17 May 2022 | 06:08

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Matchroom Boxing prepara su ofensiva en España: negocia celebrar cuatro veladas anuales

La gestora de combates de boxeo, que recientemente entró en este país de la mano de Dazn, como ya hizo en Estados Unidos hace un año, considera que es un mercado emergente y mira a otras ciudades como Bilbao para expandir su negocio.

Álvaro Carretero

12 dic 2019 - 04:59

La gestora de combates de boxeo, que recientemente entró en este país de la mano de Dazn, como ya hizo en Estados Unidos hace un año, considera que es un mercado emergente y mira a otras ciudades como Bilbao para expandir su negocio.

 

 

El boxeo nunca ha sido el deporte más popular de España, aunque durante la década de 1970 experimentó su mayor auge, al igual que en el resto del mundo, seducido por los golpes de Muhammad Ali y Joe Frazier. Más allá de aquella época dorada, el boxeo español nunca ha tenido un gran promotor que impulse veladas multitudinarias y apostase por desarrollar este negocio, y ese es el hueco que quiere cubrir Matchroom Boxing. La gestora británica, que ya ha dado el salto al país de la mano de Dazn, espera organizar hasta cuatro eventos anuales en España.

 

España es un mercado emergente, siempre ha tenido boxeo, pero no un operador que apueste fuerte por comprar los derechos audiovisuales de los combates, ni grandes estadios capaces de presentar un lleno con una velada”, afirma Eddie Hearn, director general de la empresa británica, en una entrevista con Palco23.

 

Por ahora, el proyecto se encuentra en una fase inicial. El primer combate se celebra hoy en Barcelona y será la primera toma de contacto para adentrarse en el mercado español. Sobre la mesa se posicionan otras ciudades como Bilbao, aunque por ahora no hay ninguna opción cerrada, según el ejecutivo.

 

 

 

 

“Queremos replicar el modelo de Italia, donde ya realizamos nueve veladas”, explica. Eso sí, si bien el país transalpino era “un mercado dormido”, que está experimentando una segunda juventud de la mano de Matchroom Boxing, España presenta otro tipo de particularidades: “Aquí podemos presentar un producto fresco, que no está igual de agotado que en otros países ni tiene aficionados cansados de ver un mismo espectáculo”, subraya.

 

De hecho, Hearn considera que esta es “una apuesta de futuro”, y no espera que en esta primera fase se obtengan réditos económicos. “Primero hay que crear el ecosistema, no sólo a través de celebrar eventos, sino de construir historias, generar contenido para enganchar a los aficionados; a medio plazo podremos empezar a mirar resultados”, sostiene el directivo.

 

La única certeza es que el proceso de expansión se producirá de la mano de Dazn, la única plataforma que ha realizado una apuesta firme para impulsar el boxeo de pago en España. “Sin un socio audiovisual es muy complicado adentrarse en un mercado local”, destaca. De hecho, la alianza entre ambas empresas no es nueva, sino que se remonta a finales de 2018, cuando crearon una sociedad conjunta para entrar en Estados Unidos.

 

 

 

 

Ambas empresas alcanzaron un acuerdo para invertir mil millones de dólares (841 millones de euros) en la promoción del boxeo en el país norteamericano. El proyecto contempla la celebración de 16 combates anuales que la plataforma de streaming retransmite en exclusiva, y que se suman a las 16 veladas que se celebran en Reino Unido.

 

El reto en Estados Unidos es replicar el modelo británico, cuyos ingresos derivados del ticketing ya han logrado superar a los obtenidos a través de la venta de derechos audiovisuales. “Antes era al revés, pero que la venta de entradas represente ahora la principal fuente de ingresos indica la fortaleza que tiene entre los aficionados”, explica Hearn.

 

Es un hecho especialmente relevante, pues Matchroom Boxing no sólo ha apostado por asociarse a operadores como Dazn y Sky para entrar en diferentes países, sino también por impulsar su propio servicio de pay per view, a un precio de 29,95 libras anuales (35,5 euros), un modelo pionero dentro del boxeo. Y, aunque el mercado español quizá aún no esté preparado para dar ese salto, este es sólo el primer golpe de un gigante del sector.