08 Ago 2022 | 06:36

Líder en información económica del deporte

Competiciones

México invertirá 300 millones de euros para recuperar la F-1

Palco 23

03 dic 2014 - 05:00

México quiere volver a ocupar una posición relevante a nivel mundial, y no sólo en lo económico. El país, afectado por los problemas vinculados al narcotráfico, quiere volver a ser un referente a nivel turístico y utilizará el deporte para ello. El Gobierno mexicano, en alianza con el grupo privado de entretenimiento Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), ha pactado con Formula One Management (FOM) que el circuito Hermanos Rodríguez albergue una carrera del campeonato de F-1 a partir de 2015 y durante cinco años.

 

La operación, en la que también ha influido la familia del hombre más rico del mundo, Carlos Slim, supondrá una inversión anual de 72 millones de dólares (57,6 millones de euros, al cambio) durante la vigencia del contrato, es decir, casi 300 millones de euros en todo el período. Prácticamente la mitad de estos recursos servirán para pagar el canon que cobra FOM, gestora del principal campeonato del motor, por permitir la celebración de la carrera en México. Este pago, que según Forbes rondará los 30 millones de dólares (24 millones de euros) está lejos de los 50 millones de dólares (40 millones de euros) que llegan a pagar Singapur, Malasia o Abu Dhabi, pero casi duplica la cifra que pagan circuitos históricos como el de Barcelona o Monza.

 

El resto de los recursos servirán para remodelar unas instalaciones que han quedado obsoletas, ya que el complejo Hermanos Rodríguez no alberga ninguna carrera de Fórmula 1 desde 1992. En el pasado, el Gran Premio de México se celebró entre 1963 y 1970, primero, y después entre 1986 y 1992. La última carrera la ganó el piloto inglés Nigel Mansell, en un podio al que entonces subió como tercer clasifica un jovencísimo Michael Schumacher.

 

Autódromo Hermanos Rodríguez, al norte de México DF.

 

Sin ir más lejos, una de las primeras actuaciones que se debe realizar es la demolición del estadio de béisbol que hay en medio de la pista. El diseño del nuevo trazado se ha encargado a Hermann Tilke, un ingeniero alemán que ya se ha encargado de diseñar algunos de los últimos circuitos que se han incorporado al espectáculo gestionado por Bernie Ecclestone, como Sepang, Bahrein o Shangái.

 

Para 2015, la gran esperanza del país es ver brillar a los dos pilotos mexicanos que actualmente corren en la F-1. Se trata de Sergio Pérez y Esteban Gutiérrez, que en la edición de 2014 concluyeron en décima y vigésima posición, respectivamente. El primero es el corredor principal de Force India, una escudería con sede en Silverstone (Reino Unido) y que dispone de varios patrocinadores mexicanos como Slim, que publicita su operadora brasileña Claro en los bólidos. El hombre más rico del mundo también patrocina a Sauber, el equipo de Gutiérrez.

 

Ante esta situación, no es de extrañar que Slim haya querido participar en las negociaciones para devolver la F-1 a México, ya que las estimaciones del Gobierno pasan por conseguir 550 millones de espectadores por televisión, que serviría para promocionar turísticamente el país, y llenar las gradas del Hermanos Rodríguez con más de 100.000 espectadores. La Secretaría de Turismo de México calcula que en los cinco años que la capital del país albergue las carreras del campeonato se generarán 2.000 millones de dólares y 118.000 empleos, entre directos e indirectos.