01 Dic 2021 | 07:51

Líder en información económica del deporte

Competiciones

NBA: deuda “sólida” y “resiliente” aunque el golpe del Covid-19 se extienda hasta 2021

Fitch ha otorgado un rating A- con perspectiva estable a la línea de crédito revolving de 1.200 millones de dólares de la liga estadounidense de baloncesto.

I.P.G.

25 nov 2020 - 04:44

NBA: deuda “sólida” y “resiliente” aunque el golpe del Covid-19 se extienda hasta 2021

 

 

Resiliente y sólida. Así califica Fitch la deuda de la NBA, pese al duro golpe que ha supuesto para la competición el Covid-19 y el potencial impacto que pueda tener la pandemia también en esta temporada sobre los ingresos de televisión. De hecho, la agencia de calificación considera que la deuda del grupo está blindada incluso aunque el efecto de la crisis se extendiera hasta 2021.

 

Fitch subraya tres argumentos para su calificación para la línea de crédito revolving de 1.200 millones de dólares. En primer lugar, destaca que la NBA tiene “un modelo económico sólido” que incluye la distribución equitativa de los ingresos por contratos de retransmisión a escala nacional y el reparto de ingresos entre los equipos.  En este sentido, destaca Fitch, “la deuda está respaldad por grandes flujos de ingresos sólidos”.

 

Los contratos de retransmisión, en los que se fundamentan gran parte de sus ingresos, también son sólidos. Disney y Turner, subsidiaria de Time Warner, tienen los derechos de retransmisión a escala nacional hasta la temporada 2024-2025, por un importe de casi tres veces más que las tarifas promedio de los acuerdos anteriores.

 

 

 

 

Además, Fitch defiende que la liga tiene “recursos significativos” y ha demostrado su voluntad de ayudar a las franquicias que estén “en dificultades”. “Las franquicias cuentan con el respaldo de la NBA para impulsar el desarrollo de los jugadores a través de la G-League y participar en posibles nuevas fuentes de ingresos como los eSports y las apuestas deportivas.

 

La perspectiva estable otorgada por Fitch refleja que la liga es resistente a una variedad de escenarios posibles, pese a que el contexto actual es particularmente incierto. El pasado 5 de noviembre, la asociación de jugadores de la NBA y la propia NBA acordaron una fecha provisional para empezar la temporada, que comenzaría el próximo 22 de diciembre.

 

Sin embargo, está todavía por concretar si se realizará en el formato de burbuja, con el que se terminó la temporada pasada, o en otro tipo de aislamiento individual.

 

 

 

 

En este sentido, Fitch analiza dos escenarios. En el más optimista, los contratos de retransmisión se verían impactados en la temporada 2020-2021 y la NBA sólo pudiera ingresar el 50% de los contratos de esta campaña. En este escenario, el ratio de endeudamiento consolidado, incluyendo la línea de crédito de la NBA y la de los 22 equipos que participan, se situaría en el 5,2 de los ingresos.

 

El peor escenario sería si no puede cobrarse el 50% de los contratos de este año y el 25% de la temporada 2021-2022. En este caso, la tasa de apalancamiento se situaría en un múltiplo de 5,5 de ingresos.