellas que en el pasado eran capaces de atraer al público al estadio por sí solos, como ha podido comprobar el París Saint-Germain en el debut de Messi el pasado domingo ante el Stade de Reims, que despertó un interés inusitado. La llegada del argentino ha provocado una fiebre por conseguir entradas para ver en directo al equipo parisino, como reportan medios locales.

 

Este verano, el Real Madrid ha tratado de cerrar el fichaje de Kylian Mbappé, precisamente una de las estrellas del PSG, buscando cubrir el hueco dejado en su momento por Cristiano Ronaldo, tanto en el aspecto deportivo como de márketing. Hazard no ha respondido a las expectativas, y a la espera de la eclosión de Vinicius o Rodrygo, Benzema se ha convertido en el principal reclamo del equipo blanco y de LaLiga, pero su carisma y popularidad está muy lejos de la de su excompañero portugués. Y Florentino Pérez veía en Mbappé al futbolista llamado a llenar el nuevo Santiago Bernabéu al mismo tiempo que podía atraer a nuevos patrocinadores.

 

 

Benzema, Luis Suárez o Depay son futbolistas llamados a coger el testigo de líderes de LaLiga, pero están muy lejos de ser Cristiano Ronaldo o Messi, con 336 millones y 259 millones de seguidores en Instagram, respectivamente. En esa red social, Benzema y Luis Suárez superan los 41 millones de fans y Depay cuenta con 12,4 millones de seguidores. Cristiano y Messi juegan en otra liga, con Mbappé camino de los 58 millones de fans, una cifra que se multiplicaría si diera el salto al Madrid.

 

Los clubes y sociedades anónimas deportivas ansiaban el retorno de los aficionados a las gradas de los estadios, tras una temporada 2020-2021 en la que sólo se produjo un regreso parcial en las últimas jornadas, frenando la progresión de una fuente de ingresos que en LaLiga llegó a suponer 874,34 millones de euros en la temporada 2018-2019, la última prepandemia.

 

Los ingresos de taquilla y abonados son una de las principales fuentes de facturación de los equipos de LaLiga. En la temporada 2019-2020 el volumen de ingresos por este concepto cayó un 16,1%, hasta 733,42 millones de euros, una cifra inferior a la de la temporada 2017-2018, cerrada con 766,56 millones en esta área, de acuerdo a los datos recogidos por el Consejo Superior de Deportes (CSD).